Bentley Flying Spur Speed, la vuelta del W12

Bentley Flying Spur Speed, la vuelta del W12

635 CV y 900 Nm de par para teletransportarse con estilo


Tiempo de lectura: 4 min.

Siempre que Bentley da una vuelta de tuerca hacia la deportividad a alguno de sus modelos, sorprende. Este es uno de esos casos, el nuevo Bentley Flying Spur Speed, la vuelta del W12 más prestacional encorsetado en un elegante traje, pero con esos detalles deportivos que convierten a este Bentley en un automóvil imponente. Junto con su variante sobria, el Bentley Flying Spur Mulliner, y el exclusivo Bentley Batur que nos presentaron en la Semana del Automóvil de Monterrey, serán los encargados de despedir como corresponde al sempiterno W12 que tantas alegrías nos ha dado.

Para empezar a contribuir en esa imagen deportiva, todos los detalles plateados típicos de Bentley han pasado por su tratamiento Blackline, por lo que ahora son negros. Para contrastar con ello, en las fotos han elegido un naranja nada discreto, aquí estamos en busca de la deportividad, fuera la sobriedad. El color acentúa las ya de por sí musculosas líneas del Bentley, que han sido acompañadas de un splitter en el paragolpes frontal, sutiles taloneras, un discreto difusor trasero y un pequeño alerón, todos ellos de carbono brillante hecho a mano. Las ópticas oscurecidas detrás y las frontales que han perdido su cromado, junto con las nuevas llantas de 22 pulgadas, hacen la imagen de este Bentley Flying Spur Speed intimidante. Una de las opciones es la insignia autonivelante en el centro de las llantas, deportivo si, pero sin perder el estilo.

En el interior se utiliza gran cantidad de tejido que ellos denominan “Dinamica”, que consiste en una microfibra reciclada con un 73% de poliéster. Por supuesto, este vehículo no deja de ser un Bentley, y también utiliza gran cantidad de piel con 15 colores entre los que elegir. Para esta versión se ha configurado una nueva opción, con los laterales de los asientos y algunos detalles más en colores llamativos, y se puede optar por las costuras y las insignias en contraste. Las maderas interiores si no se solicita de otra manera se montan en piano black, pero sin coste alguno se pueden instalar otros colores y maderas. Para esta versión, se ha dotado al sistema informático de un nuevo modo performance, cuya decoración está inspirada en los cronógrafos y en el mundo de la competición.

Bentley Flying Spur Speed (6)

El Bentley Flying Spur Speed viene a completar la gama en su variante más deportiva

Este nuevo Bentley Flying Spur Speed significa la vuelta del W12. El W12 6.0 biturbo de 635 CV y 900 Nm de par que empuja los casi 2.500 kg hasta los 333 km/h se ha ganado a la fuerza el apelativo “Speed”. En el 0 a 100 km/h para el cronómetro en 3,8 segundos, de lo que no me cabe duda que es gracias a la heroica transmisión automática firmada por ZF. Esta cuenta con ocho relaciones, doble embrague y un sistema de tracción total que se esfuerza por mandar la mayor parte del par disponible a las ruedas traseras. Esto es debido a que la distribución de par se ha configurado para mejorar la agilidad de este titán, con ayuda del sistema de distribución de par vectorial.

Para frenar todo esto se cuenta con unos discos delanteros de 420 mm, que para que os hagáis una idea, son casi como el diámetro de unas llantas de 17 pulgadas. Las pinzas de freno de seis pistones vienen pintadas en rojo, pero pueden elegirse en color negro con sobrecoste por si aún estás convencido de que quieres algo de discreción.

Esta locomotora es perfecta para recorrer las autopistas alemanas sin límite de velocidad y alguna carretera de montaña vacía. La tentación de empujar su pedal del acelerador hasta el fondo y no parar hasta que el empuje decaiga debe ser demasiado intensa como para no acabar debiendo puntos a la DGT. Mientras conseguimos el presupuesto para poder permitírnoslo, podemos seguir soñando en su extenso configurador.

Galería de fotos

 

COMPARTE
Sobre mí

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.