Prueba: Renault Clio E-Tech

Prueba: Renault Clio E-Tech

No hay utilitario en el mercado con un grupo motor híbrido que pueda hacerle frente


Tiempo de lectura: 10 min.

El Renault Clio llegó al mercado en la década de los 90 para reemplazar al Supercinco, la segunda generación del Renault 5, uno de los coches más importantes e influyentes de la historia. Han pasado más de 30 años y el Clio se ha convertido en un referente del segmento de los utilitarios por diferentes motivos, como el confort de marcha o el comportamiento de las versiones más deportivas. Solo le faltaba una cosa para ser realmente interesante y poner sobre la mesa una alternativa que pueda acorralar a sus rivales: un grupo motor híbrido. Renault no ha sido el primer fabricante en adoptar esta tecnología, pero no cabe duda que, aunque tarde, lo han hecho la mar de bien. Tanto, que su grupo motor híbrido está entre los mejores que se pueden comprar actualmente.

Y no lo digo por decir, ya que he probado el mismo grupo motor en tres ocasiones anteriores: con el Renault Captur E-Tech, con el Renault Arkana E-Tech y con el Nissan Juke Hybrid, y en las tres veces, me ha parecido un grupo motor muy logrado, suave en su funcionamiento, con unas buenas prestaciones y unos consumos todavía mejores. Es justo lo que le faltaba al Renault Clio para sumar más logros a su historia y convertirse en uno de los utilitarios más interesantes del mercado. Solo hay que echar un ojo a la oferta disponible, para darse cuenta de que no hay mucho que se pueda comparar con el modelo francés. ¿Cuántos híbridos convencionales hay entre los utilitarios? Está el Toyota Yaris y también podríamos meter en el mismo saco al Honda Jazz, y los dos son menos potentes que el Clio, al tiempo que usan transmisión por variador continuo.

El grupo motor del Clio es algo más complejo y ofrece un funcionamiento más, digamos, normal. El variador continuo tiene un funcionamiento muy particular, que no gusta a todo el mundo, aunque los usuarios se van acostumbrando a él y los ingenieros están logrando mitigar algunas de las pegas de esas transmisiones. Haciendo un breve repaso al grupo motor del Renault Clio, hay que destacar que no tiene embrague, y además, monta dos cajas de cambio diferentes, una con cuatro velocidades para el motor de combustión y otra de dos para el motor eléctrico. Hay un tercer motor eléctrico en el Renault, pero no mueve el coche, su función es la de generar electricidad.

renault clio e tech (19)

Se trata del mismo grupo motor que montaban los modelos antes mencionados, pero en esta ocasión, no rinde 145 CV, sino cinco caballos menos, aunque tampoco es una diferencia especialmente abultada y no supone una pérdida de prestaciones que se pueda apreciar en un día a día. Es un mero dato que no afecta a la usabilidad del coche, siendo una opción tremendamente recomendable si lo que buscas es un coche con etiqueta ECO de la Dirección General de Tráfico.

La suavidad y los bajos consumos son sus mayores características

No podemos pasar por alto que Toyota siempre ha sido la referencia en cuanto a hibridación, la experiencia es un grado y la compañía japonesa lleva mucha ventaja. Sin embargo, Renault ha logrado comerle la tostada a Toyota con un grupo motor que, como poco, igual de bueno. Los híbridos japoneses destacan por finura de funcionamiento y por lograr unos consumos muy ajustados, sin tener que hacer nada más que conducir como lo hemos hecho toda la vida, argumentos que le han supuesto grandes ventas. Pero el híbrido de Renault, aunque, como se ha dicho, más complejo, logra los mismos beneficios y un funcionamiento todavía más suave y con unos consumos realmente contenidos. Lo he podido comprobar al realizar el mismo viaje con un Toyota Corolla sedán y un Renault Arkana, logrando casi los mismos consumos en ambos, siendo el Arkana más grande, más pesado y más potente.

