Coche del día: Daihatsu Terios 1.3

Coche del día: Daihatsu Terios 1.3

De la ciudad al campo, pero con estilo


Tiempo de lectura: 4 min.

La presencia de Daihatsu en nuestro país fue relativamente breve y más bien discreta, pero lo cierto es que nos dejó algunas rarezas dignas de ser recordadas. En España se vendieron, entre otros, el Feroza -un pequeño 4×4 con base compartida con el Bertone Freeclimber-, el Aplause -un sedán de tamaño medio con portón-, el Copen -un pequeño roadster al más puro estilo kei car japonés- y el Terios, el coche que nos ocupa hoy.

En el empeño de querer siempre cuadrar un modelo en un segmento o encontrarle rivales, con el Terios era sencillamente imposible, pero es que en realidad no hacía falta porque en los 90 la imaginación de los fabricantes volaba tanto como las golondrinas de Borges y hasta los nichos de mercado se quedaban cortos para según qué modelos. Con sus 3,84 metros de longitud, el Terios servía para los urbanitas que quisieran moverse por ciudad desde una posición elevada sin renunciar a la practicidad de las cinco puertas.

Para el entorno rural o lugares con nevadas frecuentes o climatología adversa, era también una opción a tener en cuenta por sus cualidades como todoterreno. Algunos veían un punto de monovolumen en su carrocería, aunque esta clasificación sería demasiado forzada por mucho que el Terios contase con un capot inclinado o su altura fuese superior a su anchura (1,69 por 1,56 respectivamente).

Daihatsu Terios S

Daihatsu Terios S

Continuando con su motor, aquí sí que parecía claro que el Terios no estaba ideado como un vehículo para recorrer largas distancias por carretera abierta. Su 1.3 de 83 CV limitaba su uso, con una velocidad máxima de 145 km/h y un 0-100 en 16,1 segundos. Cierto es que no todo el mundo conduce a pie de tabla, pero no todo son prestaciones.

Con desarrollos muy cortos y la exigencia de movernos en la zona alta del cuentavueltas para sacarle algo de partido a sus prestaciones, el ruido se colaba en el habitáculo resultando incluso incómodo, como si fuese una alarma que anunciase que el límite máximo aconsejable había llegado. Su chasis de largueros estaba bien para circular fuera del asfalto, pero sobre él no resultaba lo más idóneo, amén de los tarados de suspensión blandos que provocaban balanceos en la carrocería. La aerodinámica y la gravedad confirmaban asimismo cuál no era su hábitat natural.

Dejando a un lado el asfalto, el Terios mostraba sus armas, aunque con matices. Carecía de reductora, pero la tracción 4×4 se acompañaba de un diferencial central y autoblocante trasero. Allí los límites los ponían su altura libre al suelo y los neumáticos más enfocados a su uso por carretera. No era tan eficaz como otros 4×4 pequeños para un uso decididamente offroad, si bien el Terios se defendía con mucha solvencia.

Otra particularidad del pequeño Daihatsu eran sus cinco puertas. Buscando algo similar, nos íbamos hasta algo más de los cuatro metros que medía un Suzuki Vitara Wagon. El plus de practicidad en su tamaño contenido tenía como contrapartida un maletero de 220 litros, insuficiente para viajes en familia. Los ocupantes de todas sus plazas debían lidiar con la escasa anchura dentro del habitáculo. Tanto, que ni siquiera las puertas delanteras contaban con huecos portaobjetos en ellas. El diseño del salpicadero era sencillo, poniendo la nota de color el fondo azul de la instrumentación o el alegre jaspeado de la tapicería.

El Terios se comercializó en nuestro mercado con dos niveles de acabado, DX y SX, separados por 2.600 euros que se justificaban no solo por el superior equipamiento del SX (aire acondicionado, llantas o paragolpes pintados), sino por la tracción más elaborada de este. Con un precio de partida de 13.000 euros de hace veinte años, no era ninguna ganga como herramienta de trabajo o segundo o tercer coche de una familia con el que subir al monte o moverse por ciudad, pero como capricho resultaba bastante asequible, teniendo en cuenta además la exclusividad por tratarse de un modelo minoritario totalmente diferente a todo lo que se vendía en España por entonces.

COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!