Lotus E-R9, así podría verse un prototipo de resistencia para la década de 2030

Lotus E-R9, así podría verse un prototipo de resistencia para la década de 2030

Por supuesto, estaría propulsado por el tren motriz eléctrico del Evija


Tiempo de lectura: 4 min.

Lotus nos ha estado preparando para sus nuevos horizontes. Recientemente, la firma con sede en Hethel, Reino Unido, anunció el inminente retiro de Elise, Exige y Evora, algunos de ellos ya actualizados con las ediciones finales pertinentes. También ha anticipado la próxima generación deportivos, conocida internamente como Tipo 131. Pero lo que no esperábamos es que la compañía soñara con un coche de resistencia eléctrico para la década de 2030 con el nombre de Lotus E-R9.

En concreto, el E-R9 ha sido desarrollado por Lotus Engineering, la división de consultoría de un negocio que entrega proyectos para clientes externos. El vehículo ha sido creado “como un escaparate tecnológico de su filosofía, capacidad y espíritu innovador en los campos de la aerodinámica y los sistemas de propulsión electrificados avanzados”. Para empezar, “E-R” hacen referencia a “Endurance-Racer” (“Corredor de Resistencia”), mientras que el número 9 homenajea a un coche del pasado.

Exactamente al Lotus Mark IX, el coche con el que el equipo de carreras hizo su debut en las 24 Horas de Le Mans, con el fundador de la compañía, Colin Chapman, entre los pilotos que compitieron en esa edición. Era el año 1955. Es decir, teniendo en cuenta que el prototipo de competición E-R9 es una recreación digital de algo que podríamos ver en los circuitos en 2030, justo coincidiría con el 75 aniversario de aquel momento histórico. Quiénes somos nosotros para impedir que eso suceda.

Lotus E R9 Concept 2021 (1)

El tren motriz eléctrico que usaría el Lotus E-R9 daría energía a cada rueda independiente, mientras que la batería sería intercambiable en caliente durante las paradas en boxes

Con una terminación negra y dorada, un claro guiño a la herencia de la marca que la llevó a conseguir 13 títulos de Fórmula 1, el Lotus ER-9 cuenta con un elegante dosel del estilo jet de combate montado en el centro de la sección superior de la carrocería, formando un ala delta. Algunas de las innovaciones técnicas incluyen una aerodinámica activa muy avanzada con paneles de carrocería “morphing” y superficies de control montadas verticalmente para ayudar en las curvas a alta velocidad.

Dichos paneles “morphing”, colocados a lo largo del perfil del ala delta, proporciona cierta adaptabilidad con unas superficies activas que pueden cambiar su forma y el flujo de aire, ya sea con presionar un botón por parte del conductor o automáticamente de acuerdo con las entradas del sensor de rendimiento. De esta forma, la resistencia sería mínima en las rectas y la carga aerodinámica máxima en las curvas. Las superficies de control verticales en la zaga generarían fuerzas aerodinámicas sin las limitaciones de agarre del neumático.

Aunque Lotus no ha expresado la intención de construir un modelo a escala real del E-R9, funcional o no, señala que 2030 marcará el 75 aniversario de su aparición en Le Mans

El resultado es un coche que se conduce en parte como un automóvil y en parte vuela como un avión de combate. Porque bajo esa carrocería nos encontraríamos con el tren motriz del Lotus Evija. Eso se traduce en un motor eléctrico por cada rueda. “La densidad de energía de la batería y la densidad de potencia se están desarrollando significativamente año tras año”, dijo Louis Kerr, ingeniero al mando del superdeportivo eléctrico. “Antes de 2030, tendremos baterías mixtas que brindarán lo mejor de ambos mundos”.

“Lo que hemos intentado hacer es ampliar los límites técnicos de dónde nos encontramos hoy y extrapolarlo al futuro. El Lotus E-R9 incorpora tecnologías que esperamos desarrollar y que sean prácticas. Lotus tiene una historia increíble en el desarrollo de soluciones únicas, y lo hemos hecho muchas veces en el automovilismo y con nuestros coches de carretera”, ha comentado Richatr Hill, jefe de aerodinámica de Lotus.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.