Menu

El último Saab 9-3 construido saldrá próximamente a subasta

El final de una serie de 420 ejemplares antes de su desaparición total

El último Saab 9-3 construido saldrá próximamente a subasta

¿Qué tiene Saab que tanto nos gusta? Es innegable que a lo largo de su historia ha fabricado modelos dignos de recordar, como el 900 Turbo o el 9-3 Viggen. Han pasado ya ocho años desde que la marca dejó de funcionar a todo trapo, y la echamos de menos. Pero, para los más entusiastas de la marca, hoy tenemos una alegría: se va a subastar el último ejemplar del Saab 9-3 Aero.

No se trata de una de las últimas unidades, sino de, literalmente, la última. NEVS, quien compró la antigua fábrica de Saab Automobile AB y los activos de la quiebra de 2011 de la efímera Spyker Cars, será la encargada de buscar un nuevo dueño para este ejemplar tan especial. Salió de la línea de montaje en 2014, y sus ruedas apenas han recorrido cinco kilómetros. Su destino era acabar destruido en una prueba de choque; menos mal que no fue así.

NEVS explicó que, si bien la producción en masa cesó en 2011, tenía suficientes piezas aún para continuar la producción del 9-3 Aero por un tiempo limitado. Así que, durante un breve período que comenzó el 2 de diciembre de 2013, NEVS volvió a encender las luces de la fábrica de Saab en Trollhättan, Suecia, con el objetivo de hacer que las existencias restantes se agotasen. Cuando salió el ejemplar número 420, las luces se volvieron a apagar.

Saab 9 3 Final Edition (3)

Los últimos Saab 9-3 que salieron a la venta bajo el mandato de NEVS solo se podían comprar en gris o en negro

En ese punto, la compañía como tal llevaba inactiva dos años y medio. Esos coches fueron muy similares a los modelos “Griffin” de 2012, que lucían fascias delanteras rediseñadas, carcasas de los faros con tinte azul y pequeños cambios menores. Bajo el capó, un motor tetracilíndrico de 2,0 litros con turbo capaz de entregar 209 CV y 300 Nm. Se asociaba a una trasmisión manual de seis velocidades que enviaba la potencia a las ruedas delanteras.

Con este corazón, el Saab 9-3 Aero podía cubrir los 100 km/h desde parado en 7,7 segundos y alcanzar los 235 km/h de velocidad punta. No cabe duda de que es un coche que estaba bien fabricado, pues la plataforma original del modelo data de 2003 –compartida con el Opel Vectra coetáneo– y su restyling más perceptible llegó en 2008. Los años le han tratado bien, y parece que este sedán acabará encontrando nuevo dueño.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.