¿Te interesa un Acura NSX de 1991 inmaculado?

¿Te interesa un Acura NSX de 1991 inmaculado?

Este ejemplar está ahora mismo en venta en California


Tiempo de lectura: 3 min.

Al otro lado del charco los modelos más deportivos y exclusivos de Honda no se han vendido con la “H” sobre el capó, sino con el nombre Acura. Algo así como Lexus y Toyota, o Infiniti y Nissan. Como el NSX cumple con esas dos primeras premisas, los norteamericanos lo conocieron como Acura NSX, y esta unidad inmaculada de 1991 está actualmente a la venta.

La plataforma de subastas Bring A Trailer se está convirtiendo en una de las referentes en cuanto a clásicos a estrenar se refiere. A principios de año tenían un Honda S2000 con 146 kilómetros y un extraño Belly Tank Lakester. Incluso vendió un Toyota Supra A80 con poco más de 10.000 kilómetros por más 100.000 euros. Si eres un entusiasta de los coche deportivos japoneses, deberías echarle un vistazo a este Acura NSX.

De acuerdo con el anuncio, este NSX negro brillante se importó por primera vez a Canadá y se almacenó en la colección original de su primer propietario en Saskatoon, en la provincia de Saskatchewan, hasta 2018. El coche se importó a California el año pasado y parece estar en excelentes condiciones. Bueno, tampoco es del todo sorprendente, ya que apenas ha rodado 10.460 kilómetros en casi tres décadas.

1991 Acura NSX (17)

Cuando el Honda/Acura NSX fue lanzado al mercado en 1990, sus prestaciones y dinámica estaban a la altura del Ferrari 348

Al tratarse de una de las primeras unidades fabricadas del NSX, está impulsado por un propulsor V6 de 3 litros de 274 CV de potencia y 284 Nm. La potencia se canaliza a las ruedas traseras a través de una transmisión manual de cinco velocidades. Con un peso en vacío de 1.370 kilos, el Acura NSX podía alcanzar los 100 km/h desde parado en 5,9 segundos y volar hasta los 270 km/h de velocidad máxima. Honda había demostrado que era capaz de hacer un superdeportivo.

El exterior luce impecable en ese negro brillante con las llantas originales de 15 pulgadas en la parte delantera y de 16 en la parte trasera. Los neumáticos son Toyo Proxes, también de fábrica. En el interior, hay asientos de cuero negro, control de crucero, un reproductor de cassete (recuerda que en 1991 el CD aún estaría a unos años de generalizarse), climatizador y el volante original de tres radios forrado en cuero.

1991 Acura NSX (9)

Curiosamente, mientras el coche se encuentra en California, el anuncio indica que, debido a los requisitos de emisiones del estado, debe venderse a un concesionario fuera del mismo. Poco después de llegar a Estados Unidos recibió un cambio de aceite y una inspección general. Además, se ofrece con un juego de maletas a estrenar, un historial limpio, manuales de fábrica, documentos de importación de RM Sotheby’s y el registro de Saskatchewan.

A tres días de que acabe la subasta, la puja más alta está situada en 34.000 dólares, casi 30.500 euros al cambio. Si el precio no se dispara, es una auténtica ganga por un clásico nipón que, encima, ha estado sin utilizar apenas. Hace un tiempo vimos cómo una pareja de Honda NSX con apellido “R” alcanzaba los 650.000 euros.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Rest
Invitado
Rest

Ayer sin ir más lejos, me pasé por un conce donde exhibían autéticas joyas a precios de escándalo. 35.000 dólares allí por un coche, no es poco.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Me gusta mucho la historia del automóvil y actualmente estoy creando una biblioteca personal dedicada, en exclusiva, a la historia del motor en España, sin olvidarnos de las motos que tanto servicio dieron en nuestra "vieja" España. También cuento con una enorme colección de material escaneado.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!