Coche del día: AMC AMX/3

Coche del día: AMC AMX/3

Un coupé norteamericano de motor central propio con referencias y diseño italianos


Tiempo de lectura: 5 min.

El AMC AMX/3 fue un prototipo de American Motors Corporation realizado con la intención de construir un deportivo biplaza con motor central, pero de estilo europeo. Como sucedió con muchos prototipos, su elevado coste de fabricación se reflejó en su precio final, impidió su fabricación en masa yconstruyéndose solo seis unidades frente a unas estimaciones iniciales de 5.000 unidades al año.

La verdad es que AMC tenía intención de llevarlo a producción, pero se desechó la idea prácticamente después de su presentación. Además, fue la única de las cuatro grandes casas americanas que se decidió a construir un biplaza deportivo con motor central, imitando al Lamborghini Miura. AMC anuló el proyecto tras los seis prototipos iniciales.

El AMX/3 (no confundir con el AMC AMX III Concept) se dio a conocer en un primer momento a un reducido grupo de periodistas en marzo de 1970 en la ciudad de Roma. La presentación oficial se realizó en el Salón del Automóvil de Chicago de ese año. Como prototipo que era, la carrocería estaba fabricada en fibra de vidrio y carecía de motor. El segundo prototipo, presentado en el Salón del Automóvil de Nueva York de abril de 1970, era funcional y ya ofrecía carrocería de acero y motor AMC V8 de 6,4 litros. Tanto en este año como en 1969 se nombró el mejor coche del año por la Sociedad Americana de Ingenieros de Automoción (SAE).

La intención de American Motor Company de fabricar 5.000 unidades de un deportivo con motor central al más genuino estilo europeo, mas no pasó del estatus de prototipo a causa de sus elevados costes de producción

AMC AMX 3 4

Giotto Bizarrini se encargó del desarrollo del modelo -en especial la suspensión y la transmisión- y de su fabricación en Turín (Italia). El pedido original a Bizzarrini fue de 30 unidades. La suspensión era independiente en ambos ejes y la caja de cambios de cuatro velocidades se construyó de forma expresa para el modelo, pues la original ZF de cinco resultó ser frágil para aguantar el par motor del propulsor.

El chasis era de tipo semi-monocasco e iba soldado a la carrocería -ambos de acero- resultando extremadamente rígido. Las pruebas en pista corrieron a cuenta de BMW, realizando también mejoras de ingeniería y declarando oficialmente una rigidez de hasta un 50 % superior a la media de los modelos de la competencia.

El propulsor era un V8 de 6,4 litros que desarrollaba unos 340 CV. Situado en posición central trasera, los ingenieros de BMW elogiaron el elevado comportamiento neutro del AMX/3. Con todas estas mejoras se intentaba situar a este curioso deportivo entre la élite de los deportivos con motor central trasero.

AMC AMX 3 6

Vano delantero del AMC AMX/3

La nueva legislación estadounidense en materia de seguridad de los 70 obligó a los fabricantes locales a añadir antiestéticos elementos adicionales con objetivo de mejorar la seguridad, como unos nuevos paragolpes flexibles que fuesen capaces de resistir pequeños golpes a baja velocidad. Otros elementos de plástico negro adosados añadían sobrecostes a su producción, a lo que, si añadimos un rediseño de su frontal afilado, el precio final seguía engordando.

La puntilla la puso De Tomaso con el Pantera -con mecánica Ford-, un modelo muy parecido al AMX/3, pero mucho más barato a la hora de fabricarlo y por tanto con un precio de venta sensiblemente inferior. En un intento de revivir el proyecto AMC ofreció partes y piezas a Bizzarrini para que construyese hasta 30 unidades, de manera que AMC se comprometía a comprar 10 de ellas, mientras que las 20 unidades restantes se las dejaron Bizzarrini para que se encargase de venderlas. Con mucho dolor y pena tuvo que rechazar la oferta a causa de su reciente quiebra.

Su motor V8  y 6,4 litros, de origen AMC, rendía  unos 340 CV y llegó a alcanzar en la pista de pruebas los 273 km/h

La unidad empleada para realizar las pruebas en pista era de un llamativo color naranja. Las pruebas se llevaron a cabo en el circuito de Monza, y superó con creces las expectativas, pues alcanzó los 273 km/h, 16 km/h por encima del objetivo inicial, favorecido por un afilado y aerodinámico frontal.

AMC AMX 3 5

Esta unidad naranja se restauró y se puso a la venta por la empresa Gooding and Company en la ciudad de Scottsdale (Arizona, EEUU), con un precio de salida de 1,3 millones de dólares, aproximadamente 1.065.000 euros. En 2016 se consideró el Best of the Show de los modelos de Bizarrini mostrados en el Concours d´Elegance de Peeble Beach .

Como solía ocurrir con los prototipos, AMC pidió a Bizzarrini que destruyera las cinco unidades que ya estaban terminadas, acto que no fue llevado a cabo. Además, existían cinco bastidores más que estaban ya terminados, y se tomaron elementos de ellos para construir una sexta unidad. Esta labor corrió a manos de Salvatore Diomante, un antiguo colaborador de Bizzarrini, comercializándose con el nombre de Sciabola.

En la década de los 90 se construyó un Spider de dos plazas totalmente abierto y sin protección alguna ante el viento, a partir de un chasis modificado de los cinco terminados. Se exhibió en el Autoworld Museum, en Bélgica.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.