El pintoresco Peugeot 806 Procar vuelve a subastarse

El pintoresco Peugeot 806 Procar vuelve a subastarse

Este monvolumen único, que compitió en las 24 horas de Spa Francorchamps de 1995, puede ser ahora tuyo


Tiempo de lectura: 3 min.

La década de los noventa del siglo pasado fue la era dorada de los monovolúmenes. Muchos fabricantes se adentraron en este nuevo segmento, y algunos de ellos unieron fuerzas para comercializar productos de este tipo con sus distintivos, pero dividiendo entre ellos el coste de su desarrollo.

Peugeot, Citroën, Lancia y Fiat tuvieron su propio proyecto de esta naturaleza, denominado Eurovans, que dio lugar al Peugeot 806 y al Lancia Zeta, entre otros —se prolongó veinte años, hasta 2014, dando lugar a diferentes versiones—. Los modelos de las cuatro marcas eran fabricados en la planta francesa de Sevel Nord. La cuestión era: ¿cómo diferenciarlos entre sí en términos de estrategia de producto, si en realidad eran el mismo vehículo?

Peugeot decidió, como parte de su estrategia publicitaria para su monovolumen, no solo plantarlo en Port Aventura para que las familias —como la mía— que visitaban el parque pudieran verse seducidas por su imagen, sino también poner una versión en competición. Este fue el Peugeot 806 Procar, desarrollado gracias a Kronos Racing —empresa con amplio historial como preparador de vehículos de carreras para PSA— y que fue inscrito en las 24 horas de Spa Francorchamps de 1995, en la categoría Procar. La noticia que os traemos hoy es que está próximo a ser subastado, por si alguien está interesado en pujar por este modelo exclusivo.

El Peugeot 806 Procar, después de haber clasificado tercero en su clase, hubo de abandonar antes de alcanzar el ecuador de las 24 horas de Spa Francorchamps de 1995, aquejado de problemas en su motor

Peugeot 806 Procar subasta (2022) 01

Partiendo de un Peugeot 806 convencional, se sustituyeron sus frenos y suspensiones por los de un Peugeot 405 Mi16, y en su vano motor se instaló el propulsor de un Peugeot 306 Maxi de rallies, un dos litros con 280 CV de potencia máxima. Por supuesto, su chasis fue reforzado y su interior contaba tan solo con un asiento de competición para su piloto, provisto de arnés de seguridad, y una jaula antivuelco que ocupaba prácticamente el resto del habitáculo.

Consiguió un duodécimo puesto en la clasificación para la carrera, tercero en su clase. Sin embargo, hubo de abandonar cuando se llevaban disputadas diez horas de carrera debido a un fallo en su propulsor. Antes, frenos y diferencial ya habían dado problemas, poniendo de manifiesto el escaso desarrollo del proyecto antes de su salida a pista.

Y es que se trataba fundamentalmente de una maniobra publicitaria, promovida por la filial de Peugeot en Bélgica, así como por uno de los tres pilotos del vehículo en dicho evento, Pascal Witmeur, muy vinculado con Kronos Racing. Y no cabe duda de que fue una maniobra exitosa, en atención a los comentarios del mencionado piloto tras la carrera.

Cada vez que pasábamos por Raidillon el público aplaudía. Les gustaba porque, aparte de ser atípica, habitualmente se ponía a dos ruedas”, dijo Pascal Witmeur, uno de los pilotos a los mandos del Peugeot 806 Procar en las 24 horas de Spa Francorchamps de 1995

Peugeot 806 Procar subasta (2022) 10

El Peugeot 806 Procar permaneció en la colección privada de uno de los fundadores de Kronos Racing, Jean-Pierre Mondron, hasta su fallecimiento en 2016. Desde entonces ha cambiado de manos en alguna ocasión. Actualmente, Aguttes sitúa el posible precio de adjudicación entre los 35.000 y los 50.000 euros. ¿Te parece poco? Pues has de saber que no cuenta con motor ni con caja de cambios. Bueno, menos problemas, ¿no es así? Os dejamos con un vídeo del Peugeot 806 Procar en acción durante las 24 horas de Spa Francorchamps de 1995, para que os lo podáis pensar con más información.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.