Hennessey lleva al Cadillac CT5-V Blackwing por encima de los 1.000 CV

Hennessey lleva al Cadillac CT5-V Blackwing por encima de los 1.000 CV

El preparador estadounidense presenta una nueva creación sobre la base de este ya de por sí rapidísimo sedán


Tiempo de lectura: 3 min.

Aunque no está disponible en nuestro mercado continental, el Cadillac CT5-V Blackwing es una de las berlinas más rápidas del planeta. Desde Texas, Hennessey ha considerado que este era un buen punto de partida para llevar a cabo una de sus especiales preparaciones. Así, el paquete H1000 que ha desarrollado la compañía estadounidense para este modelo eleva aún más el nivel de prestaciones del sedán de Cadillac, gracias a una importante intervención sobre su propulsor.

Como decíamos, el Cadillac CT5-V Blackwing no es un automóvil precisamente lento. De hecho, es el modelo más potente que la marca estadounidense haya fabricado jamás. Con sus 677 CV de potencia máxima y 894 Nm de par, extraídos de un propulsor de ocho cilindros en uve y 6,2 litros de capacidad, asistido por compresor, es capaz de alcanzar lo 96 km/h —60 millas por hora— desde parado en apenas 3,7 segundos.

La preparación de Hennessey consigue incrementar estas cifras de potencia y par motor hasta los 1.014 CV y 1.310 Nm de par, respectivamente. Aquellos 3,7 segundos que requería el modelo original para alcanzar los 96 km/h se quedan ahora en solo 2,5 segundos. Lo consiguen gracias a una reconstrucción prácticamente completa de su propulsor y a la instalación de un compresor de mayor tamaño que el equipado por el modelo original, junto con su oportuna reprogramación.

Resurgido como H1000, este Cadillac de cuatro puertas es el sedán de lujo de combustión sin electrificar más rápido del planeta. Es un punto culminante para un segmento que desaparecerá antes del final de esta misma década”, ha comentado John Hennessey, director ejecutivo de la compañía, durante la presentación del paquete H1000 para el Cadillac CT5-V Blackwing

H1000 Cadillac CT5 V Blackwing Hennessey 02

Hennessey incluye un nuevo árbol de levas, acompañado de válvulas de nueva factura, tanto en admisión como en escape, así como unos empujadores específicos que le permiten hacer frente al notable incremento de potencia. También en su sistema de escape se producen importantes cambios, los cuales consisten principalmente en la instalación de unos nuevos colectores de acero inoxidable, así como catalizadores de alto flujo, que consiguen mejorar asimismo su sonido, al tiempo que se mantiene dentro de los límites legales en cuanto a emisiones contaminantes.

En términos de diseño exterior, el Cadillac CT5-V Blackwing con el paquete H1000 de Hennessey apenas muestra diferencias con respecto del modelo original. Simplemente se añaden algunas placas identificativas, que rezan H1000 o Hennessey y que incluyen el concreto número de serie de cada unidad. Estas son visibles tanto en el exterior como en el vano motor del vehículo.

Las primeras unidades del Cadillac CT5-V Blackwing preparadas por Hennessey serán producidas a partir de agosto de este mismo año. No se ha desvelado por ahora el precio que se habrá de pagar por adquirir cada una de ellas, aunque el preparador norteamericano ha informado de que contarán con una garantía de dos años o 24.000 millas —unos 38.000 km— para cada uno de los elementos que forman parte de este paquete H1000.

COMPARTE
Sobre mí

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.