Coche del día: Citroën DS3 Racing

Coche del día: Citroën DS3 Racing

Oh lá lá!


Tiempo de lectura: 4 min.

Probablemente no hayas visto ninguno por la calle. Y no será por lo “discreto” que era, sino porque sólo llegaron a España 50 unidades de la versión más potente y radical del DS3 de Citroën: el DS3 Racing.

Este “partecuellos” se vendió casi exclusivamente en color negro con vinilos en naranja para techo, retrovisores, sus bonitas llantas de 18” o la calandra delantera; además de otros en color marrón -como el que indicaba “atención-peligro” junto a la tapa del depósito de combustible-. También hubo una combinación menos vistosa en color blanco para la carrocería, con techo y resto de detalles en negro; como la de cualquier otro DS3.

En el interior continuaban los detalles poco discretos: la plancha de plástico que presidía el salpicadero también iba pintada en color naranja, stickers junto al copiloto con la serigrafía “DS3”; además de un volante de aro grueso y común al resto de la gama que contaba con inserciones que imitaban la fibra de carbono, un pedalier en aluminio de verdad; como también lo era el pomo de cambio de marchas -que también tenía inserciones en cuero negro-.

Citroen DS3 Racing 5

Este aspecto de coche “casi de carreras” se completaba en el interior con unos excelentes butacones de tipo baquet con pétalos bien marcados tapizados en Alcántara, además de una placa que rezaba “Citroën Racing World Rally Champion”, recordando los tiempos gloriosos de la escudería francesa con Sébastien Loeb al volante.

Si nos vamos a la parte motriz, montaba el archiconocido EP6 1.6 turbo realizado en colaboración con BMW, que montaban en sus tripas coches como el Peugeot 207, pasando por el Citroën C4, hasta incluso el Mini Cooper S (R56).

Para este DS3 Racing, Citroën Sport lo había apretado hasta los 202 CV, a diferencia de los 155 que daba en un DS3 normal. De ahí su buena relación peso-potencia de 6,4 kg/CV -pesaba únicamente 1.165 kg en vacío-, que le permitían despachar los 100 km/h en 6,5 segundos.

Citroen DS3 Racing 3

La potencia máxima se entregaba a 6.000 vueltas, entregándose además una generosa cifra de par de 275 Nm entre 2.000 y 4.500 vueltas, por lo que era un motor con un rango muy amplio de utilización; no estando demasiado cómodo al moverse en cifras cercanas al corte de inyección -que llegaba poco antes de las 7.000 vueltas-.

A partir de las 4.000 vueltas erogaba un precioso sonido ronco, que te incitaba a llevarlo siempre por encima de esta cifra, para disfrutar de la melodía de fondo, además de moverte en la zona ideal de trabajo del tacómetro.

La firma del doble chevron anunciaba un consumo medio de 6,4 litros a los 100 kilómetros, cifra que salvo que condujeras a lo Ned Flanders era casi imposible de lograr. Disfrutando un poco, lo habitual era estar en cifras iguales o superiores a los 10-12 l/100 km, cosa que, por otra parte, no era nada exagerado para un motor turbo gasolina de más de 200 CV.

Citroen DS3 Racing 2

Los medios que pudieron probarlo destacaban la potencia de unos fantásticos frenos firmados por Brembo con pinzas de cuatro pistones para el eje delantero, la dureza de sus suspensiones rebajadas en 15 milímetros con respecto a un DS3 normal -alababan que no llegaban a ser extremadamente rígidas-, o un bastidor capaz de digerir la potencia del motor sin presentar excesivas pérdidas de motricidad, pérdidas que sí que se apreciaban en curvas muy cerradas cuando hundíamos el pedal derecho a fondo -notándose un acusado subviraje, cosa para la cual, le habría venido de perlas un diferencial autoblocante-.

También se observaba cierto sobreviraje a la hora de apurar la frenada en curva, cosa que no hacía recomendable “pilotarlo” sin el control de estabilidad conectado, salvo que el que llevara el volante entre manos, supiera lo que estaba haciendo y tuviera galones en esto de la conducción deportiva.

Otros muchos le criticaban que no tenía el suficiente carácter -pecaba de no ser quizás lo suficientemente picante-, y que no iba tan bien como su principal rival, el Mini Cooper S John Cooper Works de 211 CV, con el que compartía bloque motor, pero solo eso.

Citroen DS3 Racing 4

Para rematar, eran unánimes los halagos hacia el buen tacto de su cambio de marchas de seis relaciones, y, a modo de crítica, que tuviera una posición de conducción un pelín elevada.

Por 30.190 euros del año 2010 -34.200 actuales-, y con un equipamiento al que sólo le faltaban el sistema de navegación por satélite y el equipo de sonido HiFi por 730 euros, o el sensor de estacionamiento delantero por 220 euros; podías acceder a este poco discreto cohete si eras lo suficientemente rápido para hacerte con alguna de esas 50 unidades.

¿Su problema? Que por 1.000 euros más podías tener un Mini Cooper S John Cooper Works, que era más potente, efectivo y divertido; y por entre 7.000 y 10.000 euros menos podías acceder a un Renault Clio RS u Opel Corsa OPC, menos exclusivos, pero con prestaciones similares.

Calcula cuánto cuesta asegurar un DS3 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.