2020 Shelby GT350 y GT500 Signature Edition, hasta 811 CV

2020 Shelby GT350 y GT500 Signature Edition, hasta 811 CV

Dos versiones especiales y limitadas a 100 unidades al año


Tiempo de lectura: 5 min.

El Ford Mustang es un modelo icónico, un coche inmortal condenado a existir durante todo lo que duren los coches, al menos tal y como los conocemos. Y al igual que otros modelos en su misma condición, está condenado a ser como es y a ser criticado por cualquier cambio que se atrevan a realizar sobre su apariencia o características. Un ejemplo claro es que, junto al Ford Focus Active, será el único turismo convencional que sobrevivirá a la quema de modelos que la marca realizará en Estados Unidos, donde centrará su gama en SUV y en crossover.

La imagen que atesora el Mustang, su aura, se ha ido forjando durante décadas hasta convertirse en un mito cuyos orígenes, puramente yankees, apenas son apreciables en Europa. Aquí, el nombre de Mustang tiene la fama actual por motivos que no tienen nada que ver con su fama en Estados Unidos y se trata más de un contagioso virus automovilístico que un conocimiento puro del modelo. No en balde, lleva apenas unos años llegando de forma oficial a nuestro mercado y aunque su conducción resulta especial y su V8 con cambio manual (por cierto, un cambio muy bueno) es poco común, no tiene la historia que acumula en su mercado local.

Esto no quiere decir que el Mustang no nos guste, todo lo contrario, el Mustang es uno de esos coches que ocuparía nuestro garaje tanto por su historia como por las prestaciones de su versiones más potentes. Versiones que, por desgracia, no se comercializan en Europa de forma oficial. Y este último apunte es importante, porque si te lo puedes permitir, solo tienes que buscar un especialista de confianza y traerte una de las versiones más radicales del modelo. Versiones como las nuevas “Signature Edition” de los 2020 Shelby GT350 y 2020 Shelby GT500.

shelby gt500 se (3)

Shelby GT500 SE

Desparrame a la americana

Si por algo destacan los Mustang de Shelby es por ser auténticas bestialidades con ruedas, capaces de derretir neumáticos al mismo ritmo que queman gasolina. Pero hay una versión en especial, que destaca por encima del resto: el Shelby GT500. Este coche es uno de los más potentes y deportivos que se han creado sobre la base del Mustang y la variante Super Snake es el tope de gama, cuyas prestaciones son realmente elevadas.

No obstante, el Super Snake queda un poco eclipsado en esta ocasión, pues los ingenieros de Shelby han exprimido las posibilidades del GT500 hasta límites algo extremos. Así, el 2020 Shelby GT500 SE (Signature Edition) promete 811 CV extraídos de su V8 5.2 sobrealimentado. Para llegar a estas cifras, en Shelby han recurrido a un nuevo compresor, a mejoras en el sistema de refrigeración y a un nuevo intercooler, que trabajando en conjunto logran sumar 40 CV adicionales al motor del GT500.

En el caso del 2020 Shelby GT350, no hay cambios en el motor, el mismo V8 de 5,2 litros sobrealimentado del GT500 con otra configuración, y se mantienen los 533 CV originales, más que suficientes para acabar en la cárcel a poco que te descuides con el pedal derecho, aunque bastante lejos de la descabellada cifra de potencia del GT500 SE.

shelby gt350 se (1)

Shelby GT350 SE

Mucho más que potencia bruta

Este caballaje ataca las ruedas traseras del 2020  ShelbyGT500 SE sin piedad mediante nuevos palieres reforzados. Para que no se desmande el eje trasero, además de un diferencial de deslizamiento limitado ya presente en el GT500, el Signature Edition tiene refuerzos en las torretas, nuevas barras estabilizadoras y muelles de tarado más duro. Los neumáticos pueden ser Michelin Sport Cup 2 y las llantas son siempre de 20 pulgadas.

Cambios que también se añaden en el GT350 SE, aunque en este caso se centran en el refuerzo de torretas, en las barras estabilizadoras, muelles más duros y nuevas llantas de 19 pulgadas. Son modificaciones que buscan una mayor eficacia en conducción deportiva, principalmente en circuito, donde otros cambios añadidos a estas versiones toman mayor coherencia, como la semi jaula trasera, el capó de fibra de carbono (para ambas versiones) y el selector del cambio con recorridos y longitud acortados.

Igualmente, tanto el 2020 Shelby GT500 SE como el 2020 Shelby GT350 SE puede equipar paquete de cuero para interior o una carrocería ensanchada. Cada unidad que se fabrique estará registrada en el Registro Estadounidense oficial de Shelby con un número “Shelby CSM”, que confirma su autenticidad como automóvil Shelby. Solo los modelos salidos de las instalaciones Shelby y las recraciones y restauraciones de la empresa Classic Recreations tienen este código.

Las ventas de cada coche beneficiaran a la Fundación Carrol Shelby, que fue establecida por el propio Carroll para ofrecer asistencia médica a los más necesitados, así como para crear oportunidades educativas para los jóvenes a través de programas de capacitación automotriz y de otras posibles profesiones, como formar parte del Museo automotriz Shelby.

Galería de fotos

2020  ShelbyGT350 SE

2020  ShelbyGT500 SE

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.