Prueba: Mercedes-Benz E 300 e 4MATIC (W213 II)

Prueba: Mercedes-Benz E 300 e 4MATIC (W213 II)

La berlina por excelencia se pasa al enchufe


Tiempo de lectura: 18 min.

Si alguien dice “berlina” lo más probable es que la primera asociación que te venga a la mente sea “Mercedes-Benz”. Muchos dicen que la palabra “berlina” proviene de “Berlín” y es usada para denominar un coche con tres volúmenes clásicos. Por eso y por su tradición construyendo vehículos de este tipo, nombrar la marca de la estrella de tres puntas es sinónimo de berlinas de lujo y representación. No en vano desde hace muchos años, son los elegidos para desplazar a mandatarios y reyes, sobre todo en la clase S. Pero hay un compromiso que mantiene un punto óptimo de equilibrio entre lujo, tamaño, potencia y precio, y eso lo representa a la perfección la clase E.

Según Mercedes-Benz, el nacimiento de la clase E se remonta a 1947, con el lanzamiento del modelo 170 V (W136), aunque para servidor, podría iniciarse en 1961, con el tipo W110 o “Fintail”, que ya se parece más a los clase E actuales. En cualquier caso, siempre es interesante probar y conocer de primera mano la que es la berlina por excelencia, no sólo por su larga estirpe, sino por su lujo y refinamiento. Esta semana probamos el Mercedes-Benz E 300 e 4MATIC, un híbrido enchufable con tracción total, que poco tiene que ver con aquellos Mercedes históricos de los primeros tiempos.

Primeras impresiones

Nada más verlo, nos resulta familiar: berlina de 3 volúmenes clásicos, pero con el nuevo estilo de diseño que está imprimiendo en sus modelos Mercedes-Benz. Nuestra unidad estaba pintada en rojo jacinto metalizado (1.639 €), algo así como un tono teja con unos brillos diferentes, dependiendo de como le de la luz. Extraña ver hoy en día un fabricante que apueste por las berlinas, dentro de la fiebre SUV que vivimos, pero Mercedes no puede prescindir de una de las series más antiguas de la casa. Y les felicitamos por ello.

Está conectado al cargador. En Mercedes lo colocan en el paragolpes posterior, parte derecha, así que lo desconectamos y abrimos su puerta sin sacar el mando del bolsillo, gracias al Keyless Go

Como siempre, comenzamos por el diseño exterior. El perfil es clásico, algo más redondeado en esta evolución de la clase E, así que sigue siendo reconocible fácilmente como un Mercedes nada más verlo. Los mayores cambios se producen tal vez en el frontal y la zaga. El frente adopta la parrilla multipunto cóncava, que se ensancha hasta llegar a los faros, partida en dos por una tira cromada, y presidida en el centro por la gran estrella de la marca. Justo debajo, hay una abertura de refrigeración con cortinillas, que se cierran en caso de que no sea necesario refrigerar el motor.

Los faros de led rematan el lateral, integrándose muy bien en las nuevas formas. Pero…justo debajo un detalle feo. Unas aberturas laterales simuladas, que deberían corresponder a un intercooler o bien a refrigeración de frenos. Creo que a ningún Mercedes le sienta bien aparentar algo que no es, porque nunca lo han necesitado. Siempre han sido coches auténticos y honestos. En su descargo, decir que el lateral sí está abierto, para crear una cortina de aire sobre la rueda delantera y mejorar el coeficiente aerodinámico.

Vamos a la parte trasera a depositar el cable de carga. Abrimos el maletero, totalmente automático para abrir o cerrar, y vemos el tremendo escalón que deja la batería alojada sobre el eje trasero. No queda estético y resta bastante espacio al maletero, dejándolo solamente en 370 litros. Levantamos la tapa del hueco para los cables, y vemos que es un tanto endeble, no ofreciendo esa sensación de solidez característica de la casa.

En esta parte trasera, tenemos otra crítica: los falsos tubos de escape. Son dos embellecedores cromados con una tapa ciega, que personalmente no me gustan. El escape real queda un poco más abajo, dirigiendo la salida hacia el suelo. Entiendo que es un híbrido enchufable y que tal vez se desee ocultar la parte contaminante, pero sería más honesto realizar las salidas de escape como se ha hecho siempre. En fin, cuestión de gustos.

