El Ferrari F40 de 1.000 cv de tus sueños

El Ferrari F40 de 1.000 cv de tus sueños

Fue modificado para competir y ahora vuelve a las calles


Tiempo de lectura: 3 min.

Todos estamos de acuerdo en que el Ferrari F40 es una de las máquinas que más nos ha hecho soñar del mundo de la automoción. Sus angulosas curvas, su pequeña franja negra recorriendo toda la línea central del vehículo y su característico alerón son inconfundibles. Pero en este caso va más allá, este Ferrari que será subastado por RM Sotheby´s cuenta con un pasado de competición y en su historial cuenta con la ayuda de Michelotto.

Este Ferrari F40 salió de las instalaciones de Maranello a finales de 1989, camino al importador oficial de la marca en Holanda, como uno de los primeros non-cat, non adjust” (“sin catalizadores, sin ajuste”). Del F40 había dos variantes si hablamos del sistema de escape, una con tres catalizadores, uno en cada escape y la central que pertenecía a la wastegate (válvula de descarga). La otra variante cuenta con un silenciador que unifica las dos salidas de los turbos y la de la wastegate para, posteriormente, volver a dividirse en tres escapes. El coche pasó tres años allí hasta que se reconstruyó para carreras en “Cavallino Tuning” con una suspensión ajustable y un repintado amarillo, pero el motor se mantuvo intacto. No fue hasta 1995 cuando alcanzó su máximo esplendor de cara al mundo de la competición, momento en el cual se modificó en G-Tex en Reino Unido. Para esta modificación se contó con la colaboración del reconocido taller de carreras Michelotto, alcanzando los 700 CV. A simple vista podemos identificar que los turbos IHI de serie dejaron paso a unos más grandes, pero no se especifica nada más de la preparación mecánica.

Este aparato de fabricar sonrisas que nació como coche de calle y acabó siendo un Competizione, ahora vuelve camuflado y matriculado. De civilizarlo y restaurarlo se ha encargado el Grupo Zanasi, en Maranello. Para aquellos a los que no les resulte familiar, el nombre del Grupo Zanasi trabaja desde hace más de 50 años con Ferrari. Es la tienda oficial para todos los requisitos de pintura fuera de lo normal de la marca, los supercars, los hechos a medida, y los automóviles de la serie Icona. Ellos se encargaron de desmontar el coche por completo y repintarlo en este peculiar Grigio Nardo tricapa, color en el que muchos jamás nos habríamos imaginado un F40. Otra peculiaridad de este modelo es que los escudos han sido pintados como en los Ferrari de competición. Al mismo tiempo, el coche fue revisado mecánicamente y ahora cuenta con entre 700 y 1000 CV según la configuración.

Sin ABS ni ayudas de ningún tipo para tener este coche y llevarlo al límite no solo hay que tener una buena cartera

El interior no se ha dejado atrás, pero ha mantenido toda la pureza de la competición que avala a este modelo. Se han instalado unos asientos en color azul eléctrico que contrastan enormemente con el exterior. Sigue contando con toda la equipación de competición, el extintor, las barras antivuelco y el cuadro STACK con el límite de las revoluciones marcado con un adhesivo amarillo. Como curiosidad, la rejilla de cambio típica de Ferrari se mantiene, pero se protege la marcha atrás con una trampilla metálica debido a que el cambio es dogleg, evitando así destrozar esta joya con un error al cambiar de primera a segunda.

La factura ascendió a 123.000 €, nada caro si tenemos en mente las cifras que han alcanzado los últimos Ferrari F40 subastados. Pero no tenemos que detenernos ahí, este F40 cuenta con pedigree de competición y encima es legal circular por la calle con él. Si contase con la cartera adecuada para poder aspirar a él, dudaría entre esta bestia salida de la competición o un F40 de serie al que todavía se le note la fibra bajo la pintura, ¿cuál elegirías?

COMPARTE
Sobre mí

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.