Los nuevos Corvette (C8) y Shelby GT500 se enfrentan en línea recta

Los nuevos Corvette (C8) y Shelby GT500 se enfrentan en línea recta

Sorprende lo que agarra el deportivo de Chevrolet... y lo que empuja el de Ford


Tiempo de lectura: 3 min.

Tanto el Chevrolet Corvette (C8) como el Ford Mustang Shelby GT500 2020 son dos potentes deportivos estadounidenses que en Europa no podemos ni siguiera soñar con oler (al menos no a través de los concesionarios). Por otro lado, Hennessey Performance siempre trata de exprimir todos los coches que pasan por sus manos. El dúo de Detroit ya ha caído y, antes de empezar a tratar con sus entrañas, nos han podido mostrar algunas medidas de aceleración interesantes.

El preparador con sede en Texas, que ya está poniendo a punto su propia visión de un Corvette turboalimentado (y suena de maravilla), recientemente enfrentó una unidad de serie con el kit opcional Z51 Performance Package contra la realeza de los muscle car, el nuevo Shelby GT500, que deja al Dodge Challenger SRT Hellcat como un mero segundón de la clase. Sin embargo, el nuevo Corvette tiene un as bajo la maga, y es que su motor está colocado en posición central.

Con ello se consigue un centro de gravedad más bajo y un mayor apoyo sobre el eje trasero. En términos de hacer una salida desde parado, estás particularidades consiguen que la tracción sea más eficaz que en la cobra sobrealimentada, además de tener cierta ventaja en el ancho de los neumáticos (315 vs 305 mm). Ambos cuentan con un mecánica de ocho cilindros y una caja de cambios automática de ocho relaciones, pero en cuanto a cifras, el Mustang gana por goleada.

Estamos a unos años del próximo Corvette ZR1. Por primera vez en su historia, recurrirá a un V8 biturbo de cigüeñal plano que, posiblemente, hibridado y una potencia cercana a los 1.000 CV

El nuevo Corvette hace gala de un corazón de 6,2 litros atmosférico capaz de producir 495 CV y 630 Nm gracias al empuje adicional proporcionado por el escape de alto rendimiento que viene con el paquete deportivo. El GT500 es una bestia diferente, ya que cuenta con un tamaño menor de 5,2 litros, pero acude a un compresor volumétrico para entregar 770 CV y 847 Nm. Sobre el papel, el GT500 tiene ventaja, pero también es cierto que hay 386 kilos en su contra (1.530 vs 1.916 kg).

En una carrera de resistencia directa, el más ligero Corvette vuela fuera de la línea abriendo una ventaja inmediata de varios metros, con un sprint hasta los 100 km/h en 2,9 segundos frente a los 3,3 s del Shelby GT500. Sin embargo, la fuerza adicional del coupé de Ford le permite alcanzar rápidamente al ‘Vette en el momento en que alcanza la quinta marcha, un poco más allá de los 160 km/h. Aún así, es destacable que el deportivo de Chevrolet se mantenga firme hasta los 190 km/h.

Para la segunda prueba, una carrera de aceleración lanzada desde 64 km/h, la mayor potencia y la línea roja más alta del Shelby (7.300 vs 6.450 RPM), no es rival para el indefenso Corvette. Por lo tanto, la única sorpresa real aquí es lo bien se engancha al asfalto el nuevo Corvette. Pero eso es lo que hace una mejor distribución del peso respecto al eje motriz. Cabe decir también que el General Motors todavía está trabajando en las variantes Z06 y ZR1, por lo que todavía hay mucho por venir de esta nueva plataforma de motor central.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.