Menu

Encuentran 11 BMW Serie 5 (E34) abandonados durante 25 años

De Alemania salieron, a España llegaron y en Bulgaria acabaron sin hacer un kilómetro

Encuentran 11 BMW Serie 5 (E34) abandonados durante 25 años

De vez en cuando nos encontramos con cosas así. Andas por las calles de Blagoevdgar, al suroeste de Bulgaria, y te topas con una nave donde en su interior se esconde un lote de 11 coches. Son BMW Serie 5 de tercera generación -E34-, vendida entre 1988 y 1996. La noticia salió a la luz el 27 de diciembre del pasado año de la mano de una publicación de Facebook de una compañía y un medio locales, The Rust Center y AutoClub, respectivamente.

Algunas unidades están total o parcialmente cubiertas por una funda protectora; otras lucen el polvoriento tono del paso de los inviernos. Son 11 supervivientes que han permanecido (mal)almacenados e “intactos” durante 25 años, tal y como demuestran los documentos y etiquetas que aún permanecen en los habitáculos. Pero lo más llamativo del hallazgo es que ninguno tiene matrícula, jamás se han conducido ni se han llegado a dar de alta. Bajo el capó, todos los germanos están impulsados por un motor de seis cilindros en línea de aspiración atmosférica (M50), siendo la mayoría correspondientes al 520i (150 CV) y minoría al 525i (190 CV).

Uno de ellos cuenta con carrocería familiar (Touring), el resto son berlinas

Los primeros datos de la historia de estos bávaros datan de 1994. Milen Milanov, fundador de BMW Fans Bulgaria, apunta a un concesionario de nuestra península que pasaba por un mal momento y, aprovechando la liquidación, un empresario búlgaro decidió hacerse con un lote de 186 ejemplares para formar parte de un negocio de alquiler de coches. Logró vender casi la totalidad del lote. Pero ese mismo año entró en vigor un impuesto homólogo a nuestro IVA, incrementando el precio de los vehículos en el país un 20%. El negocio cayó por su propio peso, se habían convertido en coches demasiado caros.

Algunos de ellos han perdido su retrovisor a causa de un techo en mal estado que poco a poco cede ante el deterioro del paso del tiempo; otros sufren de leves rasguños sobre la carrocería. En el interior se puede apreciar mejor la inexistencia de kilómetros. Tanto el salpicadero, como el volante o el pomo de la palanca de cambios lucen casi como el primer día. Incluso unos pocos aún visten el plástico de protección de fábrica. Sin embargo, no podemos decir que hayan permanecido en “vírgenes”. Durante el periodo de abandono han sido utilizados como donantes de piezas de repuesto.

Se desconocen los detalles restantes desde ese momento. Tan solo es certero afirmar que estas piezas permanecerán aparcadas sin dueño más tiempo. Algunas fuentes indican a que pueden ser subastadas a lo largo de los próximos meses, a un precio que podría rondar los 15.000 euros de partida. El mejor destino de estos futuros clásicos es acabar en otro país más tolerante con los más veteranos, donde puedan estirar las ruedas. Ya que han viajado tanto, al menos que ejerciten.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.