Coche del día: Fiat X1/9 (128)

Coche del día: Fiat X1/9 (128)

Un pequeño coupé targa sin pretensiones deportivas ni grandes calidades


Tiempo de lectura: 6 min.

El Fiat X1/9 fue una más de las grandes creaciones del estudio de diseño de Bertone, concretamente de la mano de Marcello Gandini. Este coupé biplaza de dos puertas tuvo una dilatada vida, pues se produjo durante 17 años, en el período que abarca de 1972 hasta 1989. Su producción se dividió entre dos fabricantes, primero de la mano de Fiat, hasta 1982, y después de la de Bertone, hasta el final.

Su bonita carrocería de tipo targa llevaba el propulsor en posición central trasera, con propulsión a las ruedas traseras. Presentaba diferentes dimensiones dependiendo del fabricante. La generación de Fiat tenía 3.830 mm de longitud, 1.570 mm de anchura y 1.170 mm de altura, frente a los 3.969 mm de longitud, los mismos 1.570 mm de anchura y 1.180 mm de altura de la generación de Bertone. Lo que no variaba era la batalla, siempre 2.202 mm.

Era una evolución del prototipo Autobianchi A112 Runabout de 1969 y heredero directo del Fiat 850 Spider. Muchos de los aspectos estéticos del Autobianchi permanecieron en el Fiat X1/9, como su largo, plano y afilado capó con su hendidura central, su acentuada forma de cuña, su gran voladizo delantero y su generoso arco antivuelco situado en el pilar B/C.

Fiat X1 9 1972 2

Fiat X1/9 1.3 (1972)

Este pequeño coupé con carrocería targa -entre 3.830 y 3.969 mm de largo- estaba pensado para pasear sin prisas. Su techo targa se podía desmontar y guardar en el maletero delantero

Otros elementos distintivos del coche son sus faros escamoteables y su ancha y profunda línea de cintura. En el frontal mostraba un deflector integrado con el paragolpes delantero, y el techo rígido tipo targa se podía extraer y guardar en el maletero delantero. En la parte trasera ofrecía un maletero convencional. La rueda de repuesto y el depósito de combustible iban situados entre el motor y los asientos de los pasajeros. Con esta distribución se consiguió un equilibrado reparto de pesos y ofrecer un espacio respetable para el equipaje.

En Fiat no se rompieron la cabeza a la hora de diseñar su interior, pues se limitaron a tomar elementos y materiales de otros modelos de la marca. El efecto conseguido fue un coche carente de personalidad propia. Al menos el espacio interior era generoso habida cuenta de sus discretas medidas. El aislamiento acústico y térmico estaba muy conseguido, a pesar de la situación del motor. El sistema de ventilación/calefacción se adoptó del Fiat 128, con un funcionamiento sin término medio, difícil de regular.

La visibilidad diurna era buena gracias a su elevada superficie acristalada y la verticalidad de la misma, pero no se puede decir lo mismo por la noche, ya que la iluminación ofrecida por sus faros escamoteables dejaba que desear. A su favor, decir que los grupos ópticos traseros sí resultaban generosos y bien visibles.

Fiat X1 9 1972 3

Fiat X1/9 1.3 (1972)

Su pequeño tamaño le proporcionaba una gran manejabilidad, acompañado por una dirección suave y precisa y un volante pequeño, aunque por una desmultiplicación larga el radio de giro era elevado, del orden de 5 metros. El equipo de frenos contaba con cuatro discos y doble circuito independiente, con una elevada resistencia a la fatiga.

Respecto a la disposición mecánica, en cierto modo era como si cogiésemos el conjunto motriz del Fiat 128 y lo invirtiésemos de posición, situando el motor en posición central trasera y la caja de cambios a continuación, directamente sobre el eje trasero. También se cogió el conjunto de la suspensión delantera para acoplarla sobre el eje trasero. La disposición de la mecánica era de elogiar por lo fácil que resultaba acceder a ella.

Las mecánicas procedentes del Fiat 128 de 1,3 y 1,5 litros entregaban potencias entre 75 y 85 CV, con unas prestaciones discretas -170 km/h en el caso del motor de 1,3 litros y 11 l/100 km de consumo medio-

La suspensión era independiente en ambos ejes y de concepto sencillo, con muelles helicoidales y ausencia de barras estabilizadoras. Su estabilidad en línea recta era muy buena salvo por los vientos laterales. Las curvas abiertas las gestionaba de maravilla, con una elevada velocidad de paso, gracias a su reparto de pesos de 42/58.

Fiat X1 9 1978 1

Fiat X1/9 1.5 (1978)

En lo referente a la mecánica se ofrecieron dos diferentes. La primera se tomó prestada del Fiat 128, que incluía motor y caja de cambios. Era un motor de cuatro cilindros y 1,3 litros (1.290 cm3) con un único árbol de levas en cabeza (SOHC), utilizado de 1972 a 1978, y entregaba 75 CV. Iba asociado a una caja de cambios manual de cuatro marchas. La segunda mecánica que reemplazó a la primera era también de cuatro cilindros y 1,5 litros (1.498 cm3), empleado de 1978 a 1989, que entregaba 85 CV. En este caso la caja de cambios era de cinco marchas.

Os podemos comentar cómo se comportaba con el motor menos potente. Sus 75 CV a 6.000 RPM no daban unas prestaciones brillantes, lastrado por un “elevado” peso de 900 kg y una aerodinámica discreta. Se tomaba sus 19 segundos para cubrir los 400 metros desde parado y 35 segundos para recorrer los 1.000 metros. La velocidad máxima rondaba los 170 km/h.

Los consumos resultaban elevados, del orden de los 11 l/100 km de media ponderada. El motivo, aparte de los problemas anteriormente citados, era la poca potencia del motor, que obligaba a un uso intenso de la palanca de cambios y estirar las marchas todo lo posible para obtener una aceleración y una velocidad de crucero aceptables. A su favor, la caja contaba con un buen escalonamiento de sus cuatro marchas, si acaso un pequeño salto entre tercera y cuarta.

No busquemos buenas calidades de materiales y acabados; se podían considerar mediocres, con piezas y componentes de otros modelos de Fiat

Bertone X1 9 1987

Bertone X1/9 1.5 (1987)

En resumen, el Fiat X1/9 era un pequeño coupé que se comportaba como un turismo equivalente, sin las más mínimas pretensiones deportivas. Con el motor de 1,3 litros el consumo y prestaciones resultaban discretos; suponemos que los resultados serían mejores con el motor de 1,5 litros. Lo que no era de recibo era la pésima calidad de materiales y acabados, con una tendencia al envejecimiento prematuro, algo común en los modelos de Fiat en los años 70 y 80.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Fiat X1/9 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.