¿Cómo se puede hacer un Nissan Leaf interesante?

¿Cómo se puede hacer un Nissan Leaf interesante?

Convirtiéndolo en un híbrido con el motor de una Kawasaki Ninja


Tiempo de lectura: 3 min.

Si bien el Nissan Leaf ha sido uno de los coches eléctricos más populares de la última década gracias una buena relación calidad-precio, la verdad es que nunca ha sido particularmente atractivo o mínimamente emocionante de llevar. Sin embargo, con algunas modificaciones, eso puede cambiar radicalmente. No tanto su estética per sé, pero si en lo que se refiere al la diversión tras el volante.

Este Nissan Leaf de 2013 en particular cuenta con el propulsor de una motocicleta Kawasaki Ninja ZX-10 R. Comprado por el ingeniero mecánico estadounidense Derek Young, este Leaf sufría inicialmente de una fuerte degradación de la batería, hasta tal punto que solo podía recorrer 40 kilómetros con una carga completa. Por otro lado, el motor de la deportiva del Sol Naciente venía de una unidad accidentada. Entonces, ¿cómo solucionar el problema de autonomía del moribundo Nissan Leaf?

La respuesta es obvia, pero es justo decir que un motor de este tipo no es fácil de instalar en un vehículo eléctrico. De hecho, Young tuvo que colocar el subchasis trasero de un Lexus IS 350 en la zaga del Leaf. Esto le permitió montar de forma segura el motor de la motocicleta en el compartimento que antes era el maletero. Y las cosas se vuelven aún más interesantes por el hecho de que los componentes eléctricos del sistema de propulsión de Nissan todavía funcionan. Por lo tanto, es un híbrido.

Nissan Leaf Motor Kawasaki

Este Nissan Leaf con motor de Kawasaki es, literalmente, un híbrido enchufable con tracción a las cuatro ruedas

¿Cómo funciona? Bueno, para empezar, el tren motriz eléctrico del Leaf es compacto y está bajo el capó, lo que deja espacio disponible en el maletero para instalar el tren motriz de combustión interna, con su depósito de gasolina. A partir de ahí, la pareja de transmisiones separadas se complementan bien. El motor de la Kawasaki tiene muy poco par, y su caja de cambios y embrague no fueron diseñados para hacer que más de 1.500 kilos se muevan con soltura. Tampoco se pensó con una marcha atrás.

Por eso, el tren motriz eléctrico del Leaf ofrece un par máximo desde cero revoluciones por minuto, lo que lo hace perfecto para circular a baja velocidad. Además, el Leaf ya salió de la fábrica con una marcha atrás. Lograr que todo funcionara al unísono requirió de un título en ingeniería mecánica y mucha paciencia. El resultado final es un coche que, inicialmente era un poco aburrido, y que ahora aborda sus deficiencias y las de la motocicleta, dando como resultado algo más grande y divertido que ambos.

Con ambos motores en funcionamiento, este Nissan Leaf genera hasta 285 CV en su máxima plenitud, sumando un par de 280 Nm al frente y 114 Nm detrás

En cuanto a componentes auxiliares dignos de mención, hay una popurrí de distintas piezas de coches. Por ejemplo, las pinzas delanteras son de un Nissan 370Z, pero los dicos del eje delantero son de un Ford Mustang, mientras que los frenos traseros son del bastidor auxiliar del IS 350 antes mencionado. El radiador viene de un Honda Civic, la suspensión regulable es cortesía de BC Racing y el conjunto se asienta sobre unos neumáticos Nexen (255/35) que envuelven unas llanntas Enkei de 18 pulgadas.

Si te interesa y quieres saber más de esta creación, Motortrend realizó en octubre de 2022 un exhaustivo reportaje con la colaboración del propio Young. Gracias a él, puedo ver al Leaf con mejores ojos.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.