Menu

Renault e-PLEIN AIR, un emotivo homenaje al Renault 4L

Nuestro "cuatro latas" se descapota y se convierte en eléctrico

Renault e-PLEIN AIR, un emotivo homenaje al Renault 4L

Es el décimo aniversario de 4L International, un rally histórico que concentra a todos los Renault 4L y Renault Estafette, aunque también está abierto a los Renault clásicos. Se ha celebrado este fin de semana y la gente de Renault no ha querido perdérselo, presentando en Twitter este alegre prototipo: el Renault e-PLEIN AIR.

La marca no ha facilitado muchos datos, pero lo que sí sabemos es que su carrocería se basa en la del Renault 4/4L Plein Air, pero con un tren motriz completamente eléctrico basado en el del Renault Twizy. La creación ha sido una colaboración de Renault Classic y Renault Design, junto a la empresa especializada en repuestos de clásicos franceses, Melun Rétro Passion.

La carrocería Plein Air nació en la primavera de 1968. Se trataba de una conversión que partía de un Renault 4/4L convencional que era convenientemente cortado y adaptado por la compañía Sinpar S.A., perteneciente al grupo Renault. Hasta 1971, Sinpar carrozó 563 unidades -que se sepa- del Renault 4/4L Plein Air.

El exterior permanece casi intacto respecto al original, salvo la anulación de los asientos traseros, con maleta de pícnic de mimbre en color blanco, o la nueva parrilla, también pintada en este color

Renault e plain air 2

Para esta versión se han eliminado los asientos traseros y la capota, imaginamos que para dar cabida a la batería y tren propulsor. El Renault Twizy monta una batería de 6,1 kWh de capacidad y tiene dos opciones de motorización: el Twizy 45, con 5 CV de potencia y 33 Nm de par y el Twizy 80, con 11 CV de potencia y 57 Nm de par. Renault no ha dicho cual de las dos versiones se ha montado en el e-PLEIN AIR.

El Renault Twizy 45 tiene una velocidad máxima de 45 km/h y el Twizy 80, 80 km/h de velocidad máxima. Lo lógico sería pensar que al menos han equipado la versión más potente. Para recargarlo en una toma convencional, tan solo tardará 3,5 horas.

En el interior vemos componentes originales del Renault 4, como la clásica palanca de cambios tipo paraguas en el salpicadero, el volante o los satélites. Lo que sí cambia es el tablero, que lo hereda directamente del Renault Twizy y es completamente digital. Los asientos en tapizado bicolor blanco y azul, aportan el toque moderno y eléctrico a esta versión neorretro.

¿Saldrá a la venta? Es improbable, pero como prototipo y ejercicio de estilo es muy evocador. Quien sabe, tal vez algún taller privado se anima, ofrece en el futuro esta conversión y podemos ver circulando de nuevo a este clásico por el centro de París.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Jose
Invitado
Jose

Me encanta. Aunque se me haría raro arrancar mi 4L de 852cc sin ese sonido y olor a coche clásico jeje

Por cierto, la plataforma del 4L es perfecta para hacer descapotables y conversiones eléctricas, dado que no es autoportante sino que tiene una base sobre la que ancla la carrocería.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.