Bentley Flying Spur V8 Reindeer Eight, encarando el espíritu navideño

Bentley Flying Spur V8 Reindeer Eight, encarando el espíritu navideño

Para un cliente muy especial del Polo Norte


Tiempo de lectura: 3 min.

Algunas de las mejores obras de Bentley, como bien puede ser el próximo Bacalar, son cortesía de su división Mulliner. Una vez más, el departamento de personalización de la casa de Reino Unido demostró que es capaz de crear con un producto un tanto especial que se ajusta a la época navideña y que se define según las preferencias de un particular cliente; dicen que suele vestir un holgado traje rojo y que pasea con varios renos. Basado en la especificación V8, este es el Bentley Flying Spur Reindeer Eight.

Esta llamativa edición especial tiene un acabado exterior rojo intenso –Cricket Bauble–, un tono único creado para el cliente basado en Cricket Ball que está disponible como uno de los 62 tonos ofrecidos por la marca. En la parte delantera se puede encontrar un reno dorado impreso en tres dimensiones en lugar de la mascota “Flying B”, y a los lados, las insignias “V8” han sido reemplazadas por otras con la nomenclatura “Reindeer Eight”; Bentley no quiso comentar sobre las especulaciones de que Rudolf haya presentado una queja ante su sindicato.

Siguiendo al reno, la franja del capó se ha recortado en oro, y los detalles de líneas finas pintadas a mano brillan en contraste. De hecho, se ha incluido una especificación dorada, que comprende un difusor de carbono en el parachoques delante y detrás, así como estribos laterales y un alerón en el mismo material. La especificación de conducción Mulliner cuenta con llantas de aleación de 22 pulgadas y acabado de diamante, que representan los picos nevados cruzados. Dado el clima frío de la residencia principal del cliente, se han instalado neumáticos All Season.

Bentley Flying Spur V8 Reindeer Eight (3)

A bordo, un artesano – un elfo– tarda 18 horas en completar las 11.100 puntadas cosidas a mano del interior del Bentley Flying Spur Reindeer Eight, y consume 115 metros de “hilo especial”

El tema festivo continúa a bordo, que se especificó en Cricket Bauble con punto de cruz a mano. El nombre del cliente está bordado en el asiento del conductor, y el de su señora en el del copiloto. Otros aspectos destacados incluyen el revestimiento en Grand Black que muestra una escena nocturna de invierno en el Polo Norte, representando el final del viaje nocturno de 66 millones de kilómetros. La lista de los jóvenes a los que repartir regalos se ha añadido al sistema de navegación, que permite al cliente saber rápidamente si sus fans han sido buenos o malos.

Bajo el capó, las cosas no cambian mucho, aunque tampoco es necesario, ya que hay un V8 de 4 litros doblemente turboalimentado que bombea 550 CV y 770 Nm. El resultado es que puede disparar al Flying Spur Reindeer Eight hasta los 100 km/h en 4,1 segundos y hasta una velocidad máxima de 318 km/h. “Qué divertido es viajar en un trineo de 550 CV. Además, hay espacio en la parte de atrás para todas mis cláusulas subordinadas. Estoy ansioso por añadir 66 millones de kilómetros en el odómetro antes de que finalice de año”, manifestó el cliente barbudo.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.