Menu

SEAT León SC FR Limited Edition, adiós a las tres puertas

Si quieres un León de estos, corre, que solo hay 500

SEAT León SC FR Limited Edition, adiós a las tres puertas

En la generación actual del SEAT León la oferta de carrocerías es la más grande que ha existido: tres puertas, cinco puertas y familiar (en sabor normal y crossover). Ha sido una anomalía que no se va a repetir, el SEAT León SC FR Limited Edition es el último de los tres puertas, se deja de fabricar. De hecho, el resto de las versiones del SC han desaparecido ya del configurador de SEAT.

La marca germanoespañola pone en el mercado 500 unidades en las que solo se puede escoger el motor (1.4 TSI 125 CV o 2.0 TDI 150 CV) y el color (Rojo Desire, Blanco Nevada, Azul Mistery y Negro Midnight). En otras palabras, ya los han fabricado, su disponibilidad es inmediata y por 17.900 euros en el caso del gasolina con los descuentos ya aplicados. Cuantos menos queden, más difícil será la elección de motor y color. Todos son de cambio manual.

El equipamiento es completo y muy ventajoso a efectos de precio, ya que el Limited Edition tiene más equipamiento que el FR Plus, por lo que tiene el tablero Digital Cockpit, conectividad Full Link, la cámara de aparcamiento trasera, asistentes de seguridad, iluminación LED interior y en los faros principales, techo en color negro, llantas de 18″ modelo Performance Machined, sistema de sonido «pata negra», etc.

SEAT Leon SC Limited Edition 2

SEAT cifra en un 55% la ventaja en precio respecto a pedir esos elementos por separado

Cuando uno espera al final de la vida comercial de un coche se puede llevar chollos como este, como pasa con el Ford Focus de la generación saliente y otros tantos ejemplos. Además, desde espíritu RACER os aconsejamos pillar pole position en los concesionarios antes de septiembre, porque con la movida del ciclo WLTP algunos modelos subirán de precio al corregirse sus emisiones de CO2. Sí, se corregirán al alza.

Y es que en esta vida solo hay una cosa más atractiva que el sexo, la velocidad o las comilonas: ahorrarse impuestos. Por otra parte, aquellos que financien la compra tienen un paquete de cinco años de mantenimiento incluido con garantía y asistencia en carretera. Más a huevo no lo pueden poner.

La siguiente generación del León, previsiblemente, no contará con carrocería de tres puertas. Ha sido la única generación que las ha ofrecido, y llegó en un momento muy malo, en el que las carrocerías compactas de tres puertas han perdido atractivo por varios factores. Cuando varios rivales ya se habían retirado en este subsegmento, SEAT apostó duro.

Los diseños de los cinco puertas ya no son tan distintos, la practicidad es menor, los SUV han ganado puntos por su factor deportivo/estético -y sin necesidad de hipnosis ni burundanga-, la escasa diferencia de precio y, en definitiva, que los gustos han cambiado. La lista de compactos de tres puertas sigue haciéndose cada vez más corta. Llega a existir unos años atrás el León tres puertas y hubiese arrasado.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.