Menu

2020 Ford Shelby GT500, el Mustang más potente y salvaje

Con motor V8 de más de 700 CV y cambio de doble embrague

2020 Ford Shelby GT500, el Mustang más potente y salvaje

La marca americana del óvalo azul ha desvelado en el Salón de Detroit que acaba de comenzar, su creación más potente y salvaje hasta la fecha: el 2020 Ford Shelby GT500, que se alza con la corona de ser el Ford de producción más potente de la historia, superando los 655 CV del Ford GT. Aunque no se ha desvelado su cifra final, lo que sí sabemos es que su motor superará los 700 CV de potencia.

Como vemos en las imágenes oficiales, el nuevo 2020 Shelby GT500 conserva la estética de la anterior generación del Mustang, al igual que su hermano de gama, el Ford GT350. Ford Performance ha sido la encargada de dar vida a esta nueva creación.

El nuevo Ford Shelby GT500 es un digno sucesor de la saga creada por Carroll Shelby, con potencia americana y dinámica más europea

Un corazón de carreras

El corazón de este purasangre parte del bloque del GT350 y su motor «Voodoo» 5.2 V8, aunque en esta ocasión prescinde del cigueñal plano. A este bloque de aluminio realizado a mano, se le ha insertado en medio de la «V» un compresor de 2,65 litros de capacidad -mayor que los del Hellcat o Camaro ZL1, pero menor que el del Demon-, junto con un intercooler. Con esto Ford consigue el motor más potente montado en uno de sus vehículos de serie.

Los cambios no se limitan a añadir un compresor y ganar potencia con la introducción de aire de manera forzada: las culatas son de aluminio y las bielas son forjadas. Asimismo, el cárter de aceite se emplea como elemento estructural, para dar rigidez al motor, empleando un sistema de deflector activo patentado para que no falte lubricación en ningún momento, sobre todo en las aceleraciones laterales que se presuponen por encima de 1 G en este modelo.

La transmisión es la misma que monta el Ford GT, la TREMEC de doble embrague y siete marchas, que envía su potencia al palier de transmisión de fibra de carbono. Los cambios de velocidades se realizan en menos de 100 milisegundos, lo que es muy poco tiempo, aunque hay cajas de cambio algo más rápidas, como algunas que montan en Ferrari o Lamborghini. En combinación con esta caja, se ofrecen cuatro modos de conducción: normal, invierno, drag y deportivo.

Alcanza los 96 km/h en tres segundos y hace el cuarto de milla en 11 segundos, el Mustang más rápido de la historia de Ford

Ford Mustang GT500 22

Un chasis a la altura de su potencia

Los frenos de este Shelby están firmados por Brembo, con discos de 420 mm delante y pinzas de seis pistones, de la parte trasera Ford no ofrece datos. Con esta configuración, ofrece un 20 % más de área de contacto que el GT350 y un 30 % más de disipación térmica en el tren delantero.

Los neumáticos son de Michelin y han sido diseñados en exclusiva para el Shelby GT500 siguiendo las especificaciones de Ford Performance. Se ofrecen dos opciones: los Michelin Pilot Sport 4S y los Michelin Pilot Sport Cup 2, con banda de rodadura y compuestos específicos.

En Ford Performance saben que no basta con añadir potencia a un motor para conseguir un buen deportivo. Es necesario dotarlo de un chasis que se encuentre a la altura de su potencia, y por los datos que hemos visto, parece que lo está

En cuanto a suspensiones, aprovecha la geometría del GT350, pero la mejora en diferentes aspectos, añadiendo muelles helicoidales más ligeros, la nueva generación de amortiguadores MagneRide o la nueva unidad de la dirección asistida.

Se ofrecen dos paquetes diferentes para el nuevo Shelby GT500: el paquete Handling, que incluye soportes superiores de suspensión ajustables con alerón tipo Gurney, mientras el paquete Carbon Fiber Track incluye llantas de fibra de carbono de 20 pulgadas, siendo las traseras 0,5 pulgadas más anchas -11,5 pulgadas en total-, neumáticos Michelin Pilot Sport Cup 2, alerón de fibra de carbono ajustable y splitter aerodinámico integrado. En esta configuración, los asientos traseros se eliminan para reducir el peso.

Un diseño donde la forma sigue a la función

Como decíamos, este Shelby GT500 mantiene la estética principal del Mustang de la generación anterior, aunque convenientemente modificado para digerir el extra de potencia que lleva bajo su capó. Para empezar, vemos que las aberturas frontales son mayores, aumentando el flujo de aire un 50 %, necesario para mantener refrigerado su motor en las sesiones de circuito.

También vemos que en el centro del capó hay una enorme rejilla, para evacuar el aire caliente del motor, a la vez que provoca mayor carga aerodinámica en el tren delantero. En el trasero, hay un enorme alerón o un flap Gurney y un nuevo difusor, para equilibrar la carga aerodinámica con la del tren delantero.

Su carrocería se puede elegir en Red Hot, Twister Orange y Iconic Silver, con la doble raya longitudinal en contraste

2020 Mustang Shelby GT500 Interior

En el interior encontramos el ya conocido interior del Mustang, pero con toques propios para distinguir a este Shelby GT500. Podemos ver inserciones de fibra de carbono en el panel de instrumentos y las nuevas inserciones en el panel de la puerta en ante Dark Slate Miko, con costuras en contraste. Los asientos Recaro de carreras son opcionales, incluyendo los arneses de seguridad, mientras que si no sientes la llamada del circuito, Ford también ofrece unos asientos de cuero más cómodos con ajuste eléctrico.

Esta nueva versión no se olvida de los más sibaritas: incorpora un panel digital de instrumentos de 12 pulgadas, junto con el sistema de sonido de Bang & Olufsen de 12 altavoces, controlados a través de su pantalla multimedia de 8 pulgadas, situada en la consola central. Para usarlo en circuito todo esto es peso añadido y prescindible, pero si lo utilizas habitualmente, es un equipamiento que se agradece.

Ford desvelará los precios en los próximos meses, aunque si vives en Europa, no te hagas ilusiones: no está previsto que se comercialice en el viejo continente. Si vives en América, estás de suerte, pues podrás llevártelo a casa en otoño de este año.

Galería de fotos

 

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Rest
Piloto
Rest

Glup…mucha chicha tiene esa cobra. Deme el Bullitt verde, de seguro me será más digestivo.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.