Precisamente ese viaje fue el que me llevó a hablar con Renault para que nos dejaran un Clio híbrido. Si en el Arkana se consiguen unos resultados tan buenos, en el Clio tiene que ser lo mejor del mercado. Y no me atrevo a afirmar algo así, pero si me atrevo a decir que es de lo mejor que se puede encontrar actualmente, tanto por agrado de uso como por consumos, sobre todo en un uso diario y muchos recorridos por poblado. Es un coche que gusta conducir, toda excusa es buena para sacarlo del garaje y conducir. Además, su condición de híbrido hace que no existan límites por zonas de bajas emisiones y podemos circular casi todo el rato con el motor eléctrico. Eso supone una de las características más destacables del Clio E-Tech, su facilidad para circular sin gastar combustible, haciendo que en casi todos los trayectos diarios se circule, casi, en completo silencio –hasta los 20 km/h emite un sonido obligatorio por normativa, para “avisar” a los peatones de la proximidad del coche–.

renault clio e tech (30)

Una curiosidad de este grupo motor, entre otras cosas, es que cuando se gasta la mitad de la capacidad de la batería, el motor de combustión empieza a funcionar como generador para recargarla. Rara vez, muy rara vez, se baja de la mitad de carga disponible, pero no afecta a los consumos, es decir, no se aprecia un aumento claro de gasto de combustible, quizá unas décimas, pero es un aumento muy pequeño, que se compensa al poder circular durante más tiempo con el motor eléctrico. Tampoco molesta en cuanto a sonido, porque está muy bien aislado y siempre que se pida potencia, ambos motores responden con bastante fuerza. Si te cuelas en un cruce, algo que puede suceder de vez en cuando, puedes “desaparecer” con un pisotón al pedal del acelerador. El motor eléctrico tiene una respuesta instantánea, pero el motor de gasolina arranca muy rápido y entrega tu potencia con bastante celeridad.

Los consumos, por lo general, se pueden mantener por debajo de los seis litros, circulando exclusivamente por ciudad. Pueden ser más bajos, pero para ello hay que conducir de forma eficiente, es decir, pisando con suavidad el pedal del acelerador, ganando velocidad con calma, haciendo frenadas largas para aprovechar la recuperación de energía, circulando a baja velocidad y de forma sostenida el mayor tiempo posible… así se pueden ver en la instrumentación cifras que van entre los 4,5 y los cinco litros. Y hablamos de circular solo por poblado, donde siempre se consume más debido a las constantes paradas que se tiene que hacer –cuando más gasta un motor de combustión es iniciando la marcha y ganando velocidad rápidamente, algo que gracias al motor eléctrico, desaparece ya que siempre inicia la marca con el eléctrico–.

Comportamiento muy rutero, pero sin emoción

Renault siempre se ha caracterizado por unos coches con grandes aptitudes ruteras, siendo cómodos y capaces de recorrer cientos de kilómetros con un buen comportamiento y un confort elevado, pero esas peculiaridades, restan algo de emoción a la conducción. Otra cosa bien diferente son las versiones deportivas, las cuales, siempre ha sido referencia para el resto de rivales. En el caso del Clio, lo que más destaca cuando se conduce es, precisamente, esa particularidad que lo hace un gran rutero: el confort y la suavidad de marcha. Todo está diseñado para que sea un coche agradable de conducir en todo momento, con un buen tacto de los mandos, unos asientos con un mullido tirando a blando y un aislamiento acústico elevado.

renault clio e tech (14)

Al mismo tiempo, la entrega de potencia es suave, sin brusquedades ni tirones molestos, trabajando en conjunto con unas suspensiones que, como el resto del coche, están más pensadas para ofrecer un comportamiento agradable y cómodo, que unas prestaciones deportivas en carretera de montaña. Se disfruta más en recorridos con curvas amplias que en curvas cerradas y con alta carga lateral. No es que sea lento, que no lo es, se trata más de personalidad del propio coche y de su puesta a punto, que ofrece un tacto más agradable en carreteras más “abiertas”. Los asientos también influyen en esta percepción, tanto por mullido como por sujeción lateral. Tampoco cuenta con levas tras el volante y no se puede actuar sobre la transmisión, más allá de la posición “B” que tiene el selector del cambio, que sirve para aumentar la retención.

Esa posición “B” resulta muy útil bajando un puerto de montaña –una de sus principales funciones– y para circular por ciudad, porque se puede prescindir del pedal del freno en muchas ocasiones. En autopista, por ejemplo, no resulta tan cómodo, porque se nota claramente la retención y hace perder demasiada velocidad, aunque se puede emplear como ayuda a la frenada si fuera necesario, como si estuvieras reduciendo marchas para ayudarte a frenar con la caja de cambios.

