Menu

La DGT velará por conseguir una afable convivencia entre los ciclistas y el resto de vehículos

Más controles preventivos, agentes a pie de carretera y helicópteros danzantes

La DGT velará por conseguir una afable convivencia entre los ciclistas y el resto de vehículos

Desde ahora, la Dirección General de Tráfico va a organizar una campaña especial de control sobre el colectivo ciclista, sobre todo los fines de semana y con especial hincapié en hacerlo durante este verano. ¿El objetivo de la DGT? “Reducir la siniestralidad e incrementar su seguridad mediante la vigilancia y el control del cumplimiento de las normas de tráfico por parte de todos los usuarios de la vía”.

Lo cierto es que no queda títere con cabeza a la hora de circular con un vehículo. Sí, una bicicleta es un vehículo –y un patinete eléctrico también–, y como tales, deben cumplir una serie de normativas. Porque un biciclo es un medio de transporte especialmente cómo y práctico de usar. Es una forma de movilidad que aporta un alto grado de libertad, ya sea por un uso lúdico o práctico. Sin embargo, toda libertad también es posible con ciertas normas.

La ingesta de alcohol o sustancias psicotrópicas antes de circular con una bicicleta supone un riesgo que no está exento de sanción. Superar una tasa de alcohol superior a 0,25 mg/l en aire aspirado o a 0,5 g/l en sangre puede acarrear una sanción económica que puede ir desde los 500 hasta los 1.000 euros. En el caso de una prueba de drogas, la multa mantiene los mismos baremos. En cualquier caso, nunca podrán retirarte puntos del carné de conducir.

DGT Ciclistas (3)

No respetar las señalizaciones y las marcas viales a los mandos de una bicicleta también está penado económicamente. Por ejemplo, rebasar un semáforo teñido en rojo es sancionado con 200 euros de multa, al igual que el hecho de no llevar casco si se es menor de 16 años. En el caso de circular a lo largo de una vía interurbana, el uso del casco es obligatorio para cualquier usuario. Usar auriculares también son otros 200 euros.

Ser ciclista no solo sale caro en cuestión de equipamiento, sino también si se es imprudente. Siempre hemos querido creer que circular en bicicleta conlleva muchos menos riesgos y que, por ello, podamos tomarnos ciertas “libertades”. Nada más lejos de la realidad. Al igual que ocurre con una motocicleta, el cuerpo está mucho más expuesto. Consecuentemente, en un duelo ciclista contra coche, será este último quien lleve las de ganar (físicamente hablando).

Imagina esta situación: un conductor de bicicleta circula por la noche ebrio, haciendo eses, por una vía interurbana que conjuga con el jinete: sin ningún tipo de iluminación. Una ese más abierta de lo normal justo al pasar otro vehículo, y fin del trayecto. No solo un ciclista imprudente puede haber fallecido o ser sido gravemente herido, también los ocupantes del coche ejecutor al verse afectados en una maniobra de esquiva por no haberlo visto hasta el último momento.

DGT Ciclistas (4)

Circular en bicicleta por la noche sin luces y chaleco reflectante no está penado, pero sí es altamente recomendable para evitar accidentes

Algo de este ejemplo tiene fundamento real. De acuerdo con Europa Press, un vecino de las inmediaciones de Ciudad Real fue avistado haciendo gala de una conducción en bicicleta digna de las mejores borracheras. Los agentes de Tráfico se hicieron eco del asunto y, al no llevar ningún tipo de iluminación; eran las 03:20 h. Conducía con una tasa de alcohol de 0,95 mg/l en la primera prueba y de 0,90 mg/l en la segunda, casi el cuádruple de lo permitido.

Así, la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil tiene orden de incrementar la vigilancia y los controles en aquellas vías interurbanas que presenten una elevada circulación de ciclistas, así como en las rutas protegidas, focalizando dicha vigilancia en el cumplimiento de las normas referidas a la distancia lateral a la hora realizar adelantamientos, velocidad y maniobras antirreglamentarias.

DGT Ciclistas (2)

También aumentarán los controles preventivos de alcohol y drogas en dichas vías, al igual que en las vías de acceso a las rutas más frecuentadas por este colectivo. Habrá numerosos agentes a pie de carretera aguardando captar a cualquier infractor, y los helicópteros a disposición de la DGT estarán pululando por el cielo para asegurar la correcta convivencia entre los ciclistas y el resto de vehículos.

Según el último Barómetro de la Bicicleta (2017), más de 8,5 millones de ciudadanos utilizan la bicicleta semanalmente (sin contar los que solo la usan los fines de semana), una cifra que va aumentado en el tiempo. Este incremento se constata en el día a día de las ciudades, donde cada vez es más frecuente encontrarse con ciclistas para acudir al trabajo, a los centros de estudio o para realizar sus desplazamientos cotidianos.

Ya seamos conductores de bicicleta o de otro tipo de vehículos, debemos saber siempre a qué nos atenemos cuando estamos circulando por la vía pública. El “tranqui, que yo controlo” o el “por un momento no pasa nada”, se cumple hasta que se demuestra lo contrario. Y como nada en esta vida es eterno y la suerte no es un factor 100 % efectivo, tengamos una buena convivencia.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Rest
Invitado
Rest

En zonas interurbanas he notado un descenso considerable de grupúsculos carentes de actitudes y aptitudes. Lo componían básicamente domingueros con exceso de peso, años e inexperiencia. Un peligroso cóctel si además les añadimos «su almuerzo de media mañana». Me olía este perfil en cuanto mis pupilas analizaban en décimas de segundo y a cientos de metros de distancia, un par de características: orden y velocidad. Cuando les adelantaba y no venía nadie por el otro carril, les dejaba todo el mío para ellos, porque de todos modos sabía que en cualquier momento se lo iban a agenciar súbitamente. Ahora hay… Leer más »


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.