Menu

Hyundai trabaja en un airbag lateral central

No es el primer sistema de este estilo, General Motors ya desarrolló uno similar en 2011

Hyundai trabaja en un airbag lateral central

Hyundai ha dado a conocer un nuevo airbag que evitará heridas entre los ocupantes. Se trata de un airbag lateral central, que se coloca entre los asientos delanteros y sirve de «barrera» entre ellos y evita, en lo posible, las lesiones producidas por un impacto lateral, en el que los pasajeros se desplazan uno contra el otro.

No se puede poner en duda que, actualmente, disfrutamos de vehículos extremadamente seguros, los más seguros que jamás se han puesto en circulación. Coches que siguen evolucionando en pos de reducir todo lo posible los heridos y fallecidos en accidentes de tráfico, aunque luego algunos usuarios no usen cosas como el cinturón de seguridad por algún motivo que desconocemos.

Por normal general, siempre se relaciona a Volvo con la seguridad en los automóviles, no en balde, la firma sueca es una de las que más invierten en este apartado desde los años 50. Pero hay otras, como Hyundai, que no se quedan atrás y sorprenden con el desarrollo de nuevos sistemas para protección de los ocupantes de sus vehículos.

Hyundai acaba de presentar un nuevo desarrollo de airbag lateral central que busca proteger a los ocupantes instalando un airbag entre los pasajeros delanteros. No es una novedad absoluta, General Motors ya desarrolló un sistema similar para las plazas delanteras en 2011, fabricado con materiales más gruesos para dotarlo de mayor rigidez.

hyundai airbag lateral central (2)

El desarrollo de Hyundai se coloca entre las plazas delanteras, para evitar lesiones en impactos laterales. Además, también evita que los pasajeros impacten entre sí cuando sucede un accidente. El nuevo airbag se coloca en el asiento del conductor y se espera que ayude a reducir en un 80 % las lesiones en la cabeza causadas por el impacto entre los pasajeros.

Según datos de la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA), la tasa de daños secundarios causados por este tipo de colisiones o por choques con materiales interiores es de alrededor del 45 %. Se espera que en el próximo Euro NCAP este sistema tenga una elevada relevancia en la puntuación final.

El airbag tiene una correa interna de sujeción, que permite al airbag mantener su forma y soportar el peso del pasajero. El Grupo Hyundai también ha desarrollado una nueva tecnología para simplificar el diseño y reducir el peso de los componentes, logrando un dispositivo unos 500 gramos más ligero. Hyundai afirma que son los airbags laterales más ligeros del mundo.

Poco a poco nos acercamos al futuro, y aunque todavía no tenemos coches que llenen de una espuma de seguridad el habitáculo como en la película «Demolition man», la cada día mayor presencia de bolsas de aire se acercará mucho a esa idea y, quien sabe, algún día acaben con los fallecidos en accidente de tráfico.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.