Los faros traseros de ledes se redondean adaptándose al contorno, convirtiéndose en casi triangulares al morder la tapa del maletero

Mercedes Benz E300e 2021 39

Abrimos la puerta y nos acomodamos en el asiento. El ambiente interior rezuma calidad y lujo, como se espera en un Mercedes-Benz. Los asientos de cuero son cómodos y el ajuste con el volante es sencillo: basta con introducir nuestra estatura en la pantalla de configuración, situada a continuación del cuadro de mandos, y el coche ajusta el asiento y el volante a lo que considera óptimo. La configuración está bien, pero el asiento queda un poco alto para mi gusto, así que lo bajo, al igual que el volante. Es fácil memorizarlo con los mandos situados a la izquierda en la puerta.

Algo muy positivo y que me gustó mucho, es que el salpicadero se ciñe lo máximo posible al parabrisas, dejando mucho espacio al ocupante. Esto contrasta con otros fabricantes, especialmente japoneses, que gustan de crear salpicaderos muy profundos que resultan incluso agobiantes.

Intento acomodarme en el asiento, pero encuentro algo extraño: parece que el centro del volante no coincide con el centro del asiento. Así que solo hay dos opciones, o bien el asiento no está centrado, o bien la columna de la dirección se inclina hacia el centro. Dejo esto para comprobarlo más tarde y me dispongo a conducirlo por primera vez.

El cuadro de mandos y la consola de configuración son un todo: en realidad son dos pantallas de 12,3 pulgadas pero unificadas bajo un único cristal

Mercedes E300e suspension

Suspensión Mercedes-Benz E 4MATIC

Motor y chasis

Arrancamos y silencio absoluto. El coche se mueve con el motor eléctrico porque estamos en modo Hybrid. Como en casi todos los híbridos enchufables, disponemos de los modos Eco, Sport, Electric y Battery Save. Vamos a refrescar la memoria de como funciona cada uno.

El modo Hybrid combina el motor térmico y eléctrico según la potencia que demandemos con el pie derecho, siendo con el que arranca por defecto. El modo Eco da prioridad al bajo consumo, cambiando la respuesta del acelerador y apagando el motor térmico lo máximo posible. Es decir, tendremos que apretarlo más que en cualquier otro modo para conseguir buena aceleración. En el modo Sport, sucede lo contrario: un leve recorrido del pedal derecho se traduce en aceleración instantánea, manteniéndose encendido el motor térmico en todo momento. El modo Electric es para circular únicamente con la ayuda de la batería, y el modo Battery Save utiliza el motor térmico para mantener la carga de la batería al máximo, y poder utilizarla posteriormente.

En el Mercedes-Benz E 300 e 4MATIC tenemos un motor térmico turbo de 4 cilindros, 1.991 cm3 y 211 CV de potencia, unido a otro eléctrico de 122 CV, que se encuentra dentro de la caja automática 9G Tronic de nueve marchas. Combinando ambos, conseguimos una potencia de 320 CV y un par brutal, de 700 Nm como máximo.

Como ya supondréis, el logo “4MATIC” quiere decir que la potencia de este Mercedes se transmite al asfalto gracias a sus 4 ruedas, aunque la marca mantiene su tradicional comportamiento de propulsión, enviando siempre más potencia al eje trasero

Mercedes Amortiguador Agility Control

Amortiguador AGILITY CONTROL de Mercedes-Benz

En cuanto a suspensión, encontramos cambios notables respecto a versiones pasadas del clase E. Al frente, disponemos de paralelogramo deformable (también denominada LSA o Long-Short Arm), minipunto para la marca, ya que se deshace del McPherson de anteriores generaciones; mientras en la parte trasera disponemos de suspensión independiente multibrazo.

La amortiguación es de muelles helicoidales, con amortiguación Agility Control, que no es otra cosa que un amortiguador pasivo de aceite, con dos cámaras, que posee dos coeficientes de compresión-rebote diferentes: uno suave para los recorridos de poca amplitud, y otro más firme para los recorridos de mayor amplitud.

En el caso de este modelo, desconozco por qué no se ofrece el Advanced Agility Control, que disponía de amortiguadores regulables electrónicamente, algo que habría sido una mejora notable para diferenciar un comportamiento confortable, frente a uno más deportivo. Si queremos aún mayor confort, podemos montar como opción los muelles neumáticos (Air Body Control, 2.528 €), aunque los amortiguadores seguirán siendo pasivos. En cualquier caso, no creo que sea una mejora muy notable, ya que la suspensión de serie consigue un compromiso perfecto entre confort y agilidad.

Para que sea más sencillo de entender, podéis verlo en acción en este vídeo.

En cuanto a la parte eléctrica, Mercedes-Benz ha optado por integrar el motor eléctrico dentro de la caja de cambios automática de convertidor de par y nueve relaciones 9G Tronic. La batería se sitúa sobre el eje trasero, algo bueno para obtener un reparto de masas equilibrado, pero malo en términos de espacio, ya que provoca una merma del espacio de maletero con el famoso escalón. Cosas de que no se disponga de una plataforma específica para híbridos, y haya que adaptar la plataforma térmica a estos efectos.

