Menu

Coche del día: Citroën DS3 Racing

Oh lá lá!

Coche del día: Citroën DS3 Racing

Probablemente no hayas visto ninguno por la calle. Y no será por lo “discreto” que era, sino porque sólo llegaron a España 50 unidades de la versión más potente y radical del DS3 de Citroën: el DS3 Racing.

Este «partecuellos» se vendió casi exclusivamente en color negro con vinilos en naranja para techo, retrovisores, sus bonitas llantas de 18” o la calandra delantera; además de otros en color marrón -como el que indicaba “atención-peligro” junto a la tapa del depósito de combustible-. También hubo una combinación menos vistosa en color blanco para la carrocería, con techo y resto de detalles en negro; como la de cualquier otro DS3.

En el interior continuaban los detalles poco discretos: la plancha de plástico que presidía el salpicadero también iba pintada en color naranja, stickers junto al copiloto con la serigrafía “DS3”; además de un volante de aro grueso y común al resto de la gama que contaba con inserciones que imitaban la fibra de carbono, un pedalier en aluminio de verdad; como también lo era el pomo de cambio de marchas -que también tenía inserciones en cuero negro-.

Citroen DS3 Racing 5

Este aspecto de coche «casi de carreras» se completaba en el interior con unos excelentes butacones de tipo baquet con pétalos bien marcados tapizados en Alcántara, además de una placa que rezaba “Citroën Racing World Rally Champion”, recordando los tiempos gloriosos de la escudería francesa con Sébastien Loeb al volante.

Si nos vamos a la parte motriz, montaba el archiconocido EP6 1.6 turbo realizado en colaboración con BMW, que montaban en sus tripas coches como el Peugeot 207, pasando por el Citroën C4, hasta incluso el Mini Cooper S (R56).

Para este DS3 Racing, Citroën Sport lo había apretado hasta los 202 CV, a diferencia de los 155 que daba en un DS3 normal. De ahí su buena relación peso-potencia de 6,4 kg/CV -pesaba únicamente 1.165 kg en vacío-, que le permitían despachar los 100 km/h en 6,5 segundos.

Citroen DS3 Racing 3

La potencia máxima se entregaba a 6.000 vueltas, entregándose además una generosa cifra de par de 275 Nm entre 2.000 y 4.500 vueltas, por lo que era un motor con un rango muy amplio de utilización; no estando demasiado cómodo al moverse en cifras cercanas al corte de inyección -que llegaba poco antes de las 7.000 vueltas-.

A partir de las 4.000 vueltas erogaba un precioso sonido ronco, que te incitaba a llevarlo siempre por encima de esta cifra, para disfrutar de la melodía de fondo, además de moverte en la zona ideal de trabajo del tacómetro.

La firma del doble chevron anunciaba un consumo medio de 6,4 litros a los 100 kilómetros, cifra que salvo que condujeras a lo Ned Flanders era casi imposible de lograr. Disfrutando un poco, lo habitual era estar en cifras iguales o superiores a los 10-12 l/100 km, cosa que, por otra parte, no era nada exagerado para un motor turbo gasolina de más de 200 CV.

Citroen DS3 Racing 2

Los medios que pudieron probarlo destacaban la potencia de unos fantásticos frenos firmados por Brembo con pinzas de cuatro pistones para el eje delantero, la dureza de sus suspensiones rebajadas en 15 milímetros con respecto a un DS3 normal -alababan que no llegaban a ser extremadamente rígidas-, o un bastidor capaz de digerir la potencia del motor sin presentar excesivas pérdidas de motricidad, pérdidas que sí que se apreciaban en curvas muy cerradas cuando hundíamos el pedal derecho a fondo -notándose un acusado subviraje, cosa para la cual, le habría venido de perlas un diferencial autoblocante-.

También se observaba cierto sobreviraje a la hora de apurar la frenada en curva, cosa que no hacía recomendable “pilotarlo” sin el control de estabilidad conectado, salvo que el que llevara el volante entre manos, supiera lo que estaba haciendo y tuviera galones en esto de la conducción deportiva.

Otros muchos le criticaban que no tenía el suficiente carácter -pecaba de no ser quizás lo suficientemente picante-, y que no iba tan bien como su principal rival, el Mini Cooper S John Cooper Works de 211 CV, con el que compartía bloque motor, pero solo eso.

Citroen DS3 Racing 4

Para rematar, eran unánimes los halagos hacia el buen tacto de su cambio de marchas de seis relaciones, y, a modo de crítica, que tuviera una posición de conducción un pelín elevada.

Por 30.190 euros del año 2010 -34.200 actuales-, y con un equipamiento al que sólo le faltaban el sistema de navegación por satélite y el equipo de sonido HiFi por 730 euros, o el sensor de estacionamiento delantero por 220 euros; podías acceder a este poco discreto cohete si eras lo suficientemente rápido para hacerte con alguna de esas 50 unidades.

¿Su problema? Que por 1.000 euros más podías tener un Mini Cooper S John Cooper Works, que era más potente, efectivo y divertido; y por entre 7.000 y 10.000 euros menos podías acceder a un Renault Clio RS u Opel Corsa OPC, menos exclusivos, pero con prestaciones similares.

Calcula cuánto cuesta asegurar un DS3 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.