Menu

Coche del día: Saab 9-3 Viggen

Declaración de intenciones

Coche del día: Saab 9-3 Viggen

Recuperar el nombre que había sido utilizado en un avión caza de la marca sueca ya decía mucho del planteamiento de esta versión del 9-3, hasta entonces de cierto carácter burgués pese a sus motores turboalimentados de los que habían hecho su bandera. Ocurrió en el año 99, si bien Saab había dado luz verde al proyecto cinco años antes con el nombre de SVO Concept cuando esta carrocería se denominaba aún Saab 900.

Aunque a su llegada ya existía el 9-5 Aero de talante deportivo del que el Viggen heredaría el motor, el enfoque del 9-3 era manifiestamente mucho más radical. El diseño ya auguraba que nos encontrábamos ante un Saab muy especial por los prominentes paragolpes, faldones laterales, y el alerón que tenía una función más allá de la meramente decorativa, pues según la marca jugaba un papel crucial para reducir las fuerzas de elevación traseras. Sin embargo, el diseño no era lo más impactante; lo mejor ocurría cuando nos acomodábamos en sus envolventes asientos de cuero, y no porque el interior resultara especialmente deportivo, sino porque al pisar el pedal derecho el Viggen tenía una capacidad de dejarnos pegados a ellos como pocos coches en aquella época.

¡Vaya patada! El turbocompresor fabricado por Mitsubishi era el encargado de dotarle de ese carácter indomable con una sensación de empuje que sólo encontrábamos en vehículos con bastantes más caballos. Esa indomabilidad no es sólo una forma rebuscada de describirlo, sino que se convertía en una sensación real. Al tren delantero le costaba asimilar su potencial con pérdidas de tracción que requerían de manos expertas para someter a los 225 CV del 2.3 multiválvulas.

Saab 9-3 Viggen

Su empuje era brutal, por lo que -incluso en vías rectas y buen estado., había que ser cuidadoso con dosificar el acelerador, tratándole con mimo si no queríamos vernos apurados por los zigzagueos de su morro, habiendo de cambiar de marchas constantemente porque subía de vueltas con contundencia al tiempo que el silbido del turbo nos alentaba soplando a una presión de 1,4 bares.

Los retoques en su carrocería, así como el logo de Viggen presente en varios lugares, potenciaban su exclusividad, pero lo realmente impactante provenía del enérgico 2.3 de 225 CV y 342 Nm de par

El Saab 9-3 Viggen se comercializó en España con las carrocerías coupé y cabrio, aunque en otros mercados también se vendió el cinco puertas. A nivel mundial, la mayor producción recayó en la variante Cabrio, un hecho curioso teniendo en cuenta sus características, pues su comportamiento se veía aún más comprometido por el motor debido a la menor rigidez de su chasis. El precio a pagar por prescindir del techo (12.000 euros más que el Coupé) era a su vez muy elevado, pero disfrutar de un descapotable con esa capacidad de empuje resultaba ser toda una experiencia.

COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.