Menu

Coche del día: Lancia Y10 Selectronic

Un lujoso urbanita con cambio automático

Coche del día: Lancia Y10 Selectronic

Si buscábamos un coche manejable, de pequeño tamaño y con un comportamiento ágil, el Lancia Y10 Selectronic era perfectamente válido. Si cogíamos al Lancia Y10 a secas y le añadimos un cambio automático, encontrábamos el antídoto perfecto para combatir el estrés en el asfixiante tráfico de nuestras urbes. También se conoció como Autobianchi Y10 en algunos mercados, siendo sustituto del Autobianchi A112.

Se basaba en la primera generación del Fiat Panda, pero con una batalla acortada en 10 cm y una suspensión mucho más suave. Se fabricó de 1985 a 1996, siendo reemplazado por el Lancia Y. Nuestro protagonista salió al mercado en otoño de 1991.

Como curiosidad médica, el pulso sube del orden de 6-12 latidos/minuto en un atasco convencional en un vehículo con cambio manual. Con un cambio automático este valor desciende 3-6 latidos/minuto. Puede parecer una gilipollez tontería, pero a largo plazo supone un beneficio para nuestra salud. Por aquel entonces los cambios automáticos no estaban precisamente de moda en el segmento A.

Lancia Y10 Selectronic 5

Lancia Y10 Avenue Selectronic

Su acabado era impecable y el equipamiento completo, con un habitáculo muy generoso para sus dimensiones exteriores (339 cm de largo, 151 cm de ancho y 143 cm de alto). El que salía perdiendo era el maletero, con un mínimo de 195 litros, ampliables hasta 830 litros si abatíamos el respaldo trasero. Su línea era muy cuadradota para aprovechar al máximo el espacio interior. Con los grupos ópticos sucedía los mismo, con dominio de las líneas rectas y superficies cuadradas, tanto delante como detrás.

En cuanto al equipamiento destacar el volante regulable, elevalunas eléctricos, termómetro del refrigerante, cierre centralizado y poco más de serie. El mando a distancia era opcional. Tenía algunas carencias importantes, como el aire acondicionado, regulación en altura del asiento del conductor, o un asiento posterior con respaldo divisible.

El motor de la familia FIRE iba en posición delantera transversal, con cuatro cilindros en línea. Llevaba un árbol de levas en cabeza y dos válvulas por cilindro. Su cilindrada era de 1.108 cm3 y desarrollaba una potencia de 57 CV a 5.500 RPM, con un par motor máximo de 90 Nm a 2.750 RPM. La alimentación era por inyección electrónica monopunto y utilizaba gasolina de 85 octanos como combustible.

Lancia Y10 Selectronic 2

La tracción era a las ruedas delanteras, con una caja de cambio tipo CVT (variación continua) y transmisión por correa metálica. El embrague era electromagnético. La dirección de cremallera contaba con asistencia hidráulica, siendo poco rápida, pues necesitaba 3,4 vueltas de tope a tope. Los frenos eran de disco en el eje delantero y unos sencillos tambores detrás, suficientes para poco más de 800 kg que pesaba en vacío. Carecía de ABS.

La suspensión tampoco era sofisticada, con esquema independiente con montantes elásticos, barras transversales y barra estabilizadora en el eje delantero, portando detrás un eje Omega (con articulación central de brazos oblicuos longitudinales), muelles helicoidales y amortiguadores telescópicos. Acorde con su pequeño tamaño los neumáticos tenían unas medidas de 135 SR/13. El depósito de combustible era de 46 litros, capacidad bastante decente, ya que hoy en día nos encontramos algún compacto con una capacidad muy similar.

Veamos el comportamiento del conjunto motor/transmisión. El motor FIRE 1.1 se mostraba muy voluntarioso y vivo de respuesta, a la par de una economía de consumo gracias a una sonda Lambda que proporcionaba una mezcla pobre a los cilindros. El selector del cambio ofrecía un modo de funcionamiento «L» (Low), que acortaba las relaciones, algo que resultaba muy útil para salir sin problema de los semáforos o afrontar las pendientes pronunciadas con más nervio y aceleración.

Lancia Y10 Selectronic 3

Contaba asimismo con “kick-down”, que permitía al motor alcanzar su potencia máxima cuando se pisaba al fondo el acelerador y mantener el variador sus relaciones más cortas durante más tiempo

Por carretera el motor apenas perdía respuesta frente a la versión con cambio manual, si acaso algo menos de velocidad punta, y sentirse algo más forzado cuando íbamos a tope. Su velocidad máxima alcanzaba los 143 km/h, tomándose con paciencia la aceleración de 0 a 100 km/h, con unos 17 segundos. Las recuperaciones eran asimismo discretas, necesitando 35 segundos para recorrer 1.000 metros desde 40 km/h con el selector en posición «L», y unos 17 segundos de 80 a 120 km/h en la misma posición.

A cambio los consumos eran moderados a velocidades relajadas; por ciudad se conformaba con 7,5 l/100 km, unos 5,2 l/100 km a una velocidad de crucero de 90 km/h, ascendiendo de forma notable por autovía/autopista hasta los 8,3 l/100 km a un crucero de 120 km/h. Estos consumos le daban una autonomía media de unos 650 km. Sus distancias de frenado eran de 50 metros a 100 km/h y de 74 metros a 120 km/h. Mejor no correr mucho para ahorrar gasolina y metros de carretera en frenada.

Lancia Y10 Selectronic 4

Su medio natural predilecto era la ciudad. Era cómodo de suspensiones, muy ágil gracias a su reducido tamaño y su dirección asistida, moviéndose con una gran soltura entre los demás vehículos. Aparcar resultaba una tarea muy sencilla, facilitado por una amplia superficie acristalada y el voladizo trasero corto.

Las carreteras sinuosas no eran de su gusto, pues sus blandas suspensiones y su corta batalla producían movimientos y balanceos que obligaban a reducir la velocidad. Era mejor olvidarse de cualquier pretensión deportiva con él. Los pasajeros traseros acusaban de forma notable los movimientos del eje trasero, así que era mejor tomarse una conducción relajada y suave, al igual que su variador CVT.

En resumidas cuentas, un cochecito ideal para moverse por ciudad por tamaño y asistencias a la conducción, con el plus de confort que otorgaba el cambio automático. Las incursiones por carretera se tenían que tomar con mucha calma, ya que intentar encontrarle un espíritu deportivo era tarea imposible. Su precio era de 1.381.000 pesetas en 1991, unos 17.000 euros a día de hoy. Un pequeño capricho urbano.

NOTA: el vídeo corresponde al modelo Y10, sin especificar versión.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.