Coche del día: Aston Martin Lagonda Vignale

Coche del día: Aston Martin Lagonda Vignale

Una gran berlina de diseño clásico/moderno


Tiempo de lectura: 5 min.

El Aston Martin Lagonda Vignale fue un coche conceptual de cinco plazas diseñado por Moray Callum, diseñador que trabajaba para Ghia, la empresa que construyó el Vignale para Lagonda. Se presentó en el Salón del Automóvil de Ginebra de 1993 junto a otra creación del hermano de Moray, Ian Callum, el Aston Martin DB7 Vantage.

Fue una reinterpretación del modelo Lagonda en clave postmoderna, que estuvo en el mercado desde 1974 hasta 1990. El prototipo se lanzó a modo de globo sonda para ver el interés que podía despertar en el mercado un modelo de Aston Martin de cuatro puertas. Lo cierto es que se recibió con cierto entusiasmo, pero Ford -la que ponía la pasta- decidió su no-entrada en producción por su elevado precio y por ser una marca poco conocida fuera del Reino Unido. Solo se construyeron tres unidades y han sobrevivido dos.

Este sedán de cuatro puertas y cinco plazas tenía unas dimensiones considerables, con 5.232 mm de longitud, 1.981 mm de anchura y 1.447 mm de altura. En un principio se especuló con utilizar un chasis de un modelo de Jaguar, o de un modelo de Lincoln según otras fuentes, pero al final se decidió construir un chasis a medida, partiendo de un perímetro tubular de acero al que se le añadieron diferentes paneles de aluminio.

Aston Martin Lagonda Vignale 6

La carrocería estaba realizada en materiales compuestos ligeros, sustituyendo el cromo de las molduras por el níquel a causa de su mayor variedad de tonos. Las líneas curvas eran las predominantes en su diseño, tanto en la carrocería como en el interior.

Esta inmensa berlina de más de 5 metros de longitud mezclaba elementos clásicos como el diseño curvado de los elementos de la carrocería con toques modernos como llantas y faros

Preguntando a Mr. Vignale qué criterios le llevaron a materializar tan llamativa creación, sus palabras fueron las siguientes: “Mi Lagonda es el ejemplo de un coche postmoderno cuya estética se puede calificar de clásica moderna”. Los elementos clásicos quedaban plasmados en las líneas y formas del capó, techo y maletero, así como el gran tamaño de las ruedas.

Los elementos “modernos” se mostraban en el diseño de las llantas, los alargados intermitentes, la parrilla delantera y los faros, pero sobre todo en el diseño de su interior, materializando un claro objetivo: buscar el máximo confort, lujo y majestuosidad conforme a la máxima expresión de lo que era un Gran Turismo.

Aston Martin Lagonda Vignale 5

De izda. a dcha., Moray Callum, David Wilkie, Sally Erickson Wilson – Fotografía: Alex Wilkie (Wikimedia Commons) CC BY-SA 4.0

Los interiores fueron diseñados por David Wilkie y la elección de colores y materiales corrieron a cuenta de Sally Erickson. Mostraba materiales de lujo y exquisita calidad, como cuero tipo pergamino, inserciones y elementos de madera de haya, molduras de aluminio, tapizado interior y techo en lanas de primera y unas plazas traseras con un ordenador portátil en una plaza (ojo, en 1993) y un ¿tocador? para las damas en la otra plaza.

En su conjunto el habitáculo recuerda a un salón colonial británico, con el lujo supeditado al confort. Los asientos contaban con todo tipo de regulaciones eléctricas con memoria para sentirse totalmente cómodos frente a un curioso salpicadero cóncavo fabricado en madera. Este salpicadero enmarcaba unos relojes de fondo blanco de lecturas exactas, en el más genuino estilo Art Nouveau.

Un automóvil artesanal y tan exclusivo como este podía tener serios impedimentos para su fabricación en serie, según las palabras del entonces cabeza ejecutiva de relaciones públicas de Ford, Walter Hayes: “No tenemos un firme programa de producción del Lagonda Vignale; por el momento interpretamos su presencia como una base de investigación y estudios estéticos para algo muy exclusivo”.

Su habitáculo artesanal recordaba a un salón colonial británico, enfocado al máximo confort y lujo de sus ocupantes, con toques neo retro. Se planteó con dos mecánicas, un V8 de 4,6 litros y 190 CV de origen Ford, y un V12  de 5,9 litros y 400 CV. No pasó de la fase de prototipo

En un principio se pensó utilizar un motor V8 de Ford de 4,6 litros, 190 CV y 366 Nm de par motor, acoplado a una transmisión automática de cuatro velocidades. Al final se decidió elegir un motor más adecuado y potente, un V12 de 5,9 litros y 48 válvulas, usado posteriormente en el Aston Martin Vanquish V12 y en el DB7. Este propulsor entregaba 400 CV muy elásticos y progresivos.

Toda la mecánica estaba respaldada por una excelente gestión electrónica. Se recurrió a una caja de cambios automática de cuatro relaciones procedente del Aston MartinDB7, así como otros elementos mecánicos como el equipo de frenos de cuatro discos ventilados, parte de las suspensiones -independiente en ambos ejes-, diferencial…

En total se construyeron tres unidades. Las dos primeras originales construidas por Ghia llevaban cinco plazas y el motor V8 de 4,6 litros. Uno iba pintado en gris -posteriormente destruido- y otro en azul Sorrento. Este último se vendió en 2002 por parte de Ford en una subasta por 403.500 dólares, unos 461.000 euros de hoy.

Aston Martin Lagonda Vignale 4

La tercera unidad presentaba numerosos cambios con el objetivo de pasar a producción, utilizando una plataforma diferente de Ford, con unas dimensiones más pequeñas y algunos cambios de diseño, como una parrilla rediseñada y unos faros diferentes y una pintura de color rojo Burdeos. La mayor novedad era el motor V12 de 5,9 litros pensado inicialmente. Su interior se configuró para cuatro personas. Se vendió en 1995 al sultán de Brunei por 1,3 millones de libras esterlinas, unos 2,5 millones de euros de hoy.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.