Una pareja de Honda NSX con apellido R ha salido a subasta

Una pareja de Honda NSX con apellido R ha salido a subasta

Y se han pagado más de 650.000 euros por ellos


Tiempo de lectura: 3 min.

El Honda NSX es uno de esos coches universalmente amados, una máquina que se ganó su reputación por méritos propios. Honda puso todo su saber-hacer en el ámbito ingenieril para crear una máquina increíble. Sin embargo, no se detuvieron allí. Se creó un NSX Type R, y posteriormente un NSX-R, con el objetivo puesto en la pista. Tanto un ejemplar del primero como del segundo han sido adjudicados a golpe de martillo por BH Auctions.

En una era del comercio de coches coleccionables, el NSX está en el punto de mira, pero si lleva el apellido “R”, aún más. Ambos son blancos, ambos tienen un kilometraje muy bajo y ambos requieren de tu atención inmediata. Echemos un vistazo a cada uno de ellos y verás por qué estos unicornios japoneses son tan especiales, aunque podríamos empezar diciendo que tan solo se destinaron al mercado japonés, así que no existen unidades con el volante a la izquierda.

El Honda NSX Type R fue el pionero de lo que se convertiría en una línea completa de vehículos más deportivos. Nació en 1992 como una variante más ligera que eliminó toda su insonorización, el sistema de audio, el aire acondicionado e incluso el neumático de repuesto. Las ruedas Enkei de aluminio forjado se instalaron junto con exóticos asientos de carbono-kevlar que contribuyeron a un ahorro de peso total de 120 kg.

Honda NSX R (2)

Los sistemas electrónicos, como el control de tracción, también se eliminaron de este incondicional NSX y se mejoró la suspensión. Este ejemplar de 1995 es uno de los 464 construidos, y parece que solo ha cubierto 859 kilómetros desde que salió de la fábrica. El número de chasis NA1-1300280 se terminó con la icónica pintura Championship White, la misma que lucía el Honda RA272 cuando venció en su primer Gran Premio de F1 en 1965.

El motor VTEC del Honda NSX Type R de 2.997 cm3 se afinó con una nueva puesta a punto, entregando 274 CV y 294 Nm a las ruedas posteriores

El segundo NSX que está disponible es un modelo aún más raro. Matriculado en 2005, es uno de los últimos que salieron de la línea de producción, ya sin faros retráctiles y sin la denominación Type R, simplemente NSX-R. Solo 140 de estas variantes fueron construidas, y tras los asientos se escondía un V6 de 3,2 litros capaz de girar por encima de las 8.000 RPM. Una pena que tan solo haya sido “disfrutado” durante 560 kilómetros.

Honda NSX R (13)

Con un amplio uso de la fibra de carbono (capó, difusor, splitter y alerón), se consiguió rebajar el peso en 70 kilos. La transmisión fue reajustada y se instaló una caja de cambios manual de seis relaciones en lugar de la de cinco. El bastidor también se revisó para ser mucho más rígido que el modelo estándar. Marcó un tiempo de vuelta en Nürburgring más rápido que el Ferrari 360 Challenge Stradale.

Tras descubrir por qué son coches tan especiales, es más fácil de comprender por qué su precio en subasta ha sido tan astronómico. El Honda NSX Type R se adjudicó por 253.360 euros, mientras que el NSX-R encontró nuevo dueño por 398.138 euros. Casi con total seguridad, han sido los Honda más caros jamás vendidos, y si estos ejemplares no son disfrutados, acabarán valiendo mucho más.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

5
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
polromeu
Invitado
polromeu

Un artículo estupendo (como todas, vaya). Enhorabuena.

Pablo Mayo
Editor

¡Gracias! Comentarios como el tuyo nos ayudan a seguir luchando por hacernos un hueco en el mundo del motor.

Francisco Barragán
Invitado
Francisco Barragán

Suscribo lo escrito por el compañero de arriba, tenéis una calidad de redacción casi exquisita. Y lo mejor, para mí, es el feedback que aportáis. No se trata sólo de publicar (buenos) artículos, sino también de la capacidad de interacción que mantenéis con los lectores.

Un saludo.

Luis Blázquez
Invitado
Luis Blázquez

¡Muchísimas gracias! Intentamos hacer las cosas lo mejor que podemos, y con vuestra colaboración y vuestros ánimos, solo se puede mejorar.

zamu
Invitado
zamu

Uno de mis sueños húmedos de la infancia, estos NSX.

Aunque el precio de los coches clásicos -y youngtimers- sigue siendo una burbuja enorme. Madre mía…


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!