Coche del día: Lamborghini Marzal

Coche del día: Lamborghini Marzal

Un prototipo futurista y vanguardista


Tiempo de lectura: 5 min.

El Lamborghini Marzal se presentó en el Salón del Automóvil de Ginebra de 1967. También se conocía como Bertone Marzal. Nunca pasó de la fase de prototipo, pero se tomó como punto de partida para diseñar al Lamborghini Espada, que se dio a conocer en 1968.

De esta forma la marca del toro amplió un poco su catálogo, formado por el 400 GT 2+2 y el Miura. La mayoría de los visitantes no sabían encuadrar al prototipo, demasiado futurista y vanguardista para algunos. Estaba basado en el Miura, pero se le aumentó la batalla en 130 mm para dotar de un cierto espacio a los pasajeros traseros.

Este extraño coupé tenía 4,45 metros de longitud, 1,70 de anchura, 1,10 de altura y una batalla de 2,60 m. Su peso homologado era de 1.220 kg. La razón por la que no pasó de la fase de prototipo es cuando menos pintoresca: a Ferruccio Lamborghini le pareció intolerable la excesiva superficie acristalada que permitía ver la intimidad de sus ocupantes.

Sus líneas salieron del lápiz de Marcello Gandini, del estudio de diseño de Bertone. Fue el resultado de la propuesta de Ferruccio Lamborghini para la creación de un vehículo deportivo con cuatro verdaderas plazas, realmente confortable y de estética rompedora, más burgués que sus hermanos.

Uno de sus elementos de diseño exteriores más distintivos eran sus puertas con sistema de apertura de ala de gaviota, que dejaban un espacio diáfano para acceder a las cuatro plazas, ya que carecía de pilar B.

Su capó era bastante largo y prácticamente plano, con un frontal sin parrilla alguna, dejando espacio a dos grupos de tres faros que en realidad eran redondos, pero que ofrecían un engaño visual, ya que se percibían cuadrados por ir encajados por el capó y su largo paragolpes negro.

La zaga presentaba un conjunto de pilotos de diseño sencillo y rectangular, acompañados en su parte inferior por un paragolpes de idéntico diseño y color que el delantero, junto a dos salidas de escape gemelas.

Su enorme superficie acristalada -4,5 m2– le otorgaba una luminosidad sin igual y ninguna privacidad a sus ocupantes. Mediante dos puertas laterales se accedía a las cuatro plazas de su diáfano habitáculo

Cada una de estas enormes puertas ofrecían una única luna lateral que ocupaba toda la parte interior del marco, quedando dividida por un travesaño horizontal (por cuestiones de seguridad) que era compartida por las dos plazas de cada lado. El techo también era de cristal.

Su amplia y extensa luna trasera también llamaba la atención, junto a la carrocería pintada en plata. La superficie acristalada total era asombrosa, con 4,5 m2, que le otorgaba una increíble luminosidad y 0 grados de privacidad.

Lamborghini Marzal 6

Su interior destacaba por el tono plateado de las tapicerías. Las alfombrillas eran grises y el salpicadero de color negro. Las salidas de ventilación situadas en la parte superior de la consola central mostraban un diseño de panal de abeja.

Otra curiosidad era la situación del espejo retrovisor interior, justo encima de esta consola central, unido a dicha consola mediante un pedestal; esto nos da una idea de lo bajo que era el coche. La enorme luneta trasera también mostraba un patrón de diseño de panal de abeja. El motor se podía ver desde el interior porque estaba separado del habitáculo por una luna de cristal con aislamiento térmico.

Para dar vida al vehículo se le dotó de un motor de seis cilindros en línea y 2 litros de cilindrada (1.997 cm3) que proporcionaba 175 CV. En realidad, se partió del V12 de 4 litros del Lamborghini V12, asociado a una caja de cambios manual de cinco velocidades. Su velocidad máxima se estimaba en 225 km/h.

Lamborghini Marzal 8

El motor estaba situado en posición central trasera, justo detrás de la fila de asientos traseros. La potencia se transmitía al eje trasero. Esta disposición mecánica le permitía ofrecer un maletero en el capó delantero de 311 litros de capacidad, lo cual no estaba nada mal.

Como curiosidades del Marzal, comentamos que la princesa Grace de Mónaco tuvo la oportunidad de conducirlo una vez, y se utilizó como coche de seguridad en el Gran Premio de Fórmula 1 de Mónaco de 1967, conducido en este caso por su marido, el príncipe Rainiero. En 1996 se dejó ver en el Concorso italiano de Monterey, y en 2011 se vendió en una subasta en Villa d´Este por unos 1,8 millones de euros, aproximadamente.

Su motor de seis cilindros en línea y 2 litros de cilindrada era en realidad la mitad del Lamborghini V12. Entregaba 175 CV, que eran capaces de empujarle hasta los 225 km/h

Se volvió a ver en 2018 para dar la vuelta de honor otra vez en el circuito de Mónaco en el GP de Mónaco Histórico, recién restaurado y conducido en este caso por el príncipe Alberto, hijo de Rainiero. Esta carrera precede a la celebración del Gran Premio de Fórmula 1.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Me gusta mucho la historia del automóvil y actualmente estoy creando una biblioteca personal dedicada, en exclusiva, a la historia del motor en España, sin olvidarnos de las motos que tanto servicio dieron en nuestra "vieja" España. También cuento con una enorme colección de material escaneado.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!