Coche del día: BMW Z18

Coche del día: BMW Z18

Un concepto versátil que mezcló cualidades off-road con las líneas del Z3


Tiempo de lectura: 4 min.

Como en el caso del BMW Z18, hoy en día los vehículos tienden a una mayor versatilidad. En ese sentido, conceptos como el de berlina están en franco declive mientras los SUV no dejan de crecer en todos los segmentos. Una situación que hunde sus raíces en la burbuja financiera previa al 2008, la cual agitó el mercado al ritmo de vehículos cada vez más grandes y ostentosos. Dos características aplicables al modelo más icónico de aquel proceso: el Porsche Cayenne, un cruce entre una berlina de lujo y todoterreno que se ve poco sobre caminos y bastante en centros comerciales y áreas residenciales.

Así las cosas, los diferentes tipos de carrocería que hemos manejado durante décadas van desdibujándose en un magma de chasis sobreelevados y chapa por doquier. No obstante, hasta hace no mucho los grandes fabricantes aún ensayaban con fórmulas destinadas a nichos de mercado muy concretos. Algo que BMW hizo muy bien durante la década de 1990, época en la que ya se encontraba desarrollando modelos SUV como el X5 (1999). Pero también coqueteando con diseños más puristas. Modelos pensados para amantes de las sensaciones deportivas, los cuales tuvieron su punto de partida en el Z1.

Un roadster ligero del cual sólo se fabricaron 8.000 unidades a pesar de que BMW registró unas 35.000 peticiones. Sin duda, un coche hecho para poner el foco mediático sobre los encantos deportivos de la marca, el cual sirvió como punto de partida para dos creaciones aparecidas en 1995. Una llegó a la producción en serie con la responsabilidad de prolongar la tradición de descapotables biplazas inaugurada por el seductor 507 en los años 50, el Z3. Otra quedó en fase de prototipo, condicionada por lo específico del mercado al que se podría dirigir. Hablamos de nuestro protagonista de hoy, el BMW Z18.

bmw z18

Del llamativo BMW Z1 de 1988 salieron dos prototipos presentados en 1995. Mientras el Z3 llegó a serie siendo todo un éxito para la marca, el Z18 se quedó como un prototipo inclasificable que anunció claves para entender los SUV de dos puertas

Durante el desarrollo del Z1, BMW consideró la posibilidad de incluir la tracción total para transmitir al asfalto los 170 CV y 245 Nm de motor de seis cilindros en línea (M52B25). Un adelanto técnico que fue dejado de lado para mantener una conducción estilo “vieja escuela” gracias a la propulsión trasera. Sin embargo, la idea de hacer un biplaza a cielo abierto con las cuatro ruedas motrices permaneció en los ingenieros de BMW Technik. Concepto que, finalmente, no llevaron a cabo en el ámbito de un modelo de asfalto sino en un híbrido entre deportivo y todoterreno.

De esta forma nacía el proyecto BMW Z18. Un cruce entre la conducción al aire libre propuesta por el Z1 y la capacidad de enfrentarse a todo tipo de obstáculos como si fueras en una motocicleta de la serie F de la firma alemana. Así, una carrocería moldeada en plástico bajo los mismos preceptos de estilo que alumbrasen al Z3 se instaló sobre un chasis sobreelevado con suspensiones de largo recorrido. La plataforma perfecta para montar un vehículo recreativo con capacidad de solventar agudos ángulos de ataque, salida y ventrales.

bmw z18

Respecto al tren motriz, existen diversas informaciones respecto a qué motor iba a ser el destinado para el BMW Z18, algo lógico en un prototipo que nunca llegó a las calles. Su mecánica estaba subordinada al papel del modelo, es decir, un ejercicio de diseño para explorar nuevos mercados. No obstante, lo más lógico es que se decantase -es lo que la mayoría de las fuentes apuntan- por el propulsor del M3 (E36). Este bloque con 321 CV y 350 Nm (S50) que de haber sido afinado para funcionar bien a bajas vueltas hubiera dado excelentes cualidades dinámicas al Z18 sobre terrenos resbaladizos.

Desafortunadamente, este vehículo nunca llegó a ver la luz del día, aunque sí planteó ciertos debates interesantes. El primero fue la hoy tan manida versatilidad de los vehículos, cruzando conceptos tan diferentes como el de un roadster y un todoterreno. El segundo, la posibilidad de que una marca generalista produzca modelos exclusivos en tirada corta a modo de nicho para coleccionistas y entusiastas. Y el tercero, bueno, no es tanto un debate, porque sí has llegado hasta el final del artículo, resulta obvio que el BMW Z18 logra transmitir la imagen de marca al haber atrapado tu atención.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.