Coche del día: Renault 19 Coupé 16v

Coche del día: Renault 19 Coupé 16v

Un ejemplo de equilibrio perfecto entre deportividad y comodidad


Tiempo de lectura: 4 min.

El Renault 19 Coupé 16v se empezó a comercializar en el año 1990, dos años después que el sedán. Lo más sobresaliente fue la utilización de un motor de 1.764 cc con la incorporación de una culata de 16 válvulas, en lugar de las ocho válvulas que utilizaban en sus antiguos motores de cuatro cilindros, y el abandono del turbocompresor en sus modelos más altos de gama y versiones de competición, aumentando su cilindrada para obtener unos motores que combinasen prestaciones y fiabilidad. Durante el tiempo que estuvo fabricándose se produjeron dos fases diferentes, el Fase 1, que no estaba dotado de catalizador y rendía 140 CV, y el fase 2, ya iba capado con este elemento, rendía tres caballos menos, 137 CV.

La versión Coupé era la de tres puertas, con esta mecánica también encontrábamos la versión de cuatro puertas (Chamade), y la versión más lúdica, la Cabrio, todas con posibilidad de personalizar el equipamiento. Exteriormente llamaban la atención sus llantas de aleación, vestidas por unos neumáticos de medidas 195/50 VR15, y unos faros antiniebla, así como un discreto alerón trasero e igualmente discretos faldones y estribos que rodeaban todo el perímetro del coche.

En su interior destacábamos sus asientos delanteros, que sujetaban bastante bien a sus ocupantes, dotados de regulación en altura y a nivel lumbar (algo inusual en el segmento y en la época), un interesante ordenador de a bordo y un manómetro de aceite. Podíamos añadir el cierre a distancia, elevalunas eléctricos delanteros y cierre centralizado. La ventilación era bastante pobre y no llevaba aire acondicionado de serie, un hándicap para su conducción veraniega, pero normal en la época. A cambio, su motor era un prodigio en sonoridad, apenas se le escuchaba en el habitáculo. Su puntito racing lo daba el color rojo de sus relojes, que además facilitaba su rápida lectura. La postura de conducción era realmente buena, tanto el volante como los pedales y palanca de cambios permitían una rápida y casi perfecta adaptación.

Su motor tenía el comportamiento típico de los atmosféricos de 16 válvulas: por debajo de las 3.000 RPM se mostraba bastante tranquilo y remolón, hasta que alcanzaba un régimen de cierto tinte deportivo, entre las 4.500 RPM y las 6.500 RPM, zona en la que los 140 CV se comportaban casi como unos “pura sangre”. Si echamos un vistazo a sus prestaciones básicas, el 0 a 100 km/h los hacía en 8,9 segundos, cubría los 1.000 metros desde parado en 29,9 segundos, rompiendo la barrera psicológica de los 30 segundos, y su velocidad máxima rozaba los 207 km/h

Renault 19 16v Coupe 2

También resultaba encomiable el tacto de su caja de cambios de cinco velocidades, rápida, precisa y con recorridos cortos que facilitaban su uso deportivo, que junto con una excelente transmisión se conseguían unos consumos aceptables, del orden de poco más de 10 l/100 km por ciudad y de 7,4 l/100 km por autopista a velocidades legales. Su dirección era muy suave, precisa y bastante directa -tres vueltas de tope a tope-. En línea recta no se desviaba ni un milímetro de su trayectoria, sin inmutarse con los vientos laterales, sorprendiendo su comportamiento en curvas tanto amplias de tipo autopista como cerradas de carreteras secundarias o de montaña, por su precisión y rapidez de respuestas. Salvo en curvas muy cerradas, donde presentaba un cierto carácter subvirador, su comportamiento era muy neutro, la trasera no se descolocaba con facilidad.

El buen comportamiento dinámico se completaba con un buen equipo de frenos -discos ventilados delante y macizos detrás-, con un buen tacto del pedal, unas cortas distancias de frenada y gran resistencia al uso intensivo; podía llevar ABS de forma opcional. La suspensión estaba dotada de la necesaria rigidez para rodar a buen ritmo y total seguridad, evitando movimientos laterales y molestos cabeceos tanto al frenar como al acelerar, beneficiando el confort de sus ocupantes.

Con esta versión Renault consiguió un vehículo con un gran equilibrio entre la deportividad y la comodidad, buenas prestaciones y consumos ajustados, algo de lo que podían presumir pocos fabricantes generalistas de la época.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.