Menu

¿Cuál es el precio del mantenimiento básico de un Bugatti Veyron?

Pista: en un año, más de lo que muchos nos gastaríamos en un coche completo

¿Cuál es el precio del mantenimiento básico de un Bugatti Veyron?

Un coche que tiene un precio inicial con siete cifras siempre tiene costos de mantenimiento extremadamente altos. Pero ¿cuánto cuesta realmente mantener un Bugatti Veyron en la mejor forma? Manny Khoshbin, magnate inmobiliario y ávido coleccionista de coches, posee el 0,44 % de todos los ejemplares jamás construidos, dado que tiene dos unidades de un total de 450 que fueron fabricadas durante sus 10 años de vida.

Cambiar los líquidos y hacer la revisión anual de un vehículo mundano puede ser bastante caro para algunos, pero si posees un Bugatti Veyron (o dos en este caso), prepárate para vaciar la cuenta corriente en cuanto visites el centro de servicio. No hay una manera fácil de decirlo, así que ahí va, del tirón: un mero cambio de líquidos cuesta 25.000 dólares, algo más de 22.500 euros al cambio. Es, prácticamente, el mismo precio de un SEAT Ateca (prueba) a estrenar.

En parte, esta tarifa está motivada por los 16 tapones de drenaje involucrados. La ubicación de algunos de ellos también aumenta el costo de este servicio, ya que la parrilla del coche, las ruedas traseras con sus respectivos frenos y los revestimientos del parachoques trasero tienen que salir solo para acceder a ciertos agujeros. Cambiar un turbocompresor en el vano, por ejemplo, cuesta 5.800 euros, más otros 8.000 euros adicionales por la mano de obra.

Bugatti Veyron Mantenimiento 1

Manny Khoshbin es un fanático de los vehículos súper rápidos y ultra caros. Posee dos Bugatti Veyron, un Ford GT, un Porsche 935 y cinco Mercedes-Benz SLR McLaren, entre otros muchos

Bugatti también aconseja a todos los propietarios de un Veyron que cambien los neumáticos una vez cada dos años, y un nuevo juego desarrollado específicamente por Michelin cuesta unos desgarradores 38.000 dólares, 34.280 euros. Las llantas tienen que ser reemplazadas cada 16.000 kilómetros. La sustitución de estas tampoco es moco de pavo, 50.000 dólares, 45.100 euros. Es decir, el mantenimiento ya es de seis cifras después de un par de años de propiedad.

Un Bugatti Veyron “básico” costaba, aproximadamente, 1,5 millones de euros cuando era nuevo, con modelos que normalmente se ejecutan entre eso y más de tres millones. Según Khoshbin, su impresionante Veyron Roadster de 1.200 CV pintado en marrón sobre marrón, le costó más de tres de los muy grandes. Sin embargo, para él claramente valió la pena, ya que dice que es el descapotable más rápido que posee.

Cualquiera que pueda permitirse el lujo de gastar un par de millones en un coche, probablemente no le importa mucho el consumo de combustible. Sin embargo, cuando la cena termina costando menos que la gasolina necesaria para llegar al restaurante, habrá una historia divertida que contar a los colegas millonetis, o espectadores de YouTube, en el camino al taller local más cercano para hacer un cambio de aceite.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.