Coche del día: Honda Civic 1.5i VTEC-E (MA)

Coche del día: Honda Civic 1.5i VTEC-E (MA)

Con "E" de eficiente


Tiempo de lectura: 4 min.

Apellidar actualmente a un coche con la letra «e» es símbolo de electrificación. De hecho, la propia Honda vende su modelo 100 % eléctrico con ese nombre tan simple (Honda e) y otras marcas como Peugeot no se han calentado tampoco la cabeza para distinguirles de sus hermanos con motor de combustión. Sin embargo, esta denominación es bien antigua, porque Honda ya la usó en el año 1995 cuando lanzó el Honda Civic 1.5i VTEC-E.

Esta versión prometía ser la más eficiente de la gama (de ahí la «e») como alternativa a los motores tradicionales de la marca japonesa, así como al otro VTEC a secas que también se comercializó en esta generación del compacto nipón. Poniéndolo en contexto, la oferta del Civic de sexta generación y carrocería cinco puertas -Fastback- cubría cuatro opciones mecánicas, todas ellas de gasolina.

El escalón de acceso lo formaba un 1.4i de 90 CV; por encima estaban dos 1.6i con 113 y 126 CV, este último con tecnología VTEC (más adelante llegaría el explosivo 1.8 VTi de 169 CV). Pues bien, el VTEC-E era un 1.5i que repetía potencia con el básico, pero sus 90 CV aparentemente cundían más gracias a la superior cilindrada, consumiendo además algo menos.

Honda Civic 15i VTEC E 5p MA 2

Honda Civic 1.5i VTEC-E

Se trataba de un bloque de cuatro cilindros en línea con 1.493 cm³ con el sistema de distribución variable patentado por Honda que permitía variar la apertura de las válvulas de admisión. El objetivo en el caso del 1.6 SR era ofrecer un aporte extra de potencia a regímenes altos, mientras que en el 1.5i VTEC-E la finalidad era reducir consumos.

Contaba además con otra particularidad exclusiva de esta versión: la posibilidad de abrir únicamente una de las válvulas entre 3.000 y 3.600 RPM, momento en el que se encendía una luz verde en el tablero para indicarnos que conducíamos con la mayor eficiencia posible y que en ese rango el motor trabajaba con mezcla pobre.

Claro, que para lograr reducir consumos tanto como para justificar una versión extra y el coste con respecto al pequeño 1.4, tuvieron que alargarse los desarrollos como en cualquier coche que buscase la economía de consumo por encima de las prestaciones. En el Civic 1.5i VTEC-E eran larguísimos, con una 5ª de 40,8 km/h. Para compensarlo se elevó el par desde los 11,9 hasta los 13,4 Nm girando a 500 RPM menos.

Honda Civic 15i VTEC E 5p MA 4

Honda Civic 1.5i VTEC-E

De esta manera se consiguió que la velocidad máxima alcanzara 180 km/h (frente a 172 km/h del 1.4), se ganó una décima en la aceleración de 0 a 100 km/h (13 segundos) y se rebajaron los consumos de 8,2 a 7 litros en ciclo urbano y de 7,3 a 6,4 l/100 km en carretera, logrando homologar una media de 6,2 litros cada 100 kilómetros, récord absoluto entre los compactos de gasolina de la época -a excepción del Hyundai Accent 1.3-.

Aunque de compacto el Civic 5 puertas tenía más bien poco; con una longitud de 4,32 metros, medía lo mismo que un SEAT Toledo y casi 30 centímetros más de la media del segmento en el que militaban los ZX, Escort, Astra o Renault 19. Con estos podía competir en precio y en habitabilidad, puesto que el aprovechamiento del espacio no había sido una prioridad entre los diseñadores.

Con una generosa distancia entre ejes de 2,62 metros (la de un Toledo era 2,47), el espacio en las plazas traseras resultaba asimilable a la de un compacto tradicional. Tampoco destacaba en volumen de maletero, con unos 380 litros que se alejaban de los 550 del Toledo y empataban con la capacidad del Ford Escort.

Honda Civic 15i VTEC E 5p MA 3

Honda Civic 1.5i VTEC-E

Con una tarifa de 2.040.000 pesetas de 1995, unos 20.000 euros de ahora, el Civic 1.5i VTEC-E quedaba bien parado frente a la competencia. Con respecto al 1.4, este VTEC costaba 900 euros adicionales justificados en parte por el mayor ahorro de combustible y por montar elevalunas eléctricos delanteros.

Estos, junto al cierre centralizado o los espejos de regulación eléctrica, eran unos de los pocos elementos que venían de fábrica, pues había que pagar el aire acondicionado (bastante caro, por cierto) o el doble airbag. El ABS o las llantas de aleación no estaban disponibles en esta versión, aunque las últimas se podían adquirir como accesorio en el concesionario.

Esta versión Civic 1.5i VTEC-E fue un tanto efímera en nuestro país, pues con el ligerísimo lavado de cara de 1997 (denominado MB) la gama se reestructuró y fue eliminada del catálogo. Se mantuvo, sin embargo, el 1.4 de 90 CV, pero ahora con dos niveles de acabado, y el 1.5i VTEC evolucionó sin la «e» hasta 114 CV para convertirse en el caballo de batalla de la gama, por debajo del 1.8 VTi de 169 CV y como alternativa por consumos al recién llegado diésel de 86 CV.

Si hace 25 años hubiesen existido etiquetas de la DGT, sin duda este Honda Civic 1.5i VTEC-E hubiese sido mucho más apreciado.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Honda Civic con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

5
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
jose luis
Invitado
jose luis

Hasta donde yo se el Civic MB 1.5 tambien lleva el vtec-e o e-vtec con el econo y to la pesca. con 114cv igual que el civic 3 puertas

Ángel
Invitado
Ángel

Así es, pero hasta donde yo sé no se denominó VTEC-E sino VTEC a secas.

Sje
Invitado
Sje

Compartía carrocería con el Rover 400 45 no?

Carlos
Invitado
Carlos

Mi primer coche… que buenos recuerdos me dejó. Una gran máquina, era relativamente fácil hacerlo bajar de 6 litros a los 100, y aún siendo e era un placer subirlo de vueltas. Una anotación a los datos, la luz verde del econo se encendía mucho antes de las 3000 vueltas, diría que incluso antes de las 2000, y según la aguja se mantenía encendida, con mucho tacto del acelerador, hasta las 3750, lo que unido a esos desarrollos larguíiiiisimos hacía que pudieses ir a más de 150km/h con el econo encendido. Como referencia, la 6a marcha de mi civic actual… Leer más »


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Laura Salas

Quise ser periodista porque campeona del mundo de motociclismo ya no podía. De pequeña jugaba con los cochecitos de los huevos de chocolate y con cualquier coche que mi padre dejara desprotegido y a la vista. Le rompí la puerta a su miniatura de un Ferrari. Nunca volvió a ser el mismo (el Ferrari). Siempre intento aprender algo nuevo todos los días. Soy curiosa por naturaleza, qué se le va a hacer.

Enrique Delgado

Terminando la carrera de audiovisuales y empezando en el mundo del periodismo con el espíritu de aprender sobre motor. Siempre tengo un ojo para lo que ocurre en el mundo y otro en absorber todo el conocimiento que pueda sobre él para escribir literatura, mi hobby personal.