Hoy recordamos el Audi e-tron Spyder Concept

Hoy recordamos el Audi e-tron Spyder Concept

Cuando Audi estaba, realmente, a la vanguardia de la técnica


Tiempo de lectura: 4 min.

Audi, siempre a la vanguardia de la técnica, como a ellos les gusta presumir, resulta que se ha quedado atrás en el desarrollo de tecnología eléctrica. Es decir, Audi ya no está a la vanguardia de la técnica y eso, como cabría esperar, no es buena noticia. En realidad es un problema muy serio, que deja a la firma alemana en una posición en la que no debería estar, aunque para ser sinceros, casi todo VAG está en la misma posición: la electrificación no va como debería…

Es un notable contraste con tiempos pasados. Hace poco más de 10 años, Audi era en un referente en la industria, con una evolución casi incontrolable, una capacidad técnica sensacional y unas ambiciones que sorprendía, pues no se conformaban con nada. De hecho, hace poco más de 10 años, la firma alemana era capaz de desarrollar grupos motrices híbridos que tenían como centro principal su tecnología TDI y además, por si fuera poco, lo montaban en un roadster para demostrar que además de eficiencia, también había potencia y deportividad.

Con motivo del salón de París de 2010 se presentó el Audi e-tron Spyder, un espectacular prototipo equipado con tecnología híbrida enchufable y un motor TDI, cuya carrocería roadster, sin techo ni siquiera opcional, adelantaba también algunos rasgos de diseño de la marca. Hoy día casi nadie se acuerda de este coche, pero mostraba un concepto revolucionario gracias a un propulsor V6 TDI 3.0 biturbo asistido por dos motores eléctricos. El motor diésel rendía 221 kW –300 CV– y los dos motores eléctricos sumaban otros 64 kW –87 CV–. Una combinación que lograba un consumo de 2,2 litros cada 100 kilómetros y unas emisiones de 59 gramos de CO2 por kilómetro.

Los motores eléctricos actuaban sobre el eje delantero, donde se entregaban nada menos que 352 Nm de par, y gracias al cambio DSG de siete relaciones y a que, en total, había 650 Nm de par, podía acelerar de 0 a 100 km/h en 4,4 segundos. La autonomía eléctrica anunciada por Audi era de 49 kilómetros, que a día de hoy estaría en la media de muchos segmentos, aunque si consumo es más alto de lo que anuncian otros híbridos enchufales actualmente. Sin embargo, hablamos de un coche con 13 años y con un propulsor diesel, lo que significa que si no hubiera estallado el diéselgate y la evolución hubiera continuado, posiblemente el consumo sería todavía más bajo. Pero eso no es todo, cuando se acabe la batería y el motor de combustión tenga que hacerse cargo de todo, el consumo sería mucho más contenido que en cualquier de los híbridos enchufables actuales, cuya cifra de consumo con batería agotada rara vez baja de los 7,5 litros.

audi e tron spyder concept (4)

Por supuesto, aunque era un concept car que no tenía visos de llegar a producción y además, era un roadster sin techo, se cuidó mucho la aerodinámica y se empleó mucha fibra de carbono para contener el peso, aunque no se privaron de poner unas enormes llantas de 20 pulgadas –enormes e innecesarias–. Ciertamente, la imagen de este coche es espectacular y de haber llegado a producción, habría sido un éxito de ventas. Incluso con un habitáculo que contrasta de una manera brutal con las tendencias actuales. El interior del Audi e-tron Spyder Concept es absolutamente simple, con la instrumentación como única fuente de información. No hay pantallas de ningún tipo –en 2023, cualquier Audi tiene un habitáculo repleto de pantallas hasta para controlar la calefacción– y el lujo se potencia mediante materiales de calidad y una acertada combinación de colores.

El Audi e-tron Spyder Concept muestra que la familia e-tron ha cambiado una barbaridad y que hace 13 años, Audi sí estaba a la vanguardia de la técnica.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.

Alejandro Delgado

Jesus Alonso

Javier Gutierrez