Serenissima Ghia GT: lo que pudo ser y no fue

Serenissima Ghia GT: lo que pudo ser y no fue

La única unidad existente ha sido vendida por 452.960 euros


Tiempo de lectura: 4 min.

El Serenissima Ghia GT es un diseño salido de la mano de Tom Tjaarda y concebido por el Conde Giovanni Volpi di Misurata y Alejandro de Tomaso. Puestos en contexto, en 1967 De Tomaso acababa de comprar el famoso carrocero italiano Ghia y quería que el Conde aprovechara el nombre de su equipo de carreras Serenissima para vender un coche deportivo de alta gama, dispuesto a rivalizar con sus primos de Maranello.

Giovanni Volpi había heredado una enorme propiedad y un título de noble de su padre, pero sus gustos eran más propensos al mundo de las carreras de coches que a la hípica, por lo que estableció su propio equipo de competición, la Scuderia Serenissima. El Conde compró sus monturas de circuito a Enzo Ferrari, con quien tuvo una excelente relación hasta la “Revuelta del Palacio”, cuando un grupo de los ingenieros más destacados abandonaron la compañía repentinamente después de una discusión con il commendatore.

Estos antiguos ingenieros de Ferrari, bajo el apoyo del Conde Giovanni, establecieron una nueva compañía para construir coches de carreras, Automobili Turismo e Sport (ATS). Cuando Enzo se enteró de esta fechoría, se negó rotundamente a venderle nuevos bólidos de competición. Esto dejó al burgués en una posición difícil y le condujo directamente a la creación del automóvil que vemos en pantalla.

Serenissima Ghia GT 1968 8

A primera vista, el Serenissima Ghia GT parece que tiene rasgos en común con los modelos de De Tomaso. No debería de sorprender, ya que fue desarrollado por Ghia poco después de que Giorgetto Giugiaro diseñara el De Tomaso Mangusta. Al diseñador estadounidense Tom Tjaarda se le asignó el proyecto para definir el aspecto del Serenissima Ghia GT, que tomó parte del lenguaje de diseño del Mangusta y, unos años más tarde, acabaría dando vida al más recordado De Tomaso Pantera.

Tanto el De Tomaso Mangusta como el Pantera y el Serenissima Ghia GT comparten una clara similitud familiar, y muchos piensan que el Serenissima Ghia GT es en realidad un prototipo no-oficial de De Tomaso

Fui amigo de De Tomaso, quien era propietario de Ghia (…) De Tomaso era un personaje increíble, muy dinámico y lleno de vida. Construimos un coupé muy bien diseñado, que tenía una suspensión increíble. Se redondearon las esquinas completamente planas“, afirma el Conde Giovanni Volpi di Misurata. El equipo de Ghia se puso manos a la obra y presentó en el Salón del Automóvil de Turín en otoño de 1968 un concept car que anticipaba fidedignamente el producto final. Pero no era una carrocería vacía, sino que era un prototipo totalmente funcional.

Serenissima Ghia GT 1968 10

El Ghia GT originalmente estaba equipado con un motor V8 Massimino de 3.5 litros, siendo rápidamente reemplazado en 1969 por un motor Alf Francis M-167, el que todavía equipa hoy. Cada cámara de combustión cuenta con tres válvulas por cilindro (dos de admisión y una de escape), además de encendido Marelli y lubricación por cárter seco. Con el mismo desplazamiento que el motor Massimino –3.470 cm3– y la ayuda de cuatro carburadores Weber 40 DCN14, esta necesitada montura italiana era capaz de desarrollar 320 CV a 7.500 RPM a las ruedas posteriores. La caja de cambios es de cinco velocidades, con un diferencial autoblocante.

Para haber sido tan solo un prototipo, el Serenissima estaba muy bien equipado. Asientos deportivos revestidos en cuero y los suficientes manómetros para controlar que todo permanezca bajo control, puesto que los deportivos italianos de esos años no destacaban por su gran fiabilidad. Las ventanillas son de accionamiento eléctrico, el aro del volante se ha hecho con madera noble y el aire acondicionado pone el extra perfecto a gran turismo que equilibra el lujo y la deportividad.

La semana pasada tuvo lugar la subasta de Retromobile en París, con multitud de piezas de la historia automotriz que buscaban nuevo dueño. El Serenissima Ghia GT se vendió por 452.960 euros, un precio astronómico si se tiene en cuenta las horas de restauración que necesita, pero una ganga por un coche único. El Ghia GT es un interesante proyecto que jamás vio la luz. Quién sabe si hubiese gozado de una vida exitosa.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Rest
Invitado
Rest

Se sale el bicho y la historia a sus espaldas.

AP:..arte de la cantidad de ful impregnada mires donde mires, puede advertirse la llave de contacto a la izquierda.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.