Coche del día: Citroën ZX Volcane

Coche del día: Citroën ZX Volcane

Un compacto deportivo casi perfecto en mecánica y comportamiento


Tiempo de lectura: 5 min.

Nos encontramos con otro GTi inolvidable de los años 90, el Citroën ZX Volcane. Su predecesor fue el Citroën GS y desde el exterior no llamaba mucho la atención, pues era más bien discreto, tan solo llevaba un kit de carrocería algo más deportivo con llantas de 15 pulgadas, y un llamativo alerón en el portón trasero. En el gallinero de los GTi tenía otros pollos del calibre del Opel Kadett GSi 2.0 16v , el Peugeot 309 GTi 16v o el Renault 19 16v. Además solo estuvo disponible durante un año, lo que le hacía ser más deseable.

El motor 1.9 de 16 válvulas entregaba 130 CV, que posteriormente bajaron a 123 CV al recibir el catalizador. La versión más codiciada fue la de tres puertas. La cola del escape se reconocía con facilidad y era un distintivo del modelo.

Tenía un interior muy aprovechado y montaba como equipamiento de serie elementos novedosos como dirección  asistida, cierre centralizado, elevalunas eléctricos, aire acondicionado, espejo derecho eléctrico, airbag (1995) y sistema de frenos ABS. También ofrecía como novedad el desplazamiento longitudinal del asiento trasero. El modelo que nos ocupa, el Volcane, que era el más alto de la gama ofrecía espejos y asientos delanteros calefactables.

Una vez dentro, más que subirte te bajabas al asiento pues estaba situado en una posición muy baja, más propia de un coupé que de un compacto deportivo. Los asientos delanteros sujetaban muy bien, con regulación lumbar y lateral mediante sendas ruletas e iban tapizados en terciopelo con ribetes rojos, al igual que en los paneles de las puertas.Tanto la calidad como el ajuste de los materiales dejaba que desear, algo común en los vehículos franceses de la época, salvo honrosas excepciones. En las plazas traseras la situación era la misma.

El volante resultaba un poco grande y de aro fino pero con buen tacto, forrado con piel de buena calidad. El cuadro de instrumentos también era discreto, con el fondo negro y de fácil lectura. Como comentábamos en el párrafo anterior la calidad de construcción no era la mejor y nos encontrábamos con chivatos que dejaban de funcionar con el tiempo -aguja del combustible- o funcionaban mal -elevalunas-, luces del interior, aguja del velocímetro.

Una peculiaridad era su eje trasero autodireccional, que estaba anclado encima de unos tacos de goma, que hacía girar dicho eje en el mismo sentido de la dirección, por lo que agilizaba el paso del coche en curva, aunque solo actuaba a partir de una determinada velocidad.

Otra novedad que introdujo fue el código de arranque, que consistía en una pequeña placa numerada en la que se debía meter un código de cuatro cifras para que arrancase el coche y asociado a un led; si el código era correcto el led cambiaba de color y pasaba de rojo a verde.

Su motor se mostraba perezoso por debajo de las 2.500 RPM pero por encima de este régimen hasta las 7.000 RPM empujaba sin piedad y sin desfallecer. Siendo un atmosférico de aspiraciones deportivas rendía algún caballo menos de los oficiales dependiendo del cuidado que se le diese, aunque posiblemente con una admisión más directa daría un mejor rendimiento.

Citroen Zx Volcane 2

Su cambio era de lo mejorcito del coche. La relación de las marchas estaba perfectamente adaptada al rendimiento del motor y llegábamos al corte de la inyección con facilidad. El tacto de la palanca era excelente, con recorridos cortos. La dirección era muy precisa y directa, con dos vueltas escasas de tope a tope, pero con el hándicap de tener un radio de giro muy grande resultando incómodo y problemático maniobrar en las pequeñas plazas de nuestros aparcamientos.

El aspecto mejor conseguido del coche era el conjunto suspensión/chasis. A alta velocidad en línea recta gozaba de una estabilidad envidiable, no se desviaba en ningún momento de su trayectoria. En curvas la facilidad para redondearlas era elevada, es más, tendía a cerrarse incluso un poco más que lo que nos podía indicar el volante; no olvidemos su tren trasero autodireccional. Se podían enlazar curvas a buen ritmo pero con cuidadito porque la trasera podría darnos algún sustito, siendo necesaria la atención al volante.

Tal vez sean los frenos el aspecto menos conseguido del coche debido sobre todo a su tacto, que no permitían tener un control total del mismo. Un ABS muy intrusivo tenía bastante que ver, aunque a su favor podíamos mencionar su elevada resistencia a la fatiga y sus correctas distancias de frenado.

Citroen Zx Volcane 3

Llevaba  cuatro frenos de disco, los delanteros ventilados, suficiente para detener sus 1.130 kg. El 0 a 100 km/h declarado era de 8,5 segundos (9,3 segundos reales) y recuperaba de 80 a 120 km/h en 7,9 segundos en 4ª y 11,6 segundos en 5ª (reales). Los datos de velocidades y recuperaciones están basados en una media de diferentes pruebas y son exactas, aunque no coincidían con los valores del velocímetro.

Toda esta hornada de compactos GTi de los 90 eran coches donde realmente sentías lo que tenías entre las manos y los pies, existía una comunicación entre la carretera, el vehículo y el conductor con unos elevados márgenes de seguridad activa, la pasiva era otro cantar. Una máquina con verdadero espíritu RACER. Los coches de hoy en día son infinitamente más seguros, pero mucho más sosos, aburridos, convertidos en una máquina para transportarte de A a B, donde el concepto conducción/pilotaje se ha diluido en pos de la seguridad. Es el tributo a pagar…

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

5
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Gustavo
Invitado
Gustavo

El motor 1.9 de 130 cv solo tenía 8 válvulas.
El motor de 123 cv era un 2.0, también de 8 válvulas. Sustituyó al anterior.
Existió versión 1.9 td de 92 cv, mucho menos prestacional.

LoseJuis
Invitado
LoseJuis

“Una peculiaridad era su eje trasero autodireccional, que estaba anclado encima de unos tacos de goma, que hacía girar dicho eje en el mismo sentido de la dirección, por lo que agilizaba el paso del coche en curva, aunque solo actuaba a partir de una determinada velocidad.”

Esto me lleva a confusión, ¿gracias a la “holgura” que ofrece los tacos de goma permite girar el eje trasero “sólo” a determinada velocidad o hay algún brazo de dirección que actúe sobre el eje trasero?

Un saludo!

Pd: llevo desde que se publicó esto dándole vueltas al coco =D

Pablo Mayo
Invitado
Pablo Mayo

Hola LoseJuis. La suspensión posterior de eje torsional, igual que el Xantia, Xsara o Peugeot 306, 206, estaba anclada con 4 silent-block. Los dos delanteros tenían menor dureza, por lo que a partir de una determinada velocidad (unos 70 km/h), la fuerza centrífuga, junto con el agarre del neumático, hacía que se movieran unos milímetros. Esto le daba a las ruedas unos 3 grados de giro, suficiente para sentir como la trasera redondea la curva.
comment image

LoseJuis
Invitado
LoseJuis

Muchas gracias, duda resuelta ?

SergioQ4
Invitado
SergioQ4

Excelente recuerdo! Por casa hubo un TD90 Aura de lo últimos: 1998, que compartía los paragolpes, las llantas y la salida de escape con el Volcane, aunque sin los detalles rojos.
Las llantas eran de 14″. Salvo que el Volcane tuviera el mismo diseño pero en 15″, cosa que dudo.
Saludos


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.