Coche del día: Mercedes-Benz E 500 (W211)

Coche del día: Mercedes-Benz E 500 (W211)

¿Se puede pedir más?


Tiempo de lectura: 5 min.

Asumiendo como cierta la afirmación de que la perfección no existe, el Mercedes-Benz E 500 se acercó como ningún otro a la excelencia en el sentido más amplio del término. Empezando con algo tan subjetivo como la estética, al que escribe le parece la generación más atractiva de todos los Clase E diseñados hasta la fecha, con unas líneas que abandonaban definitivamente las formas cuadradas de modelos precedentes por unos trazos que aunaban elegancia y dinamismo.

Por otro lado, aunque a la gran mayoría de conductores les resultase más que satisfactorio un 320 CDI de elevadas prestaciones y bajísimos consumos, un motor de gasolina de ocho cilindros era demasiado tentador como para pasarlo por alto.

El W211 fue lanzado en 2002 con la premisa de ser la berlina más avanzada construida hasta la fecha. Para ello, el departamento de desarrollo recibió un cheque en blanco para su producción y la inversión final ascendió hasta los 2.000 millones de euros. Se partió de una plataforma completamente nueva realizada en acero de alta resistencia y laminado flexible con soldadura láser, lo cual permitió aumentar su rigidez en un 18 %.

Sus cotas variaban poco con respecto a su antecesor, manteniendo la misma longitud de 4,81 metros, aunque se aumentaron la altura y anchura en 2,3 y 1,2 centímetros, respectivamente. Mejorar lo bueno siempre es difícil, pero igualmente se trabajó en la aerodinámica para rebajar el Cx de 0,27 a 0,26.

Mercedes Benz E 500 W211 4

El interior del Clase E W211 se modernizó en la misma medida que la carrocería. Manteniendo el estilo básico y reconocible de Mercedes, la consola central en forma de “cascada” suavizó sus trazos con líneas curvas tanto verticales como horizontales, con una moldura en contraste que recorría el salpicadero de un lado a otro.

Veíamos por primera vez cómo la madera cedía a otros materiales sin que desentonara en el conjunto, demostrando que algo estaba cambiando en Mercedes… Afortunadamente, la calidad se mantuvo a unos niveles que no hemos vuelto a ver en la berlina de la marca de la estrella, o al menos con el mismo esmero que en este W211. Lástima que el diseño del volante no acompañase.

La tecnología propia y la tomada de otros modelos de Mercedes, hacían que este Clase E se convirtiese en la mejor berlina del momento, al menos hasta que sus rivales movieron ficha un par de años más tarde

Decía más arriba que los motores CDI cumplirían las expectativas de muchos conductores, y más cuando Mercedes llegó a ofrecer hasta 5 versiones con potencias que oscilaban entre los 122 y los 260 CV del poderoso 400 CDI. También hubo lugar para un modelo AMG, el E55 con 476 caballos no aptos para todos los públicos. De esta manera, el E 500 se antojaba como la opción más purista. Un bloque de 5 litros, ocho cilindros en V y tres válvulas por cilindro que rendía 306 CV y 460 Nm de par.

Mercedes Benz E 500 W211 1

Asociado a un cambio automático de cinco velocidades, el funcionamiento del conjunto enfatizaba la comodidad en detrimento de la deportividad, pero no por ello el E 500 carecía de fuerza, con un empuje constante en la zona media del cuentavueltas capaz de dejarnos pegados al asiento con una ligera insinuación al acelerador. Declaraba un 0-100 km/h en 6 segundos, mientras que el kilómetro se cubría en menos de 27 segundos, cifras más que suficientes para una berlina como el Clase E sin apellidos.

El E 500 contaba con otra característica que dejaba a las claras por qué era la berlina más avanzada del momento. Me refiero al Airmatic DC, la suspensión neumática que venía de serie con esta motorización y podía equiparse como opción en el resto de la gama. Un sistema que podía funcionar de manera totalmente automática o a través de la selección de uno de sus tres modos prefijados.

Con él, la dureza de la amortiguación variaba según las necesidades de cada situación, analizando parámetros como las condiciones de carga o el estilo de conducción. Asimismo, controlaba la altura de la carrocería dependiendo de la velocidad, reduciéndose 15 milímetros al superar los 140 km/h y volviendo a su posición original al rebajar los 70 km/h.

Mercedes Benz E 500 W211 3

E 500 con el AMG Sports Package (W211)

El Airmatic servía como complemento a otras ayudas con las que también contaba el Clase E, y aunque algunas de ellas estaban ya extendidas (EBD o ESP), se tomó del SL otro elemento diseñado junto a Bosch, el SBC, que actuaba sobre los frenos con el objetivo de controlar la fuerza de frenado en cada rueda, redundando en la máxima eficacia ante detenciones de emergencia. Por todo ello, la estabilidad del E 500 brillaba a un nivel que de nuevo rozaba la perfección, aderezándose con ese toque especial de todo vehículo de propulsión.

Un coche en el que el confort se elevaba a límites inalcanzables para muchos de sus rivales y que evidenciaba el por qué Mercedes era el espejo en el que mirarse por entonces. Claro, que como bien es sabido, toda esa tecnología tenía un precio. En este caso 64.350 euros, -5.000 más que un BMW 540i-. Pero para acercarse aún más a la perfección, ahí estaba la larga lista de elementos opcionales que podían engrosar la tarifa final todo cuanto quisiésemos, destacando el techo panorámico o los asientos multicontorno calefactados y ventilados.

Quizá alguno de vosotros lo haya conducido lo suficiente para corroborar si el E 500 estaba tan cerca de ser el coche perfecto. Por desgracia, nunca pude permitirme comprármelo cuando salió al mercado hace 16 años, pero aún hoy me sigue pareciendo un modelo de lo más tentador.

COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

3
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
CarlosAMG
Invitado
CarlosAMG

Veo a menudo un Clase E que creo que lleva el pack Business Edition que le mete un eescape a cada lado como el de las imagenes de arriba y unas llantas multiradio del SL55 AMG de la epoca que le quedan increible. Es el coche hecho elegancia.

fga
Invitado
fga

Mercedes es clase E, ese modelo le salvo la vida siempre, w124 en lo personal es el elegido.
Debo reconocer que el w211 le volvió a dar él aura a la clase e qué creó él w210 no pudo mantener de su predecesor.
Estoy de acuerdo que este modelo posiblemente sea el último gran clase e presentado, por calidad, confiabilidad y respetando la esencia MB.
Sds

Adri
Invitado
Adri

Un vecino tiene uno con llantas opcionales (Mercedes tambien) cuantos más años tiene más bonito me parece


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.

Mario Jiménez