El motor eléctrico ofrece 122 CV, pero se siente más potente gracias a que genera 440 Nm de par. La batería de ión-litio, tiene una capacidad total de 13,5 kWh, pero para preservar su vida útil, solamente se emplean 9,3 kWh para carga y descarga. Recordemos que si realizamos una descarga profunda de este tipo de celdas, dañaremos los electrodos y dispondremos de menos capacidad de carga a partir de entonces.

El cargador que incorpora el Mercedes-Benz E 300 e 4MATIC es de 7,4 kW como máximo, así que no ganaremos tiempo si lo conectamos a un cargador más potente, al menos en corriente alterna

Mercedes E300e Batería

Conducción y prestaciones

Al volante de este Mercedes-Benz E 300 e 4MATIC las primeras sensaciones son de confort. El silencio de marcha y la suavidad, tanto del motor como de la caja de cambios, con subidas y bajadas de marchas casi imperceptibles, es la nota dominante. Tengamos en cuenta que es una berlina, y como tal, su objetivo son los viajes confortables, ya sean largos o urbanos.

En ciudad, el comportamiento es excelente. El motor eléctrico trabaja bien, y añade una buena dosis de par cuando se presiona el pedal derecho, lo cual hace pensar que disponemos de más potencia que la que hay bajo el capó. Así que si presionas a fondo el acelerador, podrás disponer de potencia de sobra para realizar cualquier tipo de adelantamiento en el menor tiempo posible.

Aunque las carreteras de montaña no son su hábitat natural, nosotros lo hemos probado también ahí, y hemos de decir que cumple dignamente. Bien es cierto que no es un deportivo, por lo que las inercias son mayores. Pero la nobleza de comportamiento gracias a su buen reparto de pesos, y la ayuda de la tracción total, hace que por un momento puedas arrancarte a ti mismo una sonrisa enlazando un par de curvas. La suspensión tiene un equilibrio perfecto entre confort y dinamismo, aunque al límite es evidente que aflora su personalidad: no está hecho para hacer tramos, sino para realizar viajes seguros y confortables. Eso sí, ese empuje lo notaremos si la batería dispone de carga. Si no es así, los 211 CV del motor térmico se antojan un poco justos, si realizamos una conducción “al ataque”.

Mercedes Benz E300e 2021 vs E300 W124 20

Si quieres rizar el rizo, puedes optar por la suspensión neumática, pero no es algo que se eche de menos en la versión de muelles metálicos

Y es aquí donde se encuentra su terreno de dominación: las autovías y autopistas. Velocidad constante y seguridad, gracias a su control activo de distancia y numerosas ayudas a la conducción; gran aislamiento del habitáculo de ruidos o vibraciones; y un equipo de música Burmester sobresaliente, hacen de cualquier viaje largo una delicia en este Mercedes.

Bien es cierto que tiene una pega: la capacidad del maletero es reducida debido a su batería. Y esto puede condicionar bastante esos viajes largos, donde destaca, ya que será complicado introducir en su maletero el equipaje para cuatro personas. Si tu objetivo principal para el coche es este, o sea, los viajes largos, mejor opta por la versión estate, el formato familiar, con 480 litros de maletero. Eso sí, tendrá que ser diésel si quieres la tracción total.

En definitiva, una berlina con comportamiento confortable y noble, que no está hecho para hacer curvas de montaña, pero que se defiende de manera honesta, gracias a una suspensión con una puesta a punto muy buena, un motor que empuja (si la batería tiene carga) y una tracción total que ayuda a acelerar en las curvas cerradas.

Mercedes Benz E300e 2021 29

Utilización y consumos

La vida a bordo de este Mercedes-Benz E 300 e 4MATIC es de lo más confortable. Como ya hemos dicho, la suspensión tiene muy buen compromiso entre confort y dinamismo, y el equipamiento es lujoso. Para acomodar el asiento del conductor con unos reglajes prestablecidos, basta seleccionar la altura y se acomoda automáticamente. Eso sí, el volante no está centrado respecto al asiento y la columna de dirección se inclina hacia el centro del coche. Es algo que se aprecia midiendo la distancia del volante al parabrisas, siendo en su parte izquierda mayor que en su parte derecha. Esto hace que la postura al volante no resulte perfecta, y es algo que no solo he apreciado yo mismo, sino otros 3 conductores sin haberles dicho nada previamente.

