Menu

Coche del día: Honda Civic Type R EP3

Siéntete como un piloto en el primer Type R del milenio

Coche del día: Honda Civic Type R EP3

Esta evolución del Type R también partía de una carrocería de tres puertas, pero la plataforma era completamente nueva. Para el Honda Civic Type R EP3 se cambió el motor, pasando del 1.6 litros y 185 CV al 2 litros con dos niveles de potencia distintos según el mercado; para el mercado japonés (JDM, Japanese Domestic Market) se vendió un motor ligeramente diferente, el 2.0 i-VTEC con 215 CV (K20A), y para el mercado europeo (EDM, European Domestic Market), un poco más desinflado, con 200 CV (K20A2).

La versión europea iba emparejada con una caja manual de seis marchas y unos frenos potenciados respecto al Civic Type R de primera generación. La versión japonesa llevaba algunas mejoras, como pistones de alta compresión, una programación individualizada de la centralita, colector de escape y admisión nuevos, árbol de levas con mayor alzado y un cigüeñal equilibrado; de la primera generación conservó sus excelentes asientos Recaro.

La versión de cinco puertas era más sensata y práctica, ideal para familias y en particular para madres con peques a bordo. Su piso plano facilitaba el acceso a estas personitas acentuando su practicidad como coche de familia. Pero Honda quería ofrecer un coche atractivo para parejas jóvenes y/o quemadillos al volante, así que cogió la versión cinco puertas, acortó unos 15 cm su longitud y 5 cm su altura consiguiendo un bonito hatchback de tres puertas. Se fabricó en Gran Bretaña y alcanzó cuatro estrellas de calificación en las pruebas EuroNCAP.

Honda Civic Type R EP3

Pero la verdadera magia de este coche estaba debajo de su capó, y es que conseguir 200 CV o más de un motor de dos litros atmosférico no es nada fácil. El secreto está en su sistema de distribución variable i-VTEC, del que hablamos extensamente. ¡Qué decir de su motor, su corazón, su alma! Gracias a la inestimable ayuda de la tecnología i-VTEC ya desde abajo el empuje es excelente, hasta que llegamos a las 6.000 RPM, cuando pasamos a un rugido que aumenta sin desfallecer hasta la zona roja, en las 8.000 RPM. Esta banda de las últimas 2.000 revoluciones es música celestial para el amante de las sensaciones deportivas, y es que además sigue tirando con gran elasticidad, cual molinillo de gasolina.

Exteriormente destacaba por unas llantas de aleación de 17 pulgadas, un escape con doble salida, unas tomas de refrigeración dimensionadas y todo su contorno bajo rodeado de paragolpes y faldones muy prominentes, un alerón trasero de generosas dimensiones y como remate numerosos anagramas “Type R” repartidos por toda su carrocería.

Su puesta a punto se hizo en el infierno verde alemán (Nürburgring). Se rebajaron sus suspensiones 15 mm y se endurecieron, con un ancho de vías de 1.470 mm, unos zapatos de 205/45 WR 17 y una batalla de 2.570 mm nos aseguraban una estabilidad en curva. Sus frenos ventilados delanteros de 300 mm delante y macizos detrás de 260 mm complementados con EBD y ABS aseguraban la diversión en la carretera. Para completar su comportamiento ejemplar se reforzó el chasis añadiendo una barra transversal detrás del motor y atrás se reforzó con un arco colocado entre las ruedas traseras.

Aquí le vemos dándose unas vueltas partiéndose el pecho en el circuito de Nordschleife con otros amantes de la goma quemada, entre otros, con ¿una furgoneta blanca?

Añadamos un cambio de seis marchas con desarrollos cortos y bien escalonados y un tacto rápido y preciso de la palanca y encontramos una combinación perfecta para hacer diabluras en carreteras de montaña y sacarle los colores a más de un deportivo de pura raza con un precio cinco o diez veces superior. Tan solo un diferencial autoblocante de serie y un control de tracción redondearían un producto casi perfecto.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

8
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
batariks
Invitado
batariks

«ideal para familias y en particular para madres con peques a bordo»

Tanto costaba dejarlo en un:

«ideal para familias con peques a bordo» o similar

Claváis un micromachismo y tan pichis.

