Coche del día: Renault 19 Coupé 16v

Coche del día: Renault 19 Coupé 16v

Un ejemplo de equilibrio perfecto entre deportividad y comodidad


Tiempo de lectura: 4 min.

El Renault 19 Coupé 16v se empezó a comercializar en el año 1990, dos años después que el sedán. Lo más sobresaliente fue la utilización de un motor de 1.764 cc con la incorporación de una culata de 16 válvulas, en lugar de las ocho válvulas que utilizaban en sus antiguos motores de cuatro cilindros, y el abandono del turbocompresor en sus modelos más altos de gama y versiones de competición, aumentando su cilindrada para obtener unos motores que combinasen prestaciones y fiabilidad. Durante el tiempo que estuvo fabricándose se produjeron dos fases diferentes, el Fase 1, que no estaba dotado de catalizador y rendía 140 CV, y el fase 2, ya iba capado con este elemento, rendía tres caballos menos, 137 CV.

La versión Coupé era la de tres puertas, con esta mecánica también encontrábamos la versión de cuatro puertas (Chamade), y la versión más lúdica, la Cabrio, todas con posibilidad de personalizar el equipamiento. Exteriormente llamaban la atención sus llantas de aleación, vestidas por unos neumáticos de medidas 195/50 VR15, y unos faros antiniebla, así como un discreto alerón trasero e igualmente discretos faldones y estribos que rodeaban todo el perímetro del coche.

En su interior destacábamos sus asientos delanteros, que sujetaban bastante bien a sus ocupantes, dotados de regulación en altura y a nivel lumbar (algo inusual en el segmento y en la época), un interesante ordenador de a bordo y un manómetro de aceite. Podíamos añadir el cierre a distancia, elevalunas eléctricos delanteros y cierre centralizado. La ventilación era bastante pobre y no llevaba aire acondicionado de serie, un hándicap para su conducción veraniega, pero normal en la época. A cambio, su motor era un prodigio en sonoridad, apenas se le escuchaba en el habitáculo. Su puntito racing lo daba el color rojo de sus relojes, que además facilitaba su rápida lectura. La postura de conducción era realmente buena, tanto el volante como los pedales y palanca de cambios permitían una rápida y casi perfecta adaptación.

Su motor tenía el comportamiento típico de los atmosféricos de 16 válvulas: por debajo de las 3.000 RPM se mostraba bastante tranquilo y remolón, hasta que alcanzaba un régimen de cierto tinte deportivo, entre las 4.500 RPM y las 6.500 RPM, zona en la que los 140 CV se comportaban casi como unos “pura sangre”. Si echamos un vistazo a sus prestaciones básicas, el 0 a 100 km/h los hacía en 8,9 segundos, cubría los 1.000 metros desde parado en 29,9 segundos, rompiendo la barrera psicológica de los 30 segundos, y su velocidad máxima rozaba los 207 km/h

Renault 19 16v Coupe 2

También resultaba encomiable el tacto de su caja de cambios de cinco velocidades, rápida, precisa y con recorridos cortos que facilitaban su uso deportivo, que junto con una excelente transmisión se conseguían unos consumos aceptables, del orden de poco más de 10 l/100 km por ciudad y de 7,4 l/100 km por autopista a velocidades legales. Su dirección era muy suave, precisa y bastante directa -tres vueltas de tope a tope-. En línea recta no se desviaba ni un milímetro de su trayectoria, sin inmutarse con los vientos laterales, sorprendiendo su comportamiento en curvas tanto amplias de tipo autopista como cerradas de carreteras secundarias o de montaña, por su precisión y rapidez de respuestas. Salvo en curvas muy cerradas, donde presentaba un cierto carácter subvirador, su comportamiento era muy neutro, la trasera no se descolocaba con facilidad.

El buen comportamiento dinámico se completaba con un buen equipo de frenos -discos ventilados delante y macizos detrás-, con un buen tacto del pedal, unas cortas distancias de frenada y gran resistencia al uso intensivo; podía llevar ABS de forma opcional. La suspensión estaba dotada de la necesaria rigidez para rodar a buen ritmo y total seguridad, evitando movimientos laterales y molestos cabeceos tanto al frenar como al acelerar, beneficiando el confort de sus ocupantes.

Con esta versión Renault consiguió un vehículo con un gran equilibrio entre la deportividad y la comodidad, buenas prestaciones y consumos ajustados, algo de lo que podían presumir pocos fabricantes generalistas de la época.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!