El silencio de marcha, incluso con el motor térmico encendido, es sobresaliente, alcanzando los 68,4 dB (Leq) a 120 km/h

Como todos los híbridos enchufables, solamente le sacaremos rendimiento si lo cargamos de electricidad a diario. Su batería tarda en cargar 2,5h en CA con un cargador de 4,5 kW, y se reduce a 1,5h si empleamos uno más potente de 7,5 kW. Esto es suficiente para recorrer 45 km en modo eléctrico puro, pero se estirará bastante más si empleamos el modo Hybrid. Nuestra unidad disponía de cable cargador, así que su uso híbrido ha resultado muy cómodo.

Durante nuestro recorrido estándar de prueba de ciclo CER, el consumo ha sido muy bueno, de 6 l/100 en promedio, con un consumo eléctrico de 4,7 kWh/100 km. Esto es debido a que la frenada regenerativa funciona muy bien, aumentando la autonomía eléctrica considerablemente al descender el puerto de montaña.

Las ayudas a la conducción son muy numerosas, e incluían en esta unidad todos los asistentes que hay actualmente en el mercado: velocidad constante con RADAR, para mantener la distancia con el coche precedente, asistente de carril, asistente de dirección, asistente de ángulo muerto, etc.  Si eres de los que realizan largos viajes por autovía/autopista, todos ellos te serán de mucha ayuda para relajarte durante la conducción. Por la noche, sus faros LED ayudan a tener una perfecta visión de lo que ocurre en la carretera, mientras en el interior la ambientación de color configurable recorre las puertas y el salpicadero.

Mercedes E300e Air Balance

El vehículo también incluía asientos con masaje y calefacción, aparte del sistema Air Balance, un sistema de ambientador centralizado, que se sitúa dentro de la guantera

El espacio en las plazas traseras es muy bueno, incluso para personas de estatura por encima de la media, pudiendo realizar largos recorridos sin que moleste el asiento delantero. ¿Dónde está la pega? En el maletero, que resulta pequeño. No podrás ir a realizar grandes compras, ni tampoco introducir maletas grandes, porque en el fondo tienes el escalón de la batería. Aparte de ser antiestético, dificulta la carga de objetos voluminosos, por lo que probablemente si viajas, tendrás que decantarte por maletas de menor tamaño, tipo cabina.

Mercedes Benz E300e 2021 vs E300 W124 13

Ayer frente a hoy

Para esta prueba hemos tenido la magnífica oportunidad de comparar este Mercedes-Benz E 300 e 4MATIC con uno de sus ancestros, el Mercedes-Benz 220 TE (W124) de Chema, nada más y nada menos que de 1995. Separan a estos dos modelos 26 años de progresos y nueva tecnología que Mercedes ha ido aplicando en sus vehículos.

Esta versión de la serie W124 dispone de un 4 cilindros en línea en posición longitudinal, con 2.199 cm3, que ofrece 150 CV de potencia y 210 Nm de par a 4.000 revoluciones. Como en los Mercedes de la época, la tracción era trasera y la caja de cambios manual de 5 marchas. Tenía un consumo de 9,6 l/100 km y podía alcanzar los 198 km/h de máxima, haciendo un 0 a 100 km/h de aceleración en 10,8 segundos. Si eliminamos la parte híbrida del nuevo Mercedes, por disposición mecánica el W124 se parece mucho al actual.

En este caso Chema lo ha vinilado como un coche de asistencia. Años atrás, Mercedes disponía de una flota de vehículos que realizaban la asistencia en carretera a los usuarios de la marca que así lo requirieran (y lo tuviesen contratado)

Qué os voy a decir de las diferencias: son enormes. Casi tres décadas en automoción es como hablar del Pleistoceno en la historia de la Tierra, así que los cambios a mejor de la nueva unidad se dejan notar. Eso sí, el W124 se mantiene dignamente a pesar de sus casi 200.000 km, destacando su calidad de construcción. ¿Aguantarán el paso del tiempo de igual forma los nuevos Mercedes? Si dentro de otros 26 años estamos por aquí, os lo contaremos.

Mercedes Benz E300e 2021 55

Precio y competencia

Con un precio base de 68.552 €, este Mercedes-Benz E 300 e 4MATIC no tiene muchos rivales en el mercado. Tal vez su rival más directo por precio, acabados y calidad pueda ser el Volvo S90 Recharge T8, con un precio de partida de 70.950 €, muy similar al Mercedes, pero que vence por potencia, ofreciendo un total de 455 CV, 135 CV más que el de la estrella. Por contra la disposición transversal del motor y su preferencia por la tracción delantera, lo hacen menos preferible que el Mercedes.

