1967 Shelby GT500CR de Classic Recreations, más músculo y menos peso

1967 Shelby GT500CR de Classic Recreations, más músculo y menos peso

Un restomod con mucha fibra de carbono y un potente V8 bajo el capó


Tiempo de lectura: 4 min.

Classic Recreations es una empresa que ha estado construyendo réplicas de icónicos muscle cars bajo licencia desde 2005, con resultados sorprendentes. Sin embargo, recientemente ha llevado las cosas a un nuevo nivel. La compañía con sede en Yukón (Oklahoma, EEUU) ha comenzado a ofrecer una carrocería de fibra de carbono para los clientes de sus réplicas basadas en el Ford Mustang de primera generación. Con mucho gusto, presentamos al Shelby GT500CR Carbon Edition.

Las carrocerías de carbono provienen de la gente de SpeedKore Performance Group, que tal vez te suenen por crear algunas máquinas de índole similar con forma de Dodge Challenger y Charger. Classic Recreations construirá 25 unidades del 1967 Shelby GT500 hecho con este ligero material, basándose en el kit de carrocería que empleó Randall Raines (Nicolas Cage) en la persecución con “Eleanor” por Los Ángeles en “60 Segundos” (2000). Aunque un servidor prefiere la estética primigenia, ciertamente no se hacen ascos así.

Para construir esta réplica del Shelby GT500CR Carbon Edition, Classic Recreations utiliza un chasis de un Mustang fastback donante de 1967 o 1968, con un producto terminado que pesa alrededor de 270 kilogramos menos. “Este es el primer coche de nuestra producción que demuestra nuestra capacidad para diseñar y fabricar máquinas increíbles mediante la colaboración con socios clave como SpeedKore. Al ser más ligero que el original, tiene una relación potencia-peso a la par de la mayoría de los vehículos más exóticos”. Nada que objetar aquí.

Classic Recreations Shelby GT500CR (2)

Derivado de la familia Coyote, el V8 de 5,2 litros de este Shelby GT500CR es conocido de forma interna con el nombre de “Aluminator”; solo el bloque motor cuesta casi 20.000 euros

Como no podría de ser de otra manera, sobre el eje anterior del Shelby GT500CR de Classic Recreations monta un potente motor V8. Se trata de una moderna unidad de 5,2 litros derivada del conocido bloque Coyote del fabricante del óvalo azul, para la ocasión equipada con un juego de colectores de escape de acero inoxidable y un compresor volumétrico firmado por Whipple de 2,9 litros, capaz de generar 810 CV.

Todo queda gestionado a través de una caja de cambios automática de 10 relaciones (Ford 10R80) a las ruedas traseras. Pasando al interior, si bien parece vintage a primera vista, hay mucha tecnología moderna integrada en él. Si te pierdes, tienes la posibilidad de contar con la ayuda de un sistema de navegación a través de una pantalla táctil Kenwood.

Classic Recreations también ha añadido un equipo de audio Kicker y un puerto OBD-II debajo del interruptor de los faros, en el lado izquierdo del salpicadero, ya que el motor se gestiona electrónicamente. Los últimos detalles lo ponen un techo forrado en Alcantara y un volante de aluminio forrado en cuero Lecarra, así como las firmas de Carroll Shelby.

Classic Recreations Shelby GT500CR (21)

Classic Recreations pudo montar el Shelby GT500CR Carbon Edition en solo nueve meses, un logro fantástico con el mundo todavía en las garras de la pandemia de COVID-19

Otras actualizaciones modernas incluyen un juego de frenos Wilwood (con pinzas delanteras de seis pistones y traseras de cuatro, y discos ranurados y perforados en ambos ejes), una conversión de dirección de piñón y cremallera eléctrica y una suspensión ajustable delante y detrás, así como una barra antivuelco a bordo, por si las moscas.

El restomod del coupé viaja sobre llantas de aleación de 18 pulgadas firmadas por Forgeline, con gomas BFGoodrich Rivals de tamaño 275/35 en el eje anterior y 335/30 en el posterior.

Con toda artesanía que hay detrás (cada uno demora entre 12 y 18 meses en construirse, en gran parte a mano), el precio de un GT500CR con carrocería de fibra de carbono de Classic Recreations comienza en 265.000 dólares (220.200 euros, aprox.), antes de que las opciones entren a formar parte de la ecuación; la unidad que ilustra estas línas se cotiza en 298.000 dólares (unos 248.000 euros). Aquel que quiera uno se beneficiará de la experiencia de entrega en la sede de Shelby American, en Las Vegas (Nevada, EEUU).

Classic Recreations Carbon Fiber Body Shelby GT500CR Mustang

🔥The wait is finally over 🔥
Yesterday we unveiled our all carbon fiber bodied Shelby GT500CR mustang. Check out this sneak peak of an upcoming video featuring this badass car shot by Speed Patrol

Posted by Classic Recreations on Wednesday, February 3, 2021

“Poco después de que mi abuelo venciera a Enzo [Ferrari] en el trazado de Le Mans, Carroll y Ford diseñaron el nuevo Shelby GT500 de 1967 como un mataFerraris para la calle”, dijo Aaron Shelby en la presentación del modelo, el nieto del ilustre ingeniero, diseñador y piloto tejano. “55 años después, este coche tiene una nueva vida con la capacidad de asumir una vez más los nombres más importantes de Europa. Estoy muy orgulloso de los esfuerzos de Classic Recreations para mantener vivo el sueño de Carroll”, añadió.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Me gusta mucho la historia del automóvil y actualmente estoy creando una biblioteca personal dedicada, en exclusiva, a la historia del motor en España, sin olvidarnos de las motos que tanto servicio dieron en nuestra "vieja" España. También cuento con una enorme colección de material escaneado.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.