Coche del día: Lincoln Zephyr

Coche del día: Lincoln Zephyr

Un turismo medio de lujo de preguerra con un V12 en sus entrañas


Tiempo de lectura: 9 min.

El Lincoln Zephyr fue un vehículo de alta gama fabricado por Lincoln, marca perteneciente a Ford Motor Company. Se fabricó de 1936 a 1940 en la factoría de Lincoln Assembly en la ciudad de Detroit (Michigan). Su concepción se debió a Edsel Ford, empresario y filántropo estadounidense, e hijo de Henry Ford; presidió la compañía desde 1919 hasta 1943.

La principal característica que lo distinguía de los rivales de su categoría era la presencia de un motor V12 que entregaba 110 CV a las ruedas traseras. En su país de origen se encuadraba en el segmento de los automóviles de lujo de tamaño medio, con dos longitudes diferentes, entre 5.144 y 5.334 mm, dependiendo de su batalla, que podía ser de 3.099 o 3.175 mm. Su altura era de 1.753 mm y su anchura  de 1.854 mm.

Otro aspecto interesante era su gran variedad de carrocerías disponibles, hasta cinco diferentes -algo habitual en la época-: con cuatro puertas teníamos un sedán y un descapotable, y con dos puertas teníamos un sedán, un coupé y un descapotable. Como vemos, la oferta era generosa y prácticamente podía satisfacer la demanda de la mayoría de los clientes del Zephyr.

Este enorme vehículo superaba los 5 metros y se ofrecía en carrocerías de dos y cuatro puertas, sedán, coupé y descapotable. A pesar de su enorme tamaño, no superaba los 1.500 kg

Su diseño fue obra de Eugène Turene Gregorie, convertido a la postre en jefe del departamento de diseño de automóviles de Ford. Aunque no terminó sus estudios en la escuela secundaria, comenzó su vida laboral en los astilleros de Elco Works de New Jersey, continuando después en una firma de diseño de yates situada en Nueva York, de nombre Cox & Stevens. Su experiencia en este campo se vio reflejada en el diseño del Zephyr, vehículo que fue nombrado “el primer coche aerodinámico con éxito en Estados Unidos” por el MOMA (Museo de Arte Moderno) de Nueva York.

Debajo de esta piel de claras influencias náuticas existía un robusto chasis de acero, desarrollado por John Tjaarda (padre del diseñador Tom Tjaarda). Ambos elementos, carrocería y chasis, consiguieron un coeficiente de arrastre o Cx de 0,45. Tal vez lo que más llame la atención es su doble parrilla frontal a modo de proa de lancha, cuya explicación más plausible era la necesidad de obtener una mejor refrigeración del motor, propenso a calentarse en exceso debido al diseño de los colectores de escape.

La solución más obvia a este problema hubiese sido bajar la línea del frontal del coche, pero esta solución hubiese reducido drásticamente la refrigeración del motor, algo letal para el mismo. También le dota de una peculiar estética, muy personal, y mejoraba la visibilidad delantera gracias a la brecha existente entre las dos parrillas, en particular para “las personas pequeñas y las mujeres”, en palabras de Willard L. Morrison, autor de la patente original de la idea.

1937 Lincoln Zephyr Coupe 2

1937 Lincoln Zephyr Coupe

Incluso hoy en día este coche se puede considerar una obra maestra a nivel estético, utilizando la gota de agua como pauta de diseño general, así como en los guardabarros y en los faros. Fue el primer vehículo en construir una carrocería monocasco totalmente en acero, al igual que el chasis, pues hasta la fecha era común introducir piezas de madera en la estructura de los automóviles. Tampoco resultaba muy pesado para los estándares de la época, alrededor de los 1.500 kg.

El Zephyr se presentó oficialmente en sociedad el 2 de noviembre de 1935, y su nombre hacía mención al nombre griego del dios del viento (Céfiro en español). El nombre era totalmente adecuado si nos fijamos en su fluida línea, de diseño moderno para su tiempo, con una parrilla delantera que reflejaba las lanchas de recreo a motor tan populares en la época. También ofrecía una inusual luna delantera de baja inclinación y unos guardabarros integrados en las aletas.

Otra novedad importante era la presencia por primera vez de un motor V12 bajo su capó, entre 4,4 y 5 litros de capacidad. Eran unos motores propensos a calentarse por defectos de diseño, de aquí la peculiar forma de su frontal de doble casco de lancha deportivo para mejorar la refrigeración

El V12 formaba una V a 75º y tenía la culata plana (flathead), con las válvulas situadas directamente en el bloque. Sufría el mismo problema que el V8 Flathead, un sobrecalentamiento causado por los conductos de escape que atravesaban el bloque; además, la lubricación no era muy eficiente. A su favor podemos mencionar que era un bloque relativamente de fabricar y bastante fiable, además de ser bastante compacto, lo que permitía una buena aerodinámica en el diseño del capó.