Por debajo en precio, encontramos el Peugeot 508 PSE Hybrid, por un precio de 64.300 € y con una potencia de 360 CV; o el DS 9 E-TENSE 360, por un precio de 66.650 € y con la misma potencia que el Peugeot.

Si queremos algo por menor precio, tenemos que ir un escalón por debajo en tamaño, hasta el Volvo S60 Recharge T8. Con un precio de partida de 58.750 €, nos ofrece el mismo tren motriz que el S90 Recharge, con 455 CV. Este sería tal vez el mejor competidor, ofreciendo más potencia por 10.000 € menos.

Mercedes Benz E300e 2021 03

Conclusiones

El Mercedes-Benz E 300 e 4MATIC nos ha parecido una gran berlina, digna de la representación que ofrece la marca. Resalta su suavidad, su confort de marcha, su aislamiento acústico, y su rodar estable, si no circulamos en modo deportivo. El que sea híbrido, ayuda a mejorar unos consumos, que de otro modo, serían mucho mayores, a pesar de arrastrar el peso extra de la batería. Aunque, como ya hemos dicho, solo le sacarás todo el partido si lo recargas a diario.

No todo iba a ser perfecto. Aparte de sus muchas luces, tiene algunas sombras, como el escalón de la batería en el maletero, o el descentrado del volante. Aparte, su alto precio base, más el alto coste de las opciones, no lo hacen apto para cualquier bolsillo. Aunque tampoco es algo que preocupe a la marca: su cliente objetivo tiene fondos suficientes para afrontarlo.

Si buscas una berlina híbrida de calidad, con ese aura de representación, y que aparte se suba al carro de los híbridos, este Mercedes-Benz E 300 e 4MATIC cumple de sobra. Permite realizar viajes cortos en ciudad en modo completamente eléctrico, y realizar viajes largos con la comodidad característica de la marca, añadiendo ese plus de seguridad y agarre en circunstancias de baja adherencia que es la tracción total. En definitiva, una herramienta ideal para viajar.

Datos técnicos

FICHA TÉCNICA Mercedes-Benz E 300
MODELOMercedes-Benz E 300 e 4MATIC AMG Line
MOTOR TÉRMICOGasolina de 1.991 cc. 4 cilindros en línea en posición longitudinal con 211 CV y 350 Nm. Con Start/Stop.
MOTOR ELÉCTRICOMotor delantero longitudinal con 122 CV y 440 Nm.
BATERÍAIón-litio con 13,5 kWh de capacidad bruta (9,3 kWh útil), ubicada en el maletero
AUTONOMÍA ELÉCTRICA (WLTP)49 km (48 km durante la prueba)
RENDIMIENTOPotencia máxima320 CV
Par máximo700 Nm
TRANSMISIÓNTracción total, cambio automático de convertidor de par 9G-Tronic de 9 velocidades
SUSPENSIÓNDelanteraParalelogramo deformable con muelle helicoidal y amortiguación pasiva de coeficiente variable
TraseraMultibrazo con muelle helicoidal y amortiguación pasiva de coeficiente variable
DIMENSIONES Y PESOSLargo por ancho por alto (mm)4.935 x 2.065 x 1.460
Batalla2.939 mm
Vías del./tras.1.604 mm / 1.608 mm
Peso declarado2.065 kg
MALETERO370 l
NeumáticosGoodYear Eagle F1 con medida 245/45 R18 del. 275/40 R18 tras.
DATOS PRESTACIONALESAceleración de 0 a 100 km/h5,9 segundos
Velocidad punta245 km/h
Relación peso potencia6,4 kg/CV
CONSUMOSConsumo medio homologado (WLTP)1,7 l/100 km
Consumo medio (CER)6,0 l/100 km
Consumo medio durante la prueba7,1 l/100 km
PRECIO UNIDAD PROBADA85.141 €

Galería de fotos (exterior)

Galería de fotos (interior)

Galería de fotos (Mercedes-Benz W124)

Mercedes-Benz E 300 e 4MATIC AMG Line

85141 €
Mercedes-Benz E 300 e 4MATIC AMG Line
7.9

Comportamiento en carretera

8.0/10

Comportamiento en ciudad

8.0/10

Confort

9.0/10

Consumo

8.0/10

Habitabilidad

7.0/10

Infoentretenimiento

9.0/10

Prestaciones

8.0/10

Relación valor/precio

6.0/10

Seguridad

9.0/10

espíritu RACER

7.0/10

A favor

  • Confort general
  • Suspensión muy equilibrada
  • Acabado y equipamiento

En contra

  • Volante descentrado respecto al asiento
  • La batería resta espacio de maletero
  • Calidad de la tapa del compartimento de los cables
COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.