Todo esto no quiere decir que no sea coche para curvas, puedes ir en una carretera de montaña muy rápido, pero el coche no está totalmente cómodo y la confianza al volante no es todo lo elevada que debería para circular a cierta velocidad por determinadas carreteras. Además, es un coche que te pide ir más calmado, actuando de forma más suave sobre los mandos. No obstante, los consumos siempre se mantienen en cifras muy buenas, tanto a ritmo elevado como respetando todas las señales de tráfico. Por ejemplo, por autopista es fácil ver menos de cinco litros, mientras que en carreteras de curvas resulta complicado pasar de los seis litros. En algún momento llegué a ver 6,7 litros, pero nunca más de eso.

renault clio e tech (17)

Precio y equipamiento en la media

A día de hoy, encontrar un buen coche, con un equipamiento elevado y un motor potente, que tenga un precio por debajo de los 23.000 euros, es casi imposible. El Renault Clio E-Tech, con un equipamiento en la media del segmento, no baja de los 24.000 euros, concretamente, 24.706 euros para un Clio E-Tech techno. Hay una opción más barata, el Clio E-Tech equilibre, pero su equipamiento no es tan bueno como en el techno.

¿Merece la pena pagar 25.000 euros por un Renault Clio? Pues todo depende de lo que busques. En casa, por ejemplo, el coche ha gustado mucho y tengo a la jefa diciendo que quiere un coche así para el día a día, tanto por agrado de conducción como por usabilidad y consumos. Si no necesitas mucho espacio, un utilitario actual es más que suficiente para muchos usuarios, incluso con hijos, aunque si somos papás de más de un pequeño, el maletero se queda un poco corto y las plazas traseras, a lo ancho, también. No debemos olvidar que en los años 90, la gente hacía vida con coches de un tamaño muy similar a este y había muy pocas quejas, quizá nos estemos malacostumbrando a coches grandes, sin necesitar realmente coches grandes.

Puedes viajar sin problemas con el Renault Clio E-Tech, puedes ir a la compra sin que falte maletero, diariamente es un coche que cumple con todo lo que puedas pedirle y además, gasta poco y luce la etiqueta ECO de la Dirección General de Tráfico. No faltan sistemas ADAS, ni automatismos para luces o limpiaparabrisas… ¿Qué más necesitas?

Datos técnicos

FICHA TÉCNICARenault Clio
MODELOE-TECH
MOTOR TÉRMICOCuatro cilindros gasolina atmoférico, 1.598 centímetros cúbicos. Delantero transversal con 69 kW (94 CV)
MOTOR ELÉCTRICO 1Delantero, con 36 kW (49 CV)
MOTOR ELÉCTRICO 2Delantero con 15 kW (20 CV), solo para generar corriente y como enlace con entre caja de cambios y motor de combustión
BATERÍAIones de litio colocada en posición trasera con 1,2 kWh (carga útil 0,8 kWh)
RENDIMIENTOPotencia máxima103 kW (140 CV)
Par máximoN.D.
TRANSMISIÓNTracción delantera. Cambio automático de pares de engranajes sin embrague
SUSPENSIÓNDelanteraMcPherson con muelle helicoidal con barra estabilizadora
TraseraRuedas tiradas con muelle helicoidal
DIMENSIONES Y PESOSLargo por ancho por alto (mm)4.050 x 1.798 x 1.440
Batalla (mm)2.583
Peso declarado1.313 kilos
MALETEROCon todas las plazas / asientos abatidos245 litros
Neumáticos205/645 R17 96H
DATOS PRESTACIONALESAceleración de 0 a 100 km/h9,9 segundos
Velocidad punta186 km/h
Relación peso potencia9,37 kilos por caballo
CONSUMOSConsumo medio homologado (WLTP)4,4 litros cada 100 kilómetros
Consumo medio durante la prueba5,5 litros
PRECIO 24.706 euros

Galería de fotos

Renault Clio E-Tech

24.706 euros
Renault Clio E-Tech
6.5

Comportamiento en carretera

7.0/10

Comportamiento en ciudad

7.5/10

Confort

7.5/10

Consumo

7.0/10

Habitabilidad

7.0/10

Infoentretenimiento

7.0/10

Prestaciones

6.5/10

Relación valor/precio

7.0/10

Seguridad

8.0/10

espíritu RACER

0.0/10

A favor

  • Facilidad de conducción
  • Consumos
  • Confort

En contra

  • Poco emocionante de conducir
  • Frenos de tambor traseros
  • Instrumentación
COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

4
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Alberto
Invitado
Alberto

Hola Javi, interesante artículo viendo el uso real del Clio. Mencionas que también probaste el Corolla sedán. Quería preguntarte, viendo que el Corolla hatchback y el Clio e-tech andan casi igual de precio, y aunque sean coches de distinto segmento, ¿con cuál te quedarías priorizando comodidad de conducción (insonorización, respuesta…) y sencillez?


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.