1938 Lincoln Zephyr Sedan

1938 Lincoln Zephyr Sedan

Este motor se conocía oficialmente como Lincoln Zephyr Serie H V12, tenía una cilindrada de 4,4 litros (267 pulgadas cúbicas) y rendía 110 CV a 3.900 RPM, junto a un par de 244 Nm en el intervalo de 400-3.500 RPM. En 1938 se añadieron elevadores hidráulicos de las válvulas. A pesar de no ser un motor muy potente, alcanzaba una velocidad máxima de 140 km/h.

En años posteriores se añadieron nuevos motores: en 1940 debutó el bloque de 4,8 litros (292 pulgadas cúbicas), y en 1942 otro más grande, con 5 litros (306 pulgadas cúbicas). La producción se detuvo por la Segunda Guerra Mundial -EEUU entró en el conflicto el 6 de diciembre de 1941-, no reanudándose hasta 1946.

El modelo supuso un repunte de las ventas de Lincoln a finales de los años 30, pues solo en el primer año de su producción -1936- se vendieron 15.000 unidades, un 80 % de las ventas totales de la marca. Desde 1941 todos los modelos de Lincoln se basaron en el Zephyr, y aunque la proporsión disminuyó progresivamente, siguió siendo el modelo que conformaba el grueso de ventas de la marca.

1939 Lincoln Zephyr Coupe

1939 Lincoln Zephyr Coupe

Cada año experimentaba pequeños cambios. En 1937 presentó una nueva parrilla con cinco pares de barras cromadas horizontales y un nuevo tablero de instrumentos. Fue novedad el coupé de dos puertas y tres plazas. Se vendieron cerca de 30.000 unidades.

En 1938 se cambió de nuevo la parrilla, de formato horizontal y dividida en dos secciones, compuestas por finas barras cromadas verticales. Este cambio fue por razones prácticas, una mejor ventilación del motor, pero sentó una pauta estilística para modelos posteriores de otras marcas. Las unidades vendidas se redujeron a 19.000 a causa de la grave recesión económica. Se presentaron dos convertibles, coupé y sedán.

En 1939 se vuelve a cambiar el diseño de la parrilla, más ancha y con barras cromadas verticales, con un frente más vertical. Las bases de las puertas pasan a cubrir los estribos de acceso al interior, y se le añaden frenos con asistencia hidráulica. Se vendieron cerca de 21.000 unidades. En 1940 se rediseña la carrocería, desapareciendo los estribos, y ofreciendo una carrocería más ancha e imponente, con un 22 % más de superficie acristalada. Su total de ventas alcanzó las 21.000 unidades.

1940 Lincoln Zephyr Sedan

1940 Lincoln Zephyr Sedan

En 1941 sufre pequeños cambios estéticos, con una parrilla delantera rodeada de una gruesa moldura cromada, y los faros se ubican en los guardabarros delanteros. Se ofrecía en tres versiones: Zephyr (básico), Continental (deportivo) y Custom (Lujo). Esta última versión tenía un chasis de batalla extendida en 330 mm. Se vendieron unas 17.000 unidades.

En 1942 adopta un frente similar a los Cadillac, en línea con las modas de diseño de la época, pero perdiendo parte de la pureza de su diseño original. Su comercialización fue bastante breve. La última unidad del Lincoln Zephyr salió de las cadenas de producción el 10 de febrero de 1942, ya que las prioridades industriales del país pasaron a ser otras.

El Lincoln Zephyr se consideraba un automóvil de lujo de tiradas discretas y era un símbolo de estatus social. Se exportó a Latinoamérica y era el coche de moda de las familias acomodadas en aquellos países donde se vendió. Si su diseño te parece tremendamente familiar, quizás lo hayas visto en “Las 7 bolas de cristal”, una de las aventuras de Tintín, en color amarillo.

1942 Lincoln Zephyr Sedan

1942 Lincoln Zephyr Sedan

Cuando finalizó la contienda, el apellido Zephyr desapareció de los modelos, llamándose Lincoln a secas. Se recuperó brevemente en 2006 para la versión derivada del Ford Fusion/Mercury Milan, volviéndose a perder en 2007 -el Zephyr se renombró como MKZ-. En el período intermedio se intentó recuperar la idea de un automóvil de lujo moderno, pero de menores dimensiones, como el Lincoln Nido con carrocería de dos puertas de 1950, el Versailles de 1977, el Continental de 1982 y el LS de 2000.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Lincoln Zephyr con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!