Aston Martin podría quedarse sin dinero antes de lanzar el DBX

Aston Martin podría quedarse sin dinero antes de lanzar el DBX

Su capacidad de absorber deuda ha llegado al límite


Tiempo de lectura: 3 min.

Aston Martin es un fabricante que representa el estilo británico en la automoción como pocos. Su clase y su elegancia no tienen rival en el mercado, como tampoco lo tienen para subsistir en números rojos durante décadas. Pero parece ser que todo tiene un final. Aston Martin podría quedarse sin liquidez antes de finalizar el desarrollo del DBX, el SUV que está llamado a sacar a la marca de esos números rojos.

Según los analistas de S&P, la compañía británica se encuentra al límite de lo sostenible, y por ello han recortado el rating a niveles de CCC+. ¿Qué significa eso? Pues que Aston Martin no tiene dinero líquido y su calidad crediticia es mínima. Hace no mucho emitieron un bono por valor de 150 millones de libras, alrededor de los 170 millones de euros, y han llevado su solvencia a una situación muy complicada según los analistas.

Aston Martín salió a bolsa en octubre de 2018, es decir, hace un año. Desde entonces, no ha dejado de caer y su valor ha perdido cerca del 75 %. A finales de julio y comienzos de agosto, el montante de la deuda de la marca ascendía a 723 millones de libras, poco más de 811 millones de euros, mientras que en octubre ronda los 915 millones, muy pero que muy cerca del valor bursátil de la compañía (1.000 millones de libras, 1.122 millones de euros) y no es, como cabe esperar, buena señal.

Ya no puede endeudarse más y los costes de financiación están al 12 % en una calificación de pagarés garantizados de casi 137 millones de euros (150 millones de dólares). También hay otros 91 millones de euros disponibles en los mismos términos si los pedidos del Aston Martin DBX alcanzan un umbral determinado.

aston martin deuda (2)

Todavía es posible que no surja la necesidad real de hacer uso de las reservas, pero para ello debería vender un número de coches suficiente como para poder cubrir todos los gastos. El mayor problema vendrá durante los meses previos a que salga el primer DBX de la nueva línea de montaje en St. Athlan (Gales).

Es evidente que Aston Martin se encuentra en una situación complicada, que podría ir a peor en caso de un “Brexit” sin acuerdo, pues la marca tiene su sede y su fábrica en Reino Unido. Una gran parte de la producción se exporta a Europa y a Estados Unidos y un “Brexit” duro sería el final de la marca, ya que tendría que hacerse cargo de aranceles y posibles problemas en la cadena de suministros que, por un lado, elevarían los precios de sus coches y afectarían negativamente a la confianza de los usuarios. Lo único que puede venirles bien es una depreciación de la libra que compense el valor añadido de los aranceles.

La marca está muy activa a pesar de estos enormes problemas. El Valkyrie es uno de los hiperdeportivos más esperados del mundo, junto al Mercedes-AMG One. Y junto a este, habrá otro modelo de líneas espectaculares, el Aston Martin Valhalla. Sin embargo, necesitan al DBX a toda costa. Este modelo está llamado a ser el Cayenne de Aston Martin, el modelo que los salve y les mantenga a flote, pero no estará listo hasta 2020. Aston Martin tiene muchas esperanzas en el SUV y esperan alcanzar las 14.000 unidades vendidas en 2023.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Dinesh Harjani
Invitado
Dinesh Harjani

No olvidemos la pasta que inyectan en Red Bull Racing para que, a pesar de estar motorizados por Honda, el equipo se llame Aston Martin Red Bull Racing Honda, Y, que el alerón trasero es pura publicidad de AM <>


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!