Menu

Coche del día: Peugeot 405 Mi16

Una berlina dócil y agresiva de la marca del león

Coche del día: Peugeot 405 Mi16

Hagamos un intento de definir con pocas palabras los aspectos más llamativos de este coche. Temperamental, nervioso, agresivo, pero pacífico al mismo tiempo. Todo depende del trato que le demos al acelerador y la marcha seleccionada. Era en conducción deportiva donde esta berlina se comportaba como un pura raza dentro del segmento de berlinas medias.

Su diseño exterior no ofrecía discusión, una obra más de Pininfarina. Muy conseguido, de líneas fluidas y porte distinguido -por entonces- ofrecía un Cx de 0,30, de lo mejorcito que podíamos encontrar. El toque deportivo le venía dado por un paragolpes delantero más cercano al suelo, un llamativo spoiler trasero y en el lateral nos encontrábamos con unas llantas de aleación con neumáticos de bajo perfil -195/55-R15- y unos faldones que redondeaban una línea equilibrada en agresividad y esbeltez. En este vídeo podemos verlo enfatizando su carácter deportivo con una nota de humor.

Nos instalamos en su interior y no encontrábamos ninguna pega en la posición de conducción. Los asientos delanteros poseían múltiples regulaciones y los respaldos tipo pétalo sujetaban muy bien la espalda. Todos los mandos y botones estaban a mano y el pedalier tenía una buena disposición para realizar el punta-tacón gracias a la cercanía del acelerador y freno. La palanca de cambios era corta, con movimientos rápidos y muy precisos, con la única pega de la inserción de la marcha atrás, ya que teníamos que esperar un tiempo mayor al deseable para insertarla.

Peugeot 405 Mi16 3

El volante tenía el tamaño adecuado para su manejo rápido, con una adecuada desmultipicación para callejear, por autopista ofrecía una gran seguridad al conductor yendo a altas velocidades. Sobre los frenos pocas críticas se podían realizar, tan solo un tacto esponjoso en la primera mitad de su recorrido, aunque de fácil dosificación sin mostrar síntomas de fatiga después de varias frenadas a altas velocidades. El sistema iba complementado con cuatro frenos de disco asistido por un buen servo y un eficaz ABS.

Continuando con el interior, su cuadro de relojes e indicadores era sobrio, claro y de lectura rápida, con indicador de presión y temperatura del aceite, interesante para una versión deportiva. La calidad de los materiales de todo el salpicadero y consola central no parecía muy buena, auguraba un envejecimiento prematuro. Respecto al interior destacar que era muy generoso en habitabilidad, con unas puertas grandes y con gran ángulo de apertura. La visibilidad trasera se veía mermada por un maletero alto y su prominente alerón.

Debajo del capó nos encontrábamos un motor de 1.905 cc de cuatro cilindros en línea con doble árbol de levas y 16 válvulas. Entregaba una potencia cercana a los 160 CV a 6.500 RPM, siendo su par máximo de 180 Nm a 5.000 RPM, teniendo una curva de par plana y aprovechable desde las 3.000 RPM. Demostraba una gran elasticidad, incluso a bajo régimen, muy adecuado para la típica conducción por las atestadas calles de nuestras ciudades. En el momento que alcanzábamos el régimen de par máximo el sonido del motor pasaba de un suave ronroneo a un rugido hasta el siguiente cambio de marchas. Otro coche para disfrutar conduciendo.

Peugeot 405 Mi16 2

Sus prestaciones eran más que dignas e incluso elogiables. El 0 a 100 km/h lo realizaba en 8,36 segundos y los 1.000 metros desde parado los cubría en 29,22 segundos, y la velocidad máxima alcanzaba los 221 km/h. Sus consumos no eran para nada desorbitados, pues oscilaban entre los 6,5 l/100 km a 90 km/h, los 8,1 l/100 km a 120 km/h y los 11,3 l/100 km por ciudad. Con un depósito de combustible de 70 litros no teníamos problemas para hacer largos viajes.

En 1990 se incorporó la variante 4×4, que llevaba el mismo motor que la versión de tracción delantera, pero con un sistema de tracción total con un diferencial autoblocante Torsen en el eje delantero. Además se complementó con una suspensión trasera hidráulica autonivelante, con lo que la adherencia y capacidad de tracción de este 4×4 eran superlativos. En el otro lado de la balanza nos encontrábamos con un aumento de peso de 140 kg -hasta los 1.240 kg- y unas prestaciones ligeramente resentidas, con un 0 a 100 km/h en 9,4 segundos y una velocidad punta de 215 km/h. ¡Ah! Y su precio, unos 5.000 euros más que la versión “normal”.

https://youtu.be/k0pSEiPHng

Se comercializó hasta 1994, aunque desde el 1992 convivió con su sustituto, el 405 T16, con el mismo bloque motor, pero al que le añadieron un turbo aumentando su potencia hasta los 220 CV.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

3
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
SergioQ4
Invitado
SergioQ4

Esta versión puntual perdía 0,01 de CX? Porque recuerdo claramente que el P405 ostentaba el record de la época, junto con Fiat Tempra de 0,29.

Pablo Mayo
Invitado
Pablo Mayo

Por ser concretos, el 405 Mi16 tenía un Cx de 0,296, que rendondeando a dos cifras nos da el 0,30. El Peugeot 405 SRI disponía de un Cx de 0,297, un 0,001 más. Vamos, una diferencia despreciable.

SergioQ4
Invitado
SergioQ4

Nunca leí el dato con tres decimales! Buen dato.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.