Javier Costas Franco
Invitado

Cada vez es más difícil decir algo en la actualidad sin despertar cualquier tipo de sensibilidad aguda. Si bien hoy día tanto los padres como las madres llevan a sus hijos al colegio en coche, no menos cierto es que las mujeres suelen ser más pragmáticas y tienen distintas prioridades a la hora de elegir los aspectos más destacables de un coche. Decir eso no tiene nada de machista. Las últimas generaciones del Civic se han caracterizado por un mayor pragmatismo, y si te fijas, esa generación del Civic ya era un poco más «huevo», lo cual pasaba también con… Leer más »

batariks
Invitado
batariks

Ya. Pero no tiene nada que ver con el micromachismo del artículo. Porque es muy fácil decir que, por ejemplo, en un mx5 «cabe mejor una persona que no mida más de (no se cual es el dato exacto) 187 cm de estatura», que «cabe mejor una mujer [porque estadísticamente las mujeres tienen una estatura menor». Yo soy el primer en equivocarme, y creo que en este caso, un «me he equivocado, no volerá a ocurrir» sería mucho más acertado, que discernir sobre si la sociedad es más tiquis miquis (con razón) o no, y rellenando la respuesta de si… Leer más »

Javier Costas Franco
Invitado

Ni creo que el autor tenga que pedir disculpas por lo que ha escrito, que no ofende a nadie, ni yo considero que deba hacer lo propio. Por cierto, podemos iniciar un debate sobre el tema de los diseños, el público femenino no se fija tanto (*) en las aristas, sino en otros atributos, como la altura (más seguridad percibida), las carrocerías bitono, el espacio, etc. Por ejemplo, en el sector de las motos es habitual que se hagan algunas adaptaciones para gustar más a las mujeres, añadiendo aquellas características que aprecian ellas más. Si eso es micromachismo, ve hablando… Leer más »

batariks
Invitado
batariks

La segmentación que comentas, respecto al sexo de los y las clientas, valdría cuando fabricas zapatillas, ya que (siempre generalizando), estadísticamente el pie masculino es diferente al femenino, en rango de tallas al menos. Ya se que hay tallas de bicicletas, y que una persona de 160 podría estar más cómoda en un Lotus Elise que una de 190, y que Volvo en un modelo conceptual tuvo coleteros en los reposacabezas. El trabajo mercenario de las agencias de marketing, cuyo resultado son los Fiat 500 Barbie o Jeep Wrangler Rambo Edition (creo que al menos uno me lo he inventado),… Leer más »

Javier Costas Franco
Invitado

Voy a darte razones objetivas para considerar que las mujeres-madres (porque ser madre implica ser mujer, de momento) pueden apreciar más una carrocería cinco puertas que una de tres puertas. Seguramente conoces la problemática biomecánica que supone colocar y retirar a un niño pequeño de una sillita infantil desde un tres puertas, máxime considerando que es una postura incómoda y que las féminas tienen, como norma general, una musculatura menos desarollada que la del varón. Por lo tanto, una mujer-madre tendrá preferencia generalmente por carrocerías de cinco puertas si se trata de poner y quitar a los niños de un… Leer más »

batariks
Invitado
batariks

Tremenda sabiduría he adquirido con la confirmación de que las madres (que son mujeres, ¡oh!) son objetivamente menos musculadas (normalmente) y por eso aprecian (más que los varones) no tener que luchas con una sillita colocada en el asiento trasero, en un automóvil de dos o tres puertas, y el acomodamiento en ella de su o sus vástagos (ya que nos ponemos palabreros…).

Ya está, me quedo sin argumentos, y la última frase del último párrafo me lo ha dejado cristalino. Todo aclarado. Por mi parte nada más que añadir.

Pablo Mayo
Invitado
Pablo Mayo

Querido lector. Esta humilde publicación en ningún caso apoya la discriminacón, sea del tipo que sea. Dicho esto, si en cualquier artículo -como en este- aparece una aseveración similar, no se debe confundir machismo/feminismo («por ser mujer/hombre tu función debe ser esta») con «target» o público objetivo. Te recuerdo que las marcas gastan millonadas en realizar paneles con público muy diverso, para, antes de sacar un vehículo al mercado, ver si han dado en la «tecla» de a quien se lo querían vender. Que los hombres y las mujeres tienen gustos diferentes, creo que está fuera de toda duda. Al… Leer más »


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.