Coche del día: Honda Project 2&4

Coche del día: Honda Project 2&4

¿Es una MotoGP? ¿Es un kart con esteroides? No, una mezcla de ambos


Tiempo de lectura: 4 min.

El Honda Project 2&4 se presentó en el Salón de Frankfurt de 2015. Es un modelo en el que la marca japonesa supo aunar el espíritu deportivo de lo mejor del mundo de las motos y del de los automóviles de competición. Ofrecía el carácter de un Fórmula 1 y una MotoGP, con un aspecto totalmente diferente de lo que estamos acostumbrados.

Nacido como un proyecto que fue ganador del Global Design Project de Honda, se acercaba al concepto puesto en práctica por el KTM X-Bow o el Ariel Atom, por poner dos ejemplos. Su diseño buscó la inspiración en el Honda RA272, un fórmula 1 aparecido allá por 1965. Este proyecto busca la unidad de la compañía y fue realizado por estudiantes de diseño de la propia Honda, con el objetivo de recompensar e inspirar el pensamiento creativo.

El Project 2&4 ganó una especie de concurso a nivel mundial de diseño organizado por Honda entre los 16 estudios de diseño que la marca tiene repartidos por el mundo y en el que participaron 80 diseñadores.  Buscaban una gran repercusión mediática y realmente lo consiguieron.

Este híbrido de coche y moto -por llamarlo de alguna forma- reúne lo mejor de los mundos de las dos y las cuatro ruedas. En posición central reposa un motor V4 de cuatro tiempos que mueve a la moto Honda GP con el que compiten Dani Pedrosa o Marc Márquez, con 215 CV a 13.000 RPM.

Son interesantes las palabras de Martin Petersson, un joven diseñador de Honda, en una entrevista concedida al programa Top Gear: “El eslogan de la compañía es ‘The Power of Dreams’. Si no creyera en él no iría a trabajar, ¿no creéis? Pienso que este proyecto tiene potencial. Es un gran reto, pero hemos construido hasta un avión. Eso fue un gran desafío […] pero hay otros muchos productos icónicos de Honda que más o menos empezaron así. No es un coche de ciencia ficción…”

El espíritu de una MotoGP queda claramente reflejado en el propulsor que lo anima, pues es el que da vida a la moto de Gran Premio que utilizaban Dani Pedrosa y Marc Márquez para competir. Es un V4 de cuatro tiempos y un litro de cilindrada (999 cm3), conocido como RC213V, situado en posición central. Con esta disposición se consigue una distribución de pesos excelente y un centro de gravedad muy bajo.

Con un peso de 405 kg y una relación peso/potencia de 1,88 kg/CV nos podemos imaginar sus prestaciones y sensaciones, con una mezcla de superkart y MotoGP

Este bloque genera ni más ni menos que 215 CV a 13.000 RPM y un par máximo de 118 Nm a 10.500 RPM, con una relación peso/potencia de 1,88 kg/CV. Su peso es de 405 kg comprimidos en una carrocería de 3.040 mm de longitud, 1.820 mm de anchura y 995 mm de altura.

La caja de cambios automática DCT es de seis velocidades y doble embrague, optimizada para aguantar estos elevadísimos regímenes para poder aprovechar toda su potencia y todo su par. La potencia se transmite a las ruedas traseras. Si os fijáis, visto desde arriba recuerda a la bandera japonesa.

Su chasis recuerda más a un kart hipervitaminado y con un buen chute de esteroides -al puro estilo de Duke Nukem- que a un Fórmula 1. Este monoplaza sin techo con su puesto de conducción a la izquierda te ofrece un asiento tipo bucket al aire o flotante -que ofrece unas sensaciones muy similares a una moto-, los pedales y el volante. Realmente no necesitas nada más para disfrutar de una conducción pura. Además esta homologado para conducirse por carretera abierta.

En 2017 se especuló con la posibilidad de ofrecer una versión de producción, pues parece ser que hubo filtraciones de la patente del modelo de producción. En estas filtraciones se ve que el modelo gana en practicidad, pues se le añade un segundo asiento y sigue manteniendo el motor en posición central.

También se observa que los asientos, volante y pedales van unidos al chasis de aluminio. Esto permite personalizar la configuración del vehículo a voluntad del propietario, permitiendo incluso cambiar el volante de lado. La protección antivuelco va incluida en el bastidor, pero es una pena que carezca de parachoques u otro tipo de protecciones, dejando a sus ocupantes expuestos a los riesgos inherentes en este tipo de vehículos.

Desde luego tiene que ser una pasada experimentar las sensaciones de conducir una moto GP pero con cuatro ruedas y un volante. ¡Bendita locura! Lástima que, finalmente, se quedase en un emocionante prototipo.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.