Los coches de Volvo serán como tus padres: sabrán si has bebido o consumido drogas

Los coches de Volvo serán como tus padres: sabrán si has bebido o consumido drogas

Una medida que llegará en 2020 para reducir los accidentes de tráfico


Tiempo de lectura: 3 min.

Volvo acaba de revelar un nuevo paso en sus ambiciones de acabar con las muertes en sus coches. Si el otro día confirmaron que todos sus coches estarían limitados a 180 km/h de velocidad máxima a partir de 2020, ahora han decidido abordar los problemas de intoxicación y distracción directamente relacionados con el alcohol y las drogas.

Además del exceso de velocidad, estos dos últimos factores son otras dos áreas esenciales de trabajo para incrementar la seguridad del tráfico diario. Por ejemplo, las cifras de NHTSA muestran que, en los Estados Unidos, en casi el 30 % de todas las muertes en accidentes de tráfico sufridos en vehículos durante 2017 estaban involucraron conductores intoxicados. Con esta nueva medida, Volvo detectará en sus coches cuándo el conductor está bajo los efectos del alcohol y/o de las drogas.

Aprovechando la introducción de una nueva plataforma (SPA2), la firma sueca cree que este problema debe abordarse instalando cámaras en el automóvil, además de otros sensores que monitoreen al conductor y permitan que el coche intervenga si el piloto está claramente intoxicado o distraído. ¿Y cómo sabrá la máquina si el humano está afectado? En caso de que no responda a las señales de advertencia y corra el riesgo de sufrir un accidente que implique lesiones graves o muerte, el coche tendrá que hacer de madre superiora y evitar un mal mayor.

Volvo no ha confirmado el número de cámaras ni su ubicación, pero llegará en 2020 bajo los nuevos productos construidos sobre la nueva plataforma SPA2

Grafico Volvo Riesgo Drogas

Dicha intervención podría implicar limitar la velocidad del automóvil, alertar al servicio de asistencia Volvo On Call y, en última instancia, reducir la velocidad y estacionar el vehículo de forma segura. Para llegar a este punto, el coche detectará si hay una falta completa de información de la dirección durante largos períodos de tiempo, ojos cerrados en el piloto o fuera de la carretera con demasiada frecuencia, acusados balanceos entre los límites de la vía o tiempos de reacción excesivamente lentos.

“Hay muchos accidentes que se producen como resultado de conductores intoxicados”, afirma Trent Victor, profesor de comportamientos del conductor en Volvo Cars. “Algunas personas todavía creen que pueden conducir después de haber tomado una bebida, y que esto no afectará sus capacidades. Queremos asegurarnos de que las personas no se pongan en peligro como resultado de la intoxicación”, añade en el comunicado.

Volvo también ha presentado Care Key, una función que permite a los propietarios de un Volvo establecer un límite de velocidad para ellos mismos o para sus familiares y amigos. Care Key vendrá de serie en todos los vehículos Volvo a partir del año 2021.

Estas medidas se unen a la mencionada limitación de velocidad, ilustrando cómo los fabricantes de automóviles pueden asumir la responsabilidad activa del lograr el objetivo de conseguir cero accidentes de tráfico al respaldar un mejor comportamiento sobre el conductor. Aunque la pregunta del millón es: ¿hasta que punto estamos dispuestos a renunciar a nuestra privacidad en vistas de mayor seguridad? No cabe duda que Volvo se preocupa por sus clientes, pero su metodología acabará derivando en un formato “Gran Hermano” sobre ruedas.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

6
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Rest
Invitado
Rest

Primero la velocidad, luego el estado psicofísico y luego, a lo mejor, la calidad de un chiste, si cantas regular o si no combinas bien las Martens. Yo no soy un siervo humano, yo no volvo a su manera.

Pablo Mayo
Editor

Me parecen medidas que redundan en la seguridad, pero últimamente se han vuelto muy paternalistas. Si todas las medidas fueran desactivables, estaría mucho mejor, pues son los gobiernos y las leyes los que deben decir las medidas que son de obligado cumplimiento, no los fabricantes.

Rest
Invitado
Rest

Hola, Pablo;

demasiado. Desactivables algunas serán, y otras medidas de seguridad sensitiva más invasiva, vendrán con más fuerza. Como NCAP las estime imprescindibles, no habrá valiente ciclista profesional con coche oficial Volvo, o eso de ‘tengo prisa llego tarde’, se acabó (positivo ipso facto y no vamos a ningún sitio, respectivamente).

Javier Costas
Suscriptor

Yo creo que es un movimiento muy coherente, Volvo ha estado por delante de las regulaciones, y por eso el XC90 de primera generación seguía logrando en 2014 el Top Safety Pick+ por no hacerse migas en la prueba de solapamiento al 25 % (small overlap) como sí hacían casi todos sus competidores de diseño reciente. La confianza en la bondad del hombre al estilo Rousseau no funciona en seguridad vial, hay que limitar los errores humanos y nuestras propias debilidades. El que quiera conducir mamado o a más de 180 km/h tendrá que hacerlo en un coche de otra… Leer más »

Pablo Mayo
Editor

Estoy de acuerdo en lo que dices, pero la responsabilidad debe ser de quien se pone a los mandos del vehículo. O eso, o si ocurre un accidente, que se responsabilice la marca.

Javier Costas
Suscriptor

Ahora que lo comentas, Volvo sí asumirá como fabricante -aunque la normativa inexistente disponga otra cosa- lo que pase cuando sus vehículos estén en modo autónomo. En caso contrario, la responsabilidad es siempre del conductor. Eso debería significar que todo el mundo cumple las normas, pero claro, en un mundo idílico.

Para Volvo los muertos a bordo de sus coches siempre son mala publicidad, aunque el muerto se lo haya ganado a pulso.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.

David García