Menu

Lotus Evija, una bestia de 2.000 CV eléctricos

Una nueva era en Lotus da comienzo

Lotus Evija, una bestia de 2.000 CV eléctricos

La nueva era de Lotus acaba de comenzar. Después de 11 años sin lanzar ningún modelo nuevo, salvo iteraciones sobre los ya existentes, ya conocemos al Lotus Evija, el superdeportivo eléctrico que ha venido a cambiar las reglas del juego de Hethel con una ratio de peso potencia sin igual: 0,84 kg/CV.

Motor y chasis

Cuando nos adelantaban el avance de su nombre, ya decían que sería «un Lotus como ningún otro, pero un verdadero Lotus en todos los sentidos», y no les faltaba razón. La marca se desprende de los motores de combustión e inicia su andadura en la era eléctrica, pero sin perder la esencia que Sir Colin Chapman inspiró hace 67 años.

El Lotus Evija tiene un tren motriz completamente eléctrico, con un motor por rueda, generando en total 2.000 CV de potencia y 1.700 Nm de par, siendo el coche de producción más potente del planeta. La batería del Evija va situada en posición central-trasera y tiene una capacidad de 70 kWh, suficiente para recorrer hasta 400 km a velocidades legales. Tiene la posibilidad de cargarse a 800 kW de potencia -cuando existan estos cargadores- y entonces será posible recargar completamente su batería en nueve minutos. Los más potentes en la actualidad son de 350 kW, así que en estos puede cargarse al 80 % en 12 minutos, y en seis minutos más llegar al 100 %.

El tren motriz y la batería han sido diseñados en colaboración con Williams Advanced Engineering

Lotus Evija Side

Todo ello va montado sobre un chasis monocasco de fibra de carbono, que tiene un peso de 129 kg, ayudando a contener el peso del vehículo. En total, Lotus ha logrado que el Evija marque en la báscula 1.680 kg, un peso alto para un deportivo de la casa, pero muy contenido para uno completamente eléctrico. Para tomar una referencia, el Rimac C_Two tiene un peso de 1.950 kg.

Dividiendo el peso entre la potencia, tenemos una ratio espectacular: 0,84 kg/CV, algo muy parecido a un Fórmula 1 actual. Con esto, las prestaciones preliminares de Lotus -no quieren pillarse los dedos- son de menos de tres segundos en el 0 a 100 km/h y menos de nueve segundos de 0 a 300 km/h, con una velocidad máxima mayor de 320 km/h. Lotus asegura que gracias a sus cuatro radiadores de refrigeración, se puede pilotar a tabla durante siete minutos, sin que exista reducción de potencia. Estoy seguro que cuando conozcamos los números reales serán mejores que estos.

La suspensión, algo en lo que son expertos en Lotus, ha sido orientada a proporcionar las verdaderas sensaciones de un superdeportivo de la marca. Posee en total seis amortiguadores, como un Fórmula 1. Uno para cada rueda, y el tercero, que une ambos, controla la altura al frenar o acelerar. Están firmados por Multimatic, son de válvula de carrete -eDSSV- y se montan en casi todas las competiciones del motor. Otro coche de calle que también los equipa es el Ford GT.

Las llantas son de magnesio y 20 pulgadas delante, por 21 detrás, mientras que los neumáticos son Pirelli Trofeo R. Los frenos están firmados por AP Racing, con pinzas de aluminio forjado y discos carbonocerámicos

Lotus Evija Interior 3

Diseño y equipamiento

El diseño del Evija cambia todo lo visto anteriormente en Lotus. Se trata de un coche de dimensiones compactas -4.459 mm de largo, 2.000 mm de ancho y 1.122 mm de alto-, pero con unas proporciones poderosas, donde la aerodinámica juega un papel fundamental.

El frontal deja hueco para el paso del aire en los laterales, mientras la firma lumínica realizada por Osram es de luces láser, tanto para cortas como para largas, siendo el primer vehículo del mundo en equiparlas. BMW equipa este tipo de luces desde hace tiempo, pero solo para largas.

En el lateral se aprecian las canalizaciones de aire que provienen del frente, como las dirigidas hacia atrás, muy al estilo del Ford GT, excavadas en las puertas con apertura dihédrica. Las llantas de seis brazos dobles, aligeran visualmente el conjunto, remarcando lo poderoso que es el diseño.

La marca promete un alto nivel de personalización, donde el usuario podrá elegir colores, materiales e incluso detalles de marquetería con una técnica única, que unirá metales en la fibra de carbono

Lotus Evija Centre Console

La trasera es tal vez su parte más poderosa visualmente. Su gran difusor, que preside la parte central, junto con las aberturas laterales que canalizan el aire rodeadas por unos faros lineales reducidos a la mínima expresión, hacen que el Lotus Evija sea reconocible de inmediato. Su alerón trasero activo también dispone de DRS, como en la Fórmula 1, para reducir el arrastre cuando el piloto desea una velocidad máxima.

Pasando al interior, vemos un diseño de nueva factura, moderno, minimalista y funcional. El volante de forma rectangular da paso a un cuadro de instrumentos completamente digital. Junto a ellos, la consola central que vuela sobre el salpicadero, para disponer de todos los controles táctiles hexagonales a mano, con retroalimentación háptica. El Alcantara y la fibra de carbono son los materiales predominantes, pero no esperéis lujos extraordinarios: este coche es un Lotus y como tal ha sido diseñado para darlo todo en circuito.

Solamente se fabricarán 130 unidades del Lotus Evija, cuya producción comenzará en 2020 en Hethel, la histórica sede de la marca inglesa. ¿Su precio? 1,8 millones de euros más impuestos, y para reservar uno «solamente» tendrás que desembolsar 276.000 euros.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.