Menu

El Ferrari F2002 pilotado por Michael Schumacher encuentra dueño

Por 5,99 millones de euros, es el segundo Fórmula 1 más caro jamás subastado

El Ferrari F2002 pilotado por Michael Schumacher encuentra dueño

El chasis exacto del Ferrari F2002 que conducía Michael Schumacher cuando reclamó su quinto campeonato mundial en el Gran Premio de Francia de 2002 se ha convertido en el segundo coche de Fórmula 1 más caro que se haya vendido en una subasta, después de haber obtenido bajo martillo unos increíbles 6.643.750 dólares, 5.989.872 euros al cambio. Tan solo ha sido superado por el F2001, también de Schumacher (6,76 millones de euros).

A manos de Schumacher, el F2002 obtuvo 11 victorias en la temporada 2002. Por supuesto, esa dominación atrajo críticas, particularmente después del Gran Premio de Austria en el que se le pidió a su compañero de equipo, Rubens Barrichello, que se hiciera a un lado por su compañero. Pero lo cierto es que el chasis número 219 no solo fue conducido por Schumacher, sino también por Barrichello durante las pruebas de pretemporada en el Circuito de Barcelona-Catalunya.

Diseñado por Ross Brown y Rory Byrne, el Ferrari F2002 hizo su debut en el Gran Premio de San Marino a mediados de abril, y el piloto brasileño lo llevó hasta el segundo lugar en clasificación, mientras que el alemán alcanzó el primer puesto con el chasis número 220. Curiosamente, Ferrari cambió los coches para la carrera, y Schumacher llevó el #219 a la victoria. El F2002 fue el coche más rápido de la temporada, siendo uno de los F1 “más completos” jamás concebidos.

Ferrari F2002 5

El Ferrari F2002 #219 venció bajo la tutela de Michael Schumacher en los grandes premios de Austria, Francia y San Marino. Nunca terminó una carrera por debajo del segundo puesto

Después del Gran Premio de Francia, este ejemplar en concreto se usó como un coche de pruebas, y Ferrari lo retiró al finalizar la temporada. Desde entonces, se ha estado moviendo por numerosas colecciones privadas en todo el mundo. Ahora, regresará de nuevo a Italia para reconstruir su motor y su transmisión. Una vez que se complete el trabajo, se entregará formalmente a su nuevo propietario en la pista de pruebas de Ferrari, Fiorano.

Un Benetton B192 de 1992, conducido también por Schumacher, se vendió en la subasta de Abu Dabi por 653.645 euros, mientras que un Ferrari 126 C2 de 1982 pilotado por Mario Andretti a su podio final consiguió adjudicarse por 1,71 millones de euros. Sin embargo, la venta más cara del día no fue un antiguo monoplaza. El honor es para el Pagani Zonda Aether, que alcanzó los 5,45 millones de euros, llegando finalmente hasta los 6,14 millones de euros.

Ferrari F2002 3

Una parte de los ingresos de la última venta de RM Sotheby’s se destinará a una buena causa, la fundación Keep Fighting establecida por la familia de Schumacher tras el accidente de esquí en 2013 del piloto de carreras, que lo dejó con graves lesiones en la cabeza. Schumacher ha estado fuera de la vista del público desde entonces, pero la fundación continúa con su trabajo caritativo. Desde espíritu RACER, deseamos lo mejor.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.