Menu

Toyota Ultra-Compact BEV, el eléctrico perfecto para las calles angostas

También disponible en versión Business para empresarios

Toyota Ultra-Compact BEV, el eléctrico perfecto para las calles angostas

Este biplaza aún sin nombre definitivo, se conoce por el momento como Toyota Ultra-Compact BEV y ha sido diseñado “para viajes de corta distancia con un impacto limitado en el medio ambiente”. Mide 2.490 milímetros de largo, 1.290 mm de ancho y 1.550 mm de alto, y entrará en producción el año que viene para cumplir con las nuevas regulaciones de microcoches japonesas.

Con una autonomía declarada de 100 kilómetros entre recargas, un radio de giro “extremadamente estrecho” de 3,9 metros y una velocidad máxima de solo 60 km/h, el pequeño modelo nipón está dirigido directamente a los conductores de entornos urbanizados y calles angostas, y más específicamente a los ancianos y nóveles. El tiempo de carga es de cinco horas desde una toma de 220 voltios de potencia, y no hay capacidad de carga rápida especificada.

“Queremos crear una solución de movilidad que pueda apoyar la sociedad que envejece de Japón y proporcionar libertad de movimiento a las personas en todas las etapas de la vida”, afirma Akihiro Yanaka, jefe de desarrollo de la compañía. “Con el Ultra-Compact BEV, estamos orgullosos de ofrecer a los clientes un vehículo que no solo permite una mayor autonomía, sino que también requiere menos espacio, crea menos ruido y limita el impacto ambiental”.

Toyota Ulta Compact BEV (3)

El Toyota Ultra-Compact BEV se podría definir en pocas palabras como una versión miniaturizada de un smart EQ fortwo

Hay dos versiones de este diminuto coche eléctrico, una prevista para uso personal y otra de mayor tamaño para fines comerciales, la versión Business. Este último se ha desarrollado con un interior configurable según el modo seleccionado (Drive, Office y Relax), y ofrece distintas comodidades como una mesa plegable. Porque no todo es movilidad personal, ya que Toyota ha de atender a aquellos que hacen negocios en otras ciudades donde necesitan una forma simple y eficiente de ponerse en contacto con los clientes.

Toyota cree que estos vehículos podrían ser utilizados por los municipios como una alternativa de cero emisiones a formas de transporte más convencionales. Teniendo en cuenta que en algunas grandes ciudades ya empiezan a aflorar los coches más inteligentes para la urbe, no es la idea más loca. Toyota se ha asociado con, aproximadamente, un centenar de entidades corporativas y gubernamentales en usos potenciales para vehículos como el Ultra-Compact BEV.

Toyota Ulta Compact BEV Business (2)

La firma japonesa tiene la intención de vender un millón de coches eléctricos, incluidos los modelos de batería y de pila de combustible, para 2025. Se espera que la mayoría de estos pertenezcan al primer grupo, aunque el segundo ya está siendo explotado por el Mirai (del que ya hay una segunda generación en camino). Era el paso más lógico tras ser una de las empresas pioneras en la hibridación.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.