¿Cómo consigue Bugatti una precisión tan sumamente perfecta?

¿Cómo consigue Bugatti una precisión tan sumamente perfecta?

Un metrólogo se encarga de percibir desajustes por debajo del milímetro


Tiempo de lectura: 3 min.

Dentro de las muchas memorables cosas por las que Bugatti tiene la reputación que tiene, una de las más positivas, sin duda, es por su compromiso de crear cada modelo intentando buscar la perfección absoluta. Porque es la calidad de la construcción de estos coches lo que ha constatado a Bugatti como el mejor fabricante de hiperdeportivos del mundo. Mantener esa calidad implica mucho esfuerzo, dedicación y especialistas como un metrólogo.

Si bien este envidiable prestigio tiene mucho que ver con el rendimiento y el precio de toda su gama, es la gran atención a los detalles que se ve en vehículos como el Centodieci lo que te deja boquiabierto. Así, esta obsesión por fabricar el mejor hiperdeportivo se remonta a la metrología, que, por si no lo sabes, es la ciencia de las medidas. Y el metrólogo de la marca, Grégoire Haller-Meyer, es el encargado de asegurarse de que cada uno de los componentes encajen perfectamente en el coche, analizando y midiendo todo de antemano.

“Todos los componentes deben ser técnica y ópticamente perfectos en todos los aspectos. Pero, sobre todo, la apariencia general de un Bugatti ha de ser perfecta armonía. El exterior y el interior de cada creación deben poseer un equilibrio perfecto entre estética, comodidad y calidad”, explica Haller-Meyer, quien también investiga componentes que no cumplen con la tolerancia técnica y estética exigida por Bugatti. “Por solo un milímetro se podrían generar ruidos indeseables a las altas velocidades que alcanzan nuestros hiperdeportivos”.

Buggati Metrology (4)

Bugatti señala que aplica el mismo nivel de detalle y escrutinio a todos sus modelos, ya sea un Chiron “estándar” o una edición especial como el Centodieci o el La Voiture Noire

En su trabajo, el experto en mediciones de la marca utiliza herramientas manuales clásicas y escáneres 3D de última generación con una precisión de hasta 0,005 milímetros. Con ayuda del último y más complejo software asociado proveniente de la industria aeroespacial –eso dice Bugatti– se generan datos precisos para el análisis de la calidad, el grado, las tolerancias y las dimensiones de los componentes. Si Grégoire descubre que un componente no está en las medidas definidas por Bugatti, es su trabajo averiguar la raíz del problema.

Cuando lo haya hecho, debe discutir sus hallazgos con los ingenieros y artesanos de Bugatti para reemplazar un componente o adaptar uno existente. “Sin embargo, la medición de los diversos componentes y tolerancias es solo una parte de mi trabajo”, señala Haller-Meyer. “Otra parte se refiere al análisis de datos para garantizar y mejorar continuamente nuestros estándares de calidad para asegurar el acabado de los hiperdeportivos que creamos”. Este nivel de meticulosa artesanía hace que cada ejemplar esté muy cerca de la perfección.

Porque, aunque haya dos modelos con el mismo nombre, no hay dos coches Bugatti iguales. El fundador de la compañía francesa, Ettore Bugatti, estaba obsesionado con la excelencia, y esa ética todavía se puede ver en modelos nuevos como el W16 Mistral, el último vehículo en usar el legendario motor W16. Por eso, si alguna vez te has preguntado por qué Bugatti tarda tanto en entregar un coche, esto explica –en parte– el arduo proceso de crear uno de los mejores hiperdeportivos que el dinero pueda llegar a comprar (y mantener).

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.

Alejandro Delgado