El último Bugatti EB110 SS construido puede ser tuyo

El último Bugatti EB110 SS construido puede ser tuyo

Tan solo 33 unidades Super Sport fueron construidas


Tiempo de lectura: 3 min.

Antes de la llegada del Veyron o el Chiron estaba el Bugatti EB110. Fue construido en la década de los 90, cuando Bugatti era conocida como Bugatti SpA, y en ese entonces y estaba dirigida por el distribuidor de cavallinos rampantes Romano Artioli. El estilo del EB110 era un gusto adquirido, pero su tecnología y rendimiento eran revolucionarios en el momento.

Su chasis monocasco de fibra de carbono era de lo más vanguardista, mientras que el motor 3.5 V12 alimentado por cuatro turbocompresores era capaz de desarrollar más de 560 CV a las cuatro ruedas a través de una caja de cambios manual de seis velocidades. La edición Super Sport (inicialmente Sport Stradale) incrementaba la potencia hasta los 612 CV gracias a una nueva gestión electrónica, inyectores más grandes y un sistema de escape menos restrictivo.

Bugatti construyó 84 ejemplares del EB110, pero la versión Super Sport era la más potente, y la más rara de encontrar actualmente (33 unidades). Lanzado en 1995, el EB110 Super Sport podía alcanzar los 100 km/h desde parado en solo 3,26 segundos y lograr una velocidad máxima de 355 km/h, lo que lo convirtió en el vehículo de producción más rápido del mundo en ese año. El McLaren F1 le robó la corona algunos años más tarde, en 1998, con una velocidad máxima de 391 km/h.

Bugatti EB110 SS 08

El Bugatti EB110 fue un coche revolucionario en los años 90 por su ingeniería, pero también por la maestría de sus trazos, dibujados por Marcello Gandini

También pesa 150 kilos menos que el modelo estándar, y cuenta con un exterior actualizado. Ello se traduce en un alerón trasero fijo, rejillas de ventilación para el sistema de frenos ubicadas detrás de las ruedas delanteras y un parachoques delantero más agresivo que incorpora un splitter aerodinámico. El capó, la cubierta del motor y el sistema de ventilación se hicieron de fibra de carbono para reducir el peso y mejorar el rendimiento, y las ventanillas laterales fueron reemplazadas con cinco orificios de entrada de aire para el compartimiento del motor.

Con número de chasis 39040 y motor 146, este Bugatti EB110 SS es considerado el último ejemplar fabricado por Bugatti antes del cierre de la compañía hasta su adquisición por parte del Grupo VAG. Según el anuncio del vendedor, este coche fue comprado en febrero de 1995 y fue entregado en septiembre de aquel mismo año. El coche fue matriculado en 1996 en Italia (AM 390 LA) a nombre de la empresa. Un año después, Bugatti quebró.

Se subastaron diversos bienes de la firma, y este ejemplar tan especial acabó en Luxemburgo, con apenas 300 kilómetros en el odómetro. En 2003 cambió por última vez de manos, acabando en el garaje de su dueño actual. Según el anunciante, en 2015 el coche fue completamente revisado; es decir, cambio de aceite y filtro del aire, y aceite de la caja de cambios y del diferencial también sustituidos. Pintado en Grigio Chiaro con un interior bitono, el precio concreto de este Bugatti EB110 SS no lo conocemos, pero se acaba de subastar en RM Sotheby’s otro Bugatti EB110 SS de 1994 -chasis 39012- el pasado 6 de febrero de este año, por 2.030.000 euros.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.