Menu

El Porsche 935 del siglo XXI homenajeará a sus antepasados

Una edición limitada con cierto sabor nostálgico

El Porsche 935 del siglo XXI homenajeará a sus antepasados

En el otoño pasado, la firma de Stuttgart presentó el Porsche 935 en el histórico evento Rennsport Reunion en el circuito de Laguna Seca, en California (EE.UU.). Y si el nuevo coche te resultaba familiar, es porque había un Porsche 935 en la década de los 70 que había ganado múltiples carreras, incluidas las 24 Horas de Le Mans de 1979.

Derivando del 911 coetáneo (cada uno en su respectiva época), la aerodinámica del Porsche 935 del siglo XXI rinde tributo explícito al legendario 935/78 “Moby Dick”, llamado así por su forma alargada, carenados masivos y un color de base blanco. El nuevo Porsche 935 es un 911 GT2 RS adaptado únicamente para circular por los circuitos, con carrocería de fibra de carbono y 700 CV de potencia.

Su producción está limitada a 77 unidades y un precio superior a los 700.000 euros. Ahora, Porsche ha llevado el homenaje del 935 de nueva generación un paso más allá al desarrollar ocho diseños nostálgicos. Todos ellos están basados ​​en los famosos coches de la rica herencia de las carreras de la compañía. Aunque luce impresionante con los colores de Martini, Porsche ha desvelado otros diseños igualmente espectaculares disponibles para los 77 nuevos 935.

Porsche 935 Vaillant

“Hemos reinterpretado las diversas eras de competición del Porsche 935 utilizando programas de diseño informatizados, inicialmente orientándonos de forma geométrica en el diseño de la versión de Martini Racing”, dijo Grant Larson, jefe de diseño exterior del nuevo 935. “Sin embargo, tuvimos que recrear todos los datos gráficos utilizando la realidad virtual y, finalmente, aplicándolos a la carrocería del 935”.

Los colores disponibles incluyen la icónica librea del equipo de John Wyer Gulf, con el que el Porsche 917 ganó el Campeonato del Mundo de Coches Deportivos en 1970 y 1971, así como el legendario rojo del equipo Porsche Salzburg, con el que la compañía germana consiguió la primera victoria general en las 24 Horas de Le Mans en 1970, también con el 917.

Otras decoraciones de muchos equipos privados que condujeron al Porsche 935 hacia lo más alto del podio también están presentes, como el elegante diseño de Interscope negro de cuando Bob Garretson y Brian Redman se unieron para ganar en las 24 Horas de Daytona de 1981, una apariencia que duró muchos años más de carreras exitosas.

Además, está el conocido negro y dorado del patrocinio de John Player Special, utilizado por Team Kremer Racing en el 935 del Grupo 5, así como la distintiva versión roja de Momo, exitosa por su primera victoria en 1979. Otra librea que rinde homenaje al Porsche 935 de Kremer Racing y Dick Barbour es la de su patrocinio con la compañía Sachs. Y, por último, pero no menos importante, el diseño de color turquesa de Vaillant, donde el legendario Bob Wollek destacó al ganar en el Infierno Verde en 1977, una vez más con Kremer.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.