Menu

Opel Corsa GS Line, el más deportivo de la gama

La marca lo compara con la primera generación del Opel Corsa GSi para destacar su deportividad

Opel Corsa GS Line, el más deportivo de la gama

Opel enfrenta al nuevo Opel Corsa GS Line contra el Opel Corsa GSi (A), en un duelo que sirve para abrir los pedidos de la versión más deportiva de la sexta generación; una variante cuyo motor rinde 130 CV y promete consumos por debajo de los 5 litros, obviamente gasolina.

El nuevo Opel Corsa supone un enorme paso adelante para la marca, la entrada en una nueva era, y por ello, la propia firma está mostrando las diferentes variantes con sus equivalentes de la primera generación. En esta ocasión, la marca aprovecha el lanzamiento del nuevo Opel Corsa GS Line, para recordar el ya casi mítico Corsa GSi.

Opel ha aprovechado la celebración del Salón del Automóvil de Frankfurt, para dar a conocer el nuevo Opel Corsa GS Line, una tendencia que se ha hecho muy popular entre algunos fabricantes (ST Line, N Line, R Line…). Es el mismo lugar donde se presentó hace 32 años el Opel Corsa GSi de primera generación, que con 820 kilos de peso y 100 CV, prometía una conducción entretenida.

La generación previa del Corsa ya tuvo versiones OPC Line, que tenían espíritu deportivo pero con motores normales

Lejos queda del nuevo Opel Corsa GS Line, que anuncia un motor 1.2 turbo tricilíndrico con 130 CV y 230 Nm de par; un propulsor que a pesar de tener que mover más peso (poco más de 1.000 kilos), es más rápido, aunque toda comparación está fuera de lógica. Aún así, el Corsa GS Line acelera de 0 a 100 km/h en 8,7 segundos y puede llegar a los 208 km/h. Los consumos rondan los 4,7 litros en ciclo WLTP, pero Opel anuncia que son provisionales.

Opel Corsa GS Line Opel Corsa GSi 1988 (1)

Se trata de la versión tope de gama, al menos por el momento a la espera de un hipotético GSi. Se le reconocerá por la salida de escape cromada, los paragolpes con formas específicas o por las llantas, entre otras cosas. También contará con la instrumentación digital y un habitáculo con asientos deportivos, pedalier de aluminio y detalles en color rojo en tapicería y salpicadero.

Donde no se pueden comparar ambas generaciones del Opel Corsa, es en los sistemas de seguridad. Casi inexistentes en el modelo de finales de los 80, contrastan los equipados en el nuevo Corsa: alerta de colisión frontal con frenado automático con detección de peatones, control de velocidad inteligente con limitador, asistente de cambio de carril, reconocimiento de señales, múltiples airbags, estructuras de absorción de impactos…

Se han fabricado hasta el momento más de 13,6 millones de unidades, desde que se puso en circulación el primer Opel Corsa, allá en 1982. Se fabricó en la planta aragonés de Figueruelas, donde también se monta la sexta generación, de la que quieren vender 25.000 unidades en España.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Gran Canaria Racing
Invitado
Gran Canaria Racing

Deportividad estética solamente será. Lo que se lleva